.

Tecnología y Sociedad

El muro de Trump costará más de lo que dice y ayudará menos de lo que promete

1

Al margen de si la propuesta es acertada o no, los cálculos del candidato a presidente están muy infravalorados y cada vez menos personas intentan cruzar la frontera de México ilegamente

  • por Konstantin Kakaes | traducido por Teresa Woods
  • 08 Noviembre, 2016


Crédito: Luke Sherman.

Hoy se celebran las elecciones presidenciales de Estados Unidos y entre los argumentos para defender su candidatura el candidato Donald Trump incluye la promesa de construir un alto muro de hormigón por toda la frontera entre Estados Unidos y México. Trump dijo que el proyecto costaría entre unos 7.300 millones de euros y 10.900 millones de euros. Pero estas cifras no se las cree ni él.


Foto: Los gráficos muestran: (arriba) La evolución de la cantidad de vallado fronterizo instalado por año y millas y (abajo) la financiación destinada al vallado fronterizo anual en millones (M) y miles de millones (B) de dólares. Crédito: MIT Technology Review.

Es algo que queda claro después de ver lo que ya existe en la frontera. Tras proponer vallar los 3.200 kilómetros que recorren la frontera, Trump se desdijo y calculó que el muro podría recorrer aproximadamente la mitad, ya que las montañas y otras barreras naturales podrían bloquear la entrada de inmigrantes ilegales. Y donde Trump se imagina un muro, en realidad ya existen unos 1.044 kilómetro de vallado. Algunas partes fueron diseñadas para impedir el paso a vehículos y otras para los peatones, en función del modo más probable de cruzar en cada punto. Construir esos vallas ha costado unos 2.100 millones de euros desde el año 2006.

Si en lugar de la valla quisiéramos un muro, como ha prometido Trump, de 10 y 20 metros de altura de hormigón reforzado con acero, entonces los costes dispararían extremadamente rápido. Imaginemos un muro de 300 metros de largo y 15 metros de alto, a mitad del posible rango de alturas que ha sugerido Trump. Y supongamos que el muro desciende hasta unos cinco metros bajo tierra (algo más de lo que se requiere estructuralmente para los cimientos, pero lo suficiente para frenar a algunos excavadores). Realmente no se construiría un largo muro con un grosor uniforme, pero supongamos que de media sería de unos 30 centímetros de ancho, lo suficiente para soportar un muro unos 15 metros para que esté estable y sea difícil de cortar, una preocupación que Trump y sus defensores critican del vallado fronterizo existente.


Crédito: Luke Sherman.

Hormigón +

Esto nos daría un volumen de alrededor de casi 10 millones de metros cúbicos. Puesto que el hormigón estructural cuesta unos 820 euros por metro cúbico, hablaríamos de 8.200 millones de euros.

Acero +


Crédito: Luke Sherman.

El refuerzo de acero, o acero corrugado, podría reemplazar alrededor del 3% del volumen del hormigón. Esa cantidad de acero corrugado pesaría unos 2.300 millones de kilogramos. A aproximadamente unos dos euros por cada kilogramo, añadiría un gasto de unos 4.200 millones de euros en acero.

Mano de obra +


Crédito: Luke Sherman.

Si aplicáramos los mismos costes de mano de obra de la construcción del vallado fronterizo entre 2006 y 2009, y los añadiéramos al coste del hormigón y acero, el coste total del muro podría estar cerca de los 14.000 millones de euros. Pero la mano de obra de un proyecto así resultaría mucho más cara, especialmente porque las partes de la frontera que aún están abiertas son más agrestes.


Foto: El gráfico muestra la evolución del número de detenciones de personas que cruzaron ilegalmente la frontera entre EEUU y México realizadas en la frontera por año desde 2000. Crédito: MIT Technology Review.

Consideremos la experiencia de Israel. Ha construido unos 512 kilómetros de la barrera de 768 kilómetros planificara para levantarse alrededor de Cisjordania. Sólo entre el 3% y el 10% de la sección completada es de hormigón. El coste hasta ahora es de unos 2.400 millones de euros, más del doble por kilómetro que el vallado fronterizo entre EEUU y México, aunque la mano de obra en Israel es ligeramente más barata.

Eso concuerda con la opinión de varios ingenieros estructurales: el coste total de las carreteras y otros megaproyectos en Estados Unidos generalmente duplica o triplica los costes materiales. Bajo esa lente, un muro de 3.200 kilómetros supondría entre unos 24.600 millones de euros y 36.500 millones de euros.

= hasta 40.000 millones de dólares

Puede que Trump diga que el descontrol en los pasos fronterizos justifica este coste. Sin embargo, debido a varios factores, incluidas las mejoras en la economía mexicana y los aumentos de personal del Control de Fronteras, cada vez menos personas intentan cruzar ilegalmente. Las autoridades pillaron a 331.000 personas que cruzaban la frontera durante el año fiscal de 2015, menos de la quinta parte de la cifra de 2000.

Tecnología y Sociedad

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La tecnología que espió a periodistas y activistas intenta lavar su imagen

    Hacking Team vendía programas de vigilancia a dictaduras y gobiernos que los usaron para abusar de los derechos humanos. Cuando se hizo público, la empresa se hundió. Ahora, otra compañía intenta relanzar el negocio asegurando que se usará de forma legal, pero los expertos dudan de que eso sea posible

  2. Este es el mapa más detallado de la huella humana en el planeta

    Combinando imágenes de radar con datos ópticos y analizándolas con un algoritmo de visión artificial, un grupo de investigadores ha creado World Settlement Footprint. Este mapa, disponible gratuitamente, identifica los asentamientos humanos con un nivel de detalle sin precedentes

  3. "Las mejores armas de hoy en día no disparan balas"

    En una nueva era donde las guerras se libran en las sombras, el exparacaidista y profesor Sean McFate opina que EE. UU. tiene un gran poder militar, pero no estratégico. A su juicio, el país no se está adaptando a las nuevas reglas bélicas: debería invertir menos en tecnología militar y reforzar las batallas políticas