.

Negocios

El efecto Trump: la élite tecnológica de Silicon Valley quiere separarse de EEUU

1

Calexit, ese es el pegadizo nombre bajo el que defienden que California se separe del resto del país. Pasaría a ser la sexta potencia económica del mundo, pero aún así es una respuesta inmadura

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 14 Noviembre, 2016

Es normal que Silicon Valley (EEUU) esté desconcertado por la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Pero que algunos de ellos estén proponiendo que California se separe del resto del país es una respuesta mezquina e irreflexiva, y la comunidad de emprendedores e inversores de capital riesgo debería ser consciente de ello. 

Tanto Bloomberg como The New York Times afirman que "Silicon Valley se ha quedado atónita" tras las elecciones. Es comprensible. Las perspectivas de la industria tecnológica desde luego no concuerdan con el sentimiento público que impulsó a Trump hacia la victoria. La comunidad tecnológica tiende a favorecer el intelecto global, la fabricación en el extranjero y la banca extraterritorial, justo los mismos elementos contrarios a la visión del mundo de Trump. Y el voto populista se movilizó claramente en contra de las élites de las costas que amasan fortunas mientras generan nuevos empleos.

Las tensiones entre la industria y el próximo Gobierno que jamás existieron con Obama son inevitables.

Foto: ¿Le disgusta el resultado de las elecciones? La secesión no es la respuesta. Crédito: Ringo Chiu (Getty Images).

Sin duda, Trump hostigará a las empresas tecnológicas de California, el noreste Pacífico y otras partes. Probablemente perseguirá a Amazon con demandas antimonipolio, exigirá pagos de impuestos de empresas como Microsoft y Google. También podría intentar frenar la adquisición por AT&T de Time Warner. El resurgimiento de temas como la inmigración, el comercio y las preocupaciones más directamente relacionadas con la industria tecnológica como la encriptación y la privacidad alterará el equilibrio del mundo tecnológico

Tal vez por eso se están empezando a escuchar los murmullos de algunos miembros de la élite de Silicon Valley, entre ellos el cofundador de Hyperloop, Shervin Pishevar, que sugieren que el estado de California debería independizarse de Estados Unidos. Y la idea ya tiene un nombre pegadizo: Calexit. 

California podría sobrevivir por su cuenta, claro está. Desde luego dispone de suficiente riqueza: según la Oficina de Análisis Económico de Estados Unidos, California tuvo un producto estatal bruto de unos 2,3 billones de euros en 2015. Eso la convierte en la sexta economía del mundo.

Pero la propuesta de salirse de Estados Unidos es una respuesta inmadura para un problema de adultos. Realmente, la idea no es mucho más brillante que la tesis de "nosotros o ellos" que impregna el cuestionable deseo de Trump de construir un muro entre Estados Unidos y México. Silicon Valley ya ha generado enormes tensiones dentro de su propio estado; un astillamiento agravaría esos problemas y dañaría a Estados Unidos también.

El futuro para los tecnólogos sí parece incierto, y su relación con el Gobierno está a punto de cambiar. Pero el Calexit no es la solución. Deberían decir: "Al margen de a qué candidato apoyamos cada uno como individuos, la única manera de avanzar es hacerlo juntos". Y esa frase no pertenece precisamente a la línea argumental de Donald Trump (aunque sí dijo algo parecido durante su discurso de aceptación). En realidad es una cita del memorando que envió Tim Cook a la plantilla de Apple el miércoles.

Hay algunas voces cuerdas en Silicon Valley, y a la industria tecnológica le convendría escucharlas en lugar de construir sus propios muros.

(Para saber más: Bloomberg, The New York Times, Guardian, El muro de Trump costará más de lo que dice y ayudará menos de lo que promete, Es imposible fabricar un iPhone al 100% en EEUU por mucho que Trump insista, Las seis grandes preguntas tecnológicas para el presidente Donald Trump)

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. "La IA ya está afectando negativamente a nuestros ideales democráticos"

    La futuróloga Amy Webb alerta de los riesgos de la falta de planificación estratégica a largo plazo de la inteligencia artificial y asegura que ya está teniendo efectos "catastróficos" en la sociedad, como el auge del movimiento antivacunas. Pero es optimista y cree que entre todos podemos cambiar la situación

  2. ¿No sabe cómo aplicar la IA a su negocio? Descúbralo en EmTech Digital Latam

    La segunda edición de este evento de tecnologías transformadoras de 'MIT Technology Review en español' regresa a México para ayudar a las empresas a exprimir el potencial de la inteligencia artificial

  3. Todo lo que oculta el alegato de Zuckerberg a favor de la privacidad

    El CEO de Facebook afirma que quiere ofrecer más privacidad a sus usuarios, pero les sigue obligando a utilizar servicios controlados por él. Reforzar el cifrado no limita su poder de control ni de vender datos personales a otras empresas, ya que tampoco ha dicho cuál será su futuro modelo de negocio