.

Inteligencia Artificial

Si quiere que un dron le traiga un paquete a casa espere sentado... hasta 2020

1

Incluso los mayores defensores de los drones repartidores reconocen que aún falta mucho para que se convierta en una realidad común. La seguridad, la tecnología y la legislación aún están muy verdes

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 05 Octubre, 2016

No deje que las predicciones aceleradas ni las pruebas piloto llenas de trucos publicitarios de las grandes empresas tecnológicas le engañen: aún falta mucho para que podamos recibir paquetes entregados por drones.

Las entregas por dron tardarán mucho en llegar, como ya comentamos en marzo. Y aunque las leyes aprobadas desde entonces ya permiten su uso en algunas actividades comerciales, existen importantes limitaciones. Por ejemplo el hecho de que los drones no pueden sobrevolar personas ni operar fuera de la línea visual del operador sin una exención expresa.

Incluso aunque las regulaciones se ablanden, aún hay que superar muchas barreras para que las entregas por dron sean algo habitual. Entre ellas están la seguridad, la gestión del espacio aéreo y la fiabilidad, por no mencionar el pequeño problema de qué hará la aeronave cuando llegue a la puerta del domicilio del cliente.


Crédito: Andreas Rentz (Flickr).

Aún así, el mercado cada vez tiene más aplicaciones. Alphabet está transportando burritos de Chipotle al campus del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia (EEUU) a bordo de sus drones Project Wing. UPS está probando un dron para enviar suministros médicos. Mercedes-Benz ha colaborado con el fabricante de drones Matternet para diseñar un vehículo que funcione como una plataforma de entregas móviles.

La idea tiene sentido: los drones de entrega podrían proporcionar un servicio de envío rápido y eficiente, reducir el tráfico y hasta ayudar a reducir las emisiones.

Pero incluso los defensores más acérrimos deben admitir que nos queda bastante espera. En una entrevista con el The Wall Street Journal, el CEO de Matternet, Andreas Raptopoulos, reconoció que la entrega aérea de paquetes llegará a un "punto de inflexión alrededor de 2020".

El mismo artículo también sugiere que la redacción del borrador de los estándares anticolisión que está desarrollando la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos, que resultarán vitales para que una red eficaz de entregas por dron se eche al cielo, llevará "tres o cuatro años". Pero el trabajo finalizará "en algún momento de 2020".

Todas las pistas señalan una conclusión: por ahora, sólo debería seleccionar la opción de entrega por dron si puede tolerar una espera extraordinariamente larga.

(Para saber más: Wall Street Journal, El dron repartidor podría legalizarse en dos años pero no espere verlo por su jardínEl cielo de EEUU se llenará de drones gracias a su inteligente nueva regulación, Drones Get Set to Piggyback on Delivery Vans, En lugar de hacer algo útil, llegan los drones de reparto de burritos en la universidad)

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. El padre de los 'deepfakes' lucha contra el monstruo en el que se han convertido

    Si su iPhone es capaz de convertirle en un unicornio es gracias al trabajo de Hao Li. Después de perfeccionar su trabajo para aplicarlo el cine y la medicina, se ha centrado en encontrar formas de detectar estas falsificaciones cada vez más realistas, fáciles de crear y difíciles de identificar

  2. Este avance traerá chatbots más inteligentes y más noticias falsas

    El fabricante de chips Nvidia está centrando sus esfuerzos en el procesamiento del lenguaje natural. Su nuevo software, basado en dos enfoques de Google, está diseñado para eso, una novedad tecnológica que, como siempre, tiene un parte buena y una mala

  3. Google publica un vídeojuego para que la IA aprenda a jugar al fútbol

    El equipo de inteligencia artificial del gigante ha lanzado 'Google Research Football Environment', un entorno con varios niveles de complejidad que cualquier investigador puede usar para entrenar a sus algoritmos a lidiar con lo imprevisible