.

Biotecnología

Nuevas muertes con terapias inmunes ponen en peligro el futuro de la tecnología

1

En algunos pacientes de cáncer, el efecto de estos tratamientos es espectacular, pero otros fallecen por efectos tóxicos. Las agencias de seguridad buscan más pruebas para regular los ensayos

  • por Emily Mullin | traducido por Teresa Woods
  • 02 Diciembre, 2016

Foto: Hans Bishop es el CEO de la farmacéutica Juno Therapeutics, radicada en Seattle, que la semana pasada informó de dos pacientes más que fallecieron durante el ensayo clínico de una novedosa terapia para el cáncer. Crédito: Juno Therapeutics.

El  mes pasado, dos pacientes de un ensayo clínico que probaba un nuevo tipo de tratamiento para el cáncer murieron. Sus fallecimientos están suscitando preguntas sobre el futuro de las terapias que emplean las células inmunes del propio paciente para combatir la enfermedad.

Juno Therapeutics, la empresa de Seattle (EEUU) responsable del ensayo, anunció que paralizaría las pruebas en humanos justo antes de Acción de Gracias después que dos pacientes fallecieran por leucemia linfoblástica aguda durante el tratamiento. Antes, este mismo año, otros tres pacientes murieron durante el mismo ensayo clínico. Pero otros investigadores que desarrollan productos similares están continuando con sus pruebas de esta nueva clase de fármacos, que se han mostrado increíblemente prometedoras para algunos pacientes con un cáncer terminal.

Denominadas como terapias CAR-T, los científicos extraen células T de un paciente para después modificarlas genéticamente fuera del cuerpo para que reconozcan y ataquen las células cancerosas. Entonces las células T son devueltas al organismo del paciente mediante una transfusión. En caso de ser aprobadas por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), estas terapias podrían salvar la vida a pacientes con casos de cáncer que no responden a los tratamientos actualmente disponibles.

Kite Pharma, cuya terapia CAR-T para tratar linfomas no Hodgkin es la que más ha avanzado en el campo, reconoció el año pasado que un paciente había fallecido durante sus pruebas, pero afirmó que se confirmó que su muerte no guardó ninguna relación con el tratamiento. Mientras tanto, Novartis está avanzando con el estudio de una terapia CAR-T para pacientes con determinados tipos de linfomas. Aunque estas terapias son la vanguardia de las investigaciones de cáncer, se sabe que tienen efectos secundarios tóxicos. Y otros pacientes han fallecido durante ensayos con células T del Instituto Nacional del Cáncer y la Universidad de Pensilvania (ambos en EEUU).

A pesar de las recientes muertes, existen bastantes pruebas de que el enfoque puede ser eficaz. "Lo que pasa con los productos de células CAR-T de todos estos grupos es que funcionan, y funcionan muy bien", asegura el fundador y presidente de Living Pharma, una empresa de CAR-T de fase temprana, Ronald Dudek.

El problema es que estas células T modificadas genéticamente tienen el potencial de imitar al sistema inmune hasta un grado excesivo. Esto puede dar paso al síndrome de liberación de citocinas, uno de los efectos secundarios más conocidos de las terapias inmunes como CAR-T. Pero los cinco pacientes del ensayo de Juno Therapeutics murieron a causa de otro trastorno, un edema cerebral, o inflamación del cerebro. En otros ensayos de terapias CAR-T, se han producido efectos secundarios neurológicos pero la mayoría fueron de corta duración.

El médico pediátrico del Instituto Nacional del Cáncer Terry Fry, que desarrolla una terapia CAR-T, dice que este tipo de tratamientos podrían "cambiar las reglas del juego" para pacientes con pocas posibilidades de vencer a sus cánceres. Pero señala que los científicos no entienden totalmente cómo funcionan ni por qué algunos pacientes sufren graves efectos secundarios como la neurotoxicidad. Mientras que algunos parecen alcanzar una remisión completa después de recibir una terapia CAR-T, dice Fry, las recientes muertes del ensayo de Juno Therapeutics deberían hacer reflexionar a los investigadores.

"La mayoría de estos pacientes no disponen de otras alternativas terapéuticas, pero eso no significa que la toxicidad sea aceptable", afirma.

El director médico y vicepresidente ejecutivo de Investigación y Desarrollo de Kite Pharma, David Chang, dice que las muertes probablemente se deben a múltiples factores en lugar de "una única pistola humeante". Los pacientes adultos del ensayo de Juno Therapeutics tenían una forma de cáncer muy agresiva. "Debido a la fase avanzada de la enfermedad, son más susceptibles a estos eventos adversos", explica.

Las condiciones de fabricación de las instalaciones que producen estas terapias también pueden alterar el estado de las células T cuando vuelven al cuerpo del paciente, según Chang.

A Dudek no le sorprendería si las muertes adicionales del ensayo de Juno Therapeutics dan paso a presiones para que la FDA imponga nuevas medidas de seguridad para las terapias CAR-T. Por ejemplo, Bellicum Pharmaceuticals, de Tejas (EEUU), está desarrollando algunas terapias CAR-T para que contengan "interruptores de apagado" moleculares que serían accionados mediante una pastilla que el paciente podría tomar en caso de reaccionar mal al tratamiento.

Durante una llamada de conferencia celebrada con inversores la semana pasada, el CEO de Juno Therapeutics, Hans Bishop, dijo que la empresa mantiene su intención de lanzar su primera terapia CAR-T en 2018 a pesar de los últimos resultados. Lo que no está claro es si Juno Therapeutics descartará por completo el ensayo problemático y se centrará en su lugar en las otras terapias CAR-T que está investigando. La empresa también está desarrollando terapias para linfomas y otros cánceres sanguíneos.

Muchos expertos están de acuerdo en que la FDA necesita más datos sobre estas terapias antes de aprobar una para pacientes, y este año la agencia propuso la creación de una base de datos de seguridad a la que podrían acceder los investigadores. Aunque cuando se contactó la semana pasada, un portavoz de la FDA explicó a MIT Technology Review que la base de datos aún se encuentra en fase de planificación.

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. La cruzada para vincular las mutaciones cerebrales con la salud mental

    Durante años, se pensó que el cerebro dejaba de generar neuronas tras el nacimiento. Pero no solo las crea, sino que va acumulando mutaciones genéticas que parecen relacionadas con el alzhéimer, el párkinson y el autismo. Este mosaicismo somático cerebral podría ser clave para encontrar nuevos tratamientos para estas dolencias

  2. Las ocho grandes áreas de investigación para descifrar el cerebro

    Los genes, las conexiones neuronales, el desarrollo y los factores externos modulan el comportamiento de este misterioso órgano e influyen en posibles tratamientos y terapias. Del mismo modo, encontrar el impacto de factores externos y replicar su estructura y funcionamiento en un ordenador nos darían más pistas sobre él

  3. Así es como su cerebro crea su mente

    Su mente es una construcción continua de su cerebro, su cuerpo y el mundo que le rodea. Un cerebro nacido en una cubeta no tendría sistemas corporales que regular, ni sensaciones físicas a las dar sentido. No podría construir valor ni afecto. Por lo tanto, un cerebro incorpóreo no tendría mente.