.

Energía

El cemento se convierte en una esponja de sus propios gases de efecto invernadero

1

Aunque la producción del cemento supone una parte importante de las emisiones de dióxido de carbono, un estudio sugiere que utilizado reabsorbe hasta un 43%

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 28 Noviembre, 2016

Crédito: David Hold (Flickr).

Si construye un edificio, probablemente utilizará cemento y, con ello, contribuirá al calentamiento global. Pero una nueva investigación sugiere que quizá no resulte tan perjudicial a largo plazo.

Producir cemento es, en esencia, una cuestión de calentar piedra caliza y arcillas en un horno hasta que la mezcla se transforma y produce dióxido de carbono. Eso lo convierte en un doble emisor de gases de efecto invernadero: tanto el proceso utilizado como el combustible para calentar el horno emiten un montón de dióxido de carbono.

Además, a la humanidad le encanta el cemento. Solo el año pasado produjimos alrededor de 4.100 millones de toneladas de cemento para hormigones y morteros. Las emisiones producidas representaron alrededor del 5% de todo el carbono generado por el hombre y liberado a la atmósfera.

Sin embargo, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Geoscience, una vez que se ha construido un edificio (incluso después de derribarlo) el mortero, hormigón o escombros vuelven a absorber una cantidad de dióxido de carbono importante a través de reacciones químicas con el aire y el agua. En total, y según el estudio, este efecto esponja del cemento podría recuperar hasta el 43% de las emisiones iniciales.

Eso no va a librar al cemento de su culpa por contribuir al calentamiento global. Pero una reseña de la revista Science sobre el estudio citado asegura que este descubrimiento podría ofrecer claves para encontrar formas de reducir la huella de carbono de la industria cementera. Según la reseña, no tenemos que preocuparnos tanto por los materiales que componen el cemento, pues éstos reabsorben gran parte del carbono que emiten. En su lugar, indica, sería mejor centrarnos en averiguar cómo calentar los hornos utilizados con algo que no sea un combustible fósil.

(Para saber más: Science, Trump’s Empty Promise to Coal Country, El gas natural y el invierno cálido mantienen la reducción de emisiones de CO2 de EEUU)

Energía

  1. En busca del agua inteligente que sacie la sed del mundo

    Los sensores, la inteligencia artificial y el 'big data' ya están empezando a usarse para optimizar la gestión y distribución de los recursos hídricos del planeta. En 2025, estas tecnologías podrían ahorrar a las empresas hasta 63.000 millones de euros y reducir las fugas de agua hasta en un 50%

  2. Una nueva batería española podría conseguir el despliegue masivo de las energías renovables

    El nuevo diseño de celdas individuales y otras innovaciones de HydraRedox que permiten operarlas y monitorizarlas de forma independiente reducen los costes de inversión y operación y maximizan los potenciales ingresos de la batería

  3. Un material que envía calor al espacio intenta reinventar el aire acondicionado

    En edificios de nueva construcción, podría reducir el consumo de energía para refrigeración en hasta un 70% y cerca de un 21% en verano para las edificaciones existentes. Además del ahorro a largo plazo, la tecnología podría ser una gran aliada contra las emisiones de efecto invernadero