.

Computación

Rusia pide ayuda a China para crear su propio "Gran Cortafuegos" de censura

1

Tras años de intentos frustrados por controlar internet dentro de sus fronteras, parece que el Kremlin podría estar cerca de conseguirlo gracias a la ayuda del gigante asiático

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 06 Diciembre, 2016


Foto: El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente chino Xi Jinping se dan la mano en la reunión de los G20 celebrada en China en septiembre. Crédito: Lintao Zhang (Getty Images).

Rusia quiere mejorar su capacidad de censurar internet, y para ello ha pedido ayuda a China. El "Gran Cortafuegos" chino es la envidia del régimen de Putin, que durante mucho tiempo ha temido que el auge de activismo político disminuya su poder. El Gobierno lleva años desarrollando un sistema para filtrar internet dentro de su país, pero no es tan completo como el chino, y muchas empresas con sede en Estados Unidos han burlado las reglas del Kremlin.

Ahora eso está cambiando. En junio, el Gobierno ruso promulgó una serie de medidas, las leyes de Yarovaya, que obligan a las empresas de telecomunicaciones locales a almacenar todos los datos de los usuarios durante seis meses y guardar los metadatos durante tres años. Y si las autoridades lo solicitan, las empresas han de proporcionar las llaves para desencriptar comunicaciones encriptadas. Los grupos de defensa de los derechos humanos se quedaron horrorizados. Edward Snowden, que está refugiado en Rusia, calificó el paquete como "la ley de Gran Hermano".

Ha habido cierto nivel de escepticismo sobre si las leyes son válidas o no. En el pasado, Putin ha llegado a decir que el Gobierno ruso no tiene autoridad para bloquear el acceso a las páginas web, y que aunque lo intentara, algunos han argumentado que carece de la capacidad técnica de hacerlo.

Pero este mes la agencia reguladora de comunicaciones rusa, Roskomnadzor, bloqueó el acceso público a LinkedIn. Afirmaba que el sitio violaba una ley de 2015 que requiere que las empresas de internet almacenen los datos personales de los usuarios en servidores ubicados en Rusia.

Ahora ya ha quedado claro que Rusia ha estado trabajando con las autoridades encargadas de censurar internet en China para importar algunos aspectos del "Gran Cortafuegos" que lo han hecho tan eficaz. Según The Guardian, los dos países llevan bastante tiempo manteniendo conversaciones detalladas, y el fabricante de hardware chino Huawei ha sido reclutado para ayudar a las empresas de telecomunicaciones rusas a desarrollar la capacidad necesaria para cumplir con las leyes de Yarovaya.

No está claro si estos movimientos representan una censura políticamente motivada o un intento más amplio de alinear las empresas extranjeras con el sentimiento de "soberanía digital" de Rusia. Aunque en algunos sentidos da igual, puesto que son dos caras de la misma moneda. Está claro que Putin y sus tenientes intentan ejercer un control mayor sobre las vidas digitales de los ciudadanos rusos. Algo para lo cual, de forma muy interesante, existen bastantes apoyos públicos dentro del país.

(Para saber más: The GuardianThe Washington Post, The Economist, Reuters, Wikileaks E-Mails Are an Election Influence to Really Worry About)

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Por qué Ripple no es el nuevo Bitcoin, ni se le parece

    Muchos inversores ansiosos por ver crecer sus beneficios en la industria de las criptomonedas han apostado por Ripple como si se tratara del nuevo Bitcoin. Lo que no sabían es que esta nueva red de cadena de bloques funciona de una forma muy diferente y podría ser una gran decepción para los que esperan una criptomoneda al uso. 

  2. Los retos que tendrán que afrontar las criptomonedas en 2018

    Si aún confía en el potencial de las criptomonedas, debe tener en cuenta todos los temas que le quedan por resolver a esta tecnología. El gasto energético que suponen y la privacidad son algunos de los más importantes. 

  3. Intel consigue incrustar una red neuronal en un chip de silicio

    Tras su tropiezo con el error de seguridad de sus procesadores, la compañía ha presentado un chip neuromórfico que simula el funcionamiento del cerebro humano utilizando una menor potencia computacional que la que se necesita para poner en marcha un ordenador.