.

Cambio Climático

No mire a otro lado, su móvil y su portátil se alimentan con baterías 'de sangre'

1

Los coches eléctricos dicen ser buenos para el medio ambiente, pero solo en los países donde se conducen. La extracción de los materiales para sus baterías es devastadora y peligrosa

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 07 Octubre, 2016

Si usted tiene móvil, portátil, coche híbrido o eléctrico, puede que quiera sentarse. Esto le podría doler.

Probablemente habrá escuchado hablar de los diamantes de sangre y la extracción ilegal de minerales. Tal vez hasta haya leído un poco sobre cómo las grandes empresas de tecnologías de consumo están intentando (y a veces están siendo obligadas por los gobiernos) averiguar de dónde provienen los materiales que componen sus dispositivos. Pero las historias de "cadenas de suministro", "globalización" y "malas condiciones laborales" pueden parecer algo que le toca al otro lado del mundo o una simple cuestión académica.

En una amplia y conmovedora serie, el The Washington Post se está asegurando de tocarnos la fibra sensible.

Consideremos el ejemplo de Yu Yuan, un agricultor que vive cerca de una fábrica de grafito al noreste de China. En un vídeo, intenta limpiar mugre que se ha acumulado en el alféizar de su ventana y señala un desolado campo de maíz. Las cosechas se vuelven negras con el polvo de grafito, dice, y no se desarrollan correctamente. A su mujer y a él les preocupa el aire que respiran y no pueden beber el agua contaminada por desechos químicos de la planta de grafito. "Ya no queda nada aquí, la fábrica ha terminado de dañar este lugar", afirma.

Foto: Unos trabajadores en Lubumbashi, en la República Democrática del Congo, se ocupan de un horno que procesa los desechos de los minerales ricos en cobalto y cobre de la región. Crédito: AFP (Getty Images).

En dos artículos hasta ahora, The Washington Post ha rastreado el camino primero del cobalto y después del grafíto mientras se trasladan desde minas hasta fábricas y finalmente a nuestras manos como los catódos y ánodos, respectivamente, para las baterías de iones de litio. Cada artículo es una increíble mezcla de periodismo de investigación que afecta al mundo al completo y al periodismo empresarial. Y aboga por que nos enfrentemos a las consecuencias de poseer los dispositivos que alimentan nuestros estilos de vida basados en la tecnología.

Mientras que el grafito es minado y procesado principalmente en China, una enorme cantidad de cobalto proviene de minas en la República Democrática del Congo. Allí, los mineros "artesanales" a veces cavan el suelo de sus propias casas en busca de minerales. Las minas se colapsan frecuentemente. Las lesiones y las muertes son habituales.

Una vez extraídos, los materiales acaban en Asia, donde empresas de las que probablemente nunca haya escuchado hablar los convierten en piezas para baterías. Los principales fabricantes de baterías del mundo, incluidos Samsung SDI, LG Chem y Panasonic compran los componentes después y los convierten en las baterías que son integradas en móviles, ordenadores y coches.

Las baterías de iones de litio son valoradas por su ligereza y su alta densidad energética frente a otras químicas de batería. El moderno smartphone sería difícil de imaginar sin una batería de litio para alimentarlo. Ayudan a los coches híbridos, y la pequeña pero creciente flota de vehículos eléctricos no existirían sin ellas.

El interés en coches eléctricos, en particular, está alimentado por quien asegura que los vehículos son limpios y buenos para el medioambiente. Eso puede que sea verdad en los países donde se venden. Pero cuando consideramos la imagen completa, la realidad es otra cosa bien distinta.

(Para saber más: The Washington Post, El santo grial de las baterías está al final de un camino lleno de obstáculos)

Cambio Climático

  1. Las inundaciones por cambio climático amenazan a 250 millones de personas

    Para finales de siglo, las crecientes inundaciones costeras causadas por la subida de los niveles oceánicos pondrán en peligro a más de 250 millones de personas y podrían causar daños por cerca de 11 billones de euros en edificios e infraestructura costera, según un nuevo estudio

  2. Pros y contras del impuesto fronterizo al carbono de la UE

    Gravar los bienes importados cuya fabricación emite altas cantidades de CO2 podría obligar a los países a promulgar normas climáticas más agresivas, pero también representa una nueva forma de imperialismo que penaliza a los países en desarrollo que históricamente han emitido menos que los demás

  3. Las olas de calor del cambio climático causarán millones de muertes

    Los episodios extremos de temperatura quitarán la vida a 73 personas más por cada 100.000 habitantes hasta 2100, bajo el escenario de emisiones más pesimista, según un nuevo estudio. La cifra supone el mismo número de fallecimientos que los que provocarán todas las enfermedades infecciosas juntas