.

Inteligencia Artificial

¿Quién es Watson y qué queda de él después de ganar 'Jeopardy'?

1

Ignorando el bombo y el 'marketing', el superordenador podría conseguir que todas las industrias se aprovechen de la potencia del aprendizaje automático y la inteligencia artificial

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 02 Noviembre, 2016

Desde que Watson ganara el concurso televisivo Jeopardy! en 2011, el superordenador de IBM ha encontrado empleo como diseñador de vestidos, chef director de cine. Las últimas noticias son que la compañía está cerrando acuerdos con GMSlack y Pearson que pondrán a Watson a ayudarles en tareas de asistencia en carretera, mensajería corporativa y educación, respectivamente. 

Incluso si sigue los desarrollos de la inteligencia artificial (IA) de cerca, no obstante, puede resultar complicado estar al día de todas las cosas que puede hacer Watson. Y esto genera pregunta: ¿qué es Watson exactamente?

Los anuncios televisivos que lo muestran como una especie de Siri superinteligente no ayudan mucho. La verdad es que queda poco de la tecnología empleada para ganar Jeopardy!. El nombre simplemente ha sido reutilizado para un amplio abanico de técnicas de IA y aplicaciones relacionadas. como el procesamiento del lenguaje natural hasta la medicina, el reconocimiento de voz, el análisis de los sentimientos y las analíticas de negocio. En la mayoría de los casos, el papel que supuestamente juega Watson incluye aplicar alguna versión de aprendizaje de máquinas a un área novedosa. Por ejemplo, IBM ha comprado bases de datos médicas y está empleando el aprendizaje profundo para intentar ayudar a los especialistas a acelerar el diagnóstico de enfermedades.

Crédito: ibmphoto24 (Flickr).

Más allá del bombo marketiniano, Watson es un interesante y potencialmente importante esfuerzo de IA porque, a pesar de toda la emoción asociada a cómo Google y Facebook se están aprovechando de la IA, nadie ha averiguado hasta ahora cómo encajará en muchos entornos laborales. IBM intenta facilitar que las empresas apliquen estas técnicas y aprovecharse de la experiencia requerida para hacerlo.

Un reciente artículo de The New York Times proporciona un sentido de la magnitud del esfuerzo de IBM, y dónde empieza a dar fruto. El artículo habla de cómo IBM está intentando combinar las capacidades de IA que corresponden a la marca Watson con el trabajo de consultores convencionales. Eso podría representar un importante giro de la consultoría y las analíticas de negocio, o al menos eso espera IBM. Como hemos informado anteriormente, apostar por Watson no compensará los otros problemas de IBM, pero dado el rápido avance de la IA en años recientes, el momento no podría ser más oportuno.

(Para saber más: WiredBon AppetitAdweeki-Spot TVTech CrunchFortuneBloombergAI MagazineNew York Times, Watson tiene parte de culpa en las pérdidas de IBM, pero no toda)

Inteligencia Artificial

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La transformación del 'retail': robots y tiendas convertidas en almacenes

    El coronavirus ha cambiado los hábitos de consumo, lo que obliga a los comercios al por menor a modificar sus modelos de negocio. Los picos de demanda y la urgencia de las entregas han impulsado la automatización a escala reducida, algo que podría beneficiar a los pequeños comercios locales

  2. La pandemia acelera los despidos y la automatización de los 'call centers'

    La necesidad de reducir personal y la avalancha de llamadas asociadas al coronavirus ha impulsado la adopción de inteligencia artificial en servicios de atención al cliente mediante chatbots y sistemas por voz. Aunque esos puestos de trabajo podrían desaparecer para siempre, los clientes parecen encantados

  3. La IA, incapaz de predecir nuestros súbitos cambios de comportamiento

    Ninguna inteligencia artificial está entrenada para que una semana agotemos el papel higiénico y las mascarillas y la siguiente, la levadura y los productos de jardinería. Los algoritmos de gigantes como Amazon y Netflix deben reajustarse manualmente para abordar la volatilidad de nuestros patrones de conducta durante la pandemia