.

Energía

Los centros de Madrid, París, Ciudad de México y Atenas prohibirán el coche diésel

La medida se aplicará en 2025, aunque aún no está claro cómo ni a qué zonas afectará, pero puede ser el empuje necesario para lograr la adopción masiva del vehículo eléctrico

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 08 Diciembre, 2016


Crédito: Fred Dufour (Getty Images).

En 2025, se podrá respirar algo mejor en París (Francia), Madrid (España), Atenas (Grecia) y Ciudad de México (México). La razón: estas cuatro grandes ciudades han decidido prohibir los coches y furgonetas que se alimentan de diésel.

The Guardian informa de que el anuncio, realizado en la cumbre C40 que representa la red de 40 ciudades internacionales que se han comprometido a combatir el cambio climático juntas, es una apuesta por reducir la contaminación atmosférica relacionada con el uso del diésel en los centros de sus urbes. La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, explicó que la política demuestra que las ciudades "ya no toleran la contaminación atmosférica ni los problemas sanitarios y muertes que provoca".

Los vehículos diésel son especialmente populares en las carreteras europeas porque queman el combustible de manera más eficiente que los motores de gasolina, algo especialmente significativo dado el elevado precio del combustible en el continente, que habitualmente supera el doble del precio de EEUU.

Pero aunque que los motores diésel son más eficientes, su combustión produce cantidades mayores de hollín y óxidos de nitrógeno que la gasolina. Y una reciente investigación ha demostrado que esas partículas contribuyen a las muertes de más de tres millones de personas cada año a nivel mundial.

Los intentos de mitigar los efectos de los coches diésel no han salido demasiado bien. Y fue muy sonado el descubrimiento de que los automóviles de "diésel limpio" de Volkswagen para nada eran lo que afirmaban ser. Así que París, Madrid, Atenas y Ciudad de México simplemente prohibirán los coches que consumen ese combustible. Actualmente no está claro cómo funcionará la iniciativa, ya que las ciudades no han especificado las partes de sus ciudades que estarán sujetas a la nueva normativa, ni cómo se implementará la prohibición.

Aunque la norma nace de los riesgos sobre la salud, también tendrá efectos positivos para el medio ambiente. El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, cree que será una oportunidad para mejorar la oferta del transporte público, mientras que el alcalde de Atenas, Giorgos Kaminis, lo ve como parte de un plan a más largo plazo para prohibir totalmente la circulación de coches dentro de las ciudades.

También ayudará a impulsar la adopción de los coches eléctricos. Como desde hace tiempo sostenemos desde MIT Technology Review en español, son precisamente los drásticos cambios regulatorios como este los que hacen falta para impulsar la penetración de las energías sostenibles.

(Para saber más: The Guardian, La polución atmosférica empeora y limpiarla fomenta el calentamiento global, 'Diéselgate', el escándalo de Volkswagen, reabre el debate sobre los peligros del diésel, La revolución del coche eléctrico no es solo tecnológica, es política)

Energía

  1. Extraer CO2 de la atmósfera podría llegar a costar cientos de billones de euros

    Un nuevo estudio de James Hansen, uno de los padres de las investigaciones climáticas, estima que si la sociedad no empieza ya a reducir sus emisiones, a los jóvenes de hoy les costará unos 464 billones de euros limpiar la atmósfera para el año 2100. Aunque reconoce que a las cifras les faltan algo de precisión

  2. Las redes de reactores compactos intentan revivir la industria nuclear

    El diseño de reactor modular pequeño en red de NuScale Energy va a pasar a revisión regulatoria en EEUU y planea empezar a dar energía más segura y barata para 2026. Pero tendrá que rebajar mucho sus costes si aspira a competir con el bajo precio del gas natural

  3. Los ejércitos de baterías empiezan a ser más baratos que crear nuevas plantas de gas natural

    Un informe centrado en el Estado de Minnesota asegura que en un par de años a la región le resultará más barato construir redes de baterías a escala de red que construir y operar nuevas instalaciones de gas natural, un importante punto de inflexión contra el cambio climático