.

Móvil

Facebook emitirá una alerta cada vez que alguien quiera compartir una noticia falsa

1

La red social va a incorporar a un equipo de verificadores para que señalen los contenidos abiertamente engañosos. Pero los republicanos ni siquiera se fían demasiado de estos profesionales

  • por Matt Mahoney | traducido por Teresa Woods
  • 23 Diciembre, 2016

"Todos tienen derecho a su propia opinión, pero no a sus propios hechos". Esta máxima ética del difunto senador de Nueva York (EEUU) Daniel Patrick Moynihan ha sido puesta a prueba este año, y podría tener que someterse a un escrutinio mucho mayor ahora que Facebook va a empezar a emplear a equipos de verificación de hechos para ayudar a desacreditar los artículos falsos que se compartan en la red social.

La medida de Facebook llega en respuesta a la crisis que las historias falsas han generado durante la reciente campaña de elecciones presidenciales en Estados Unidos. Pero no todos los contenidos de ese tipo serán vetados. Aunque los verificadores suelen responder a afirmaciones políticas de todo tipo, calificándolas de verdaderas o falsas o de algo entre medias, la medida de Facebook está centrada estrictamente en identificar "lo peor de lo peor" entre los contenidos falaces generados en Estados Unidos y en el extranjero para generar clics e ingresos publicitarios. Un contenido falso afirmaba que los republicanos planeaban recortar el programa de Seguridad Social "en hasta un 50% de forma inmediata"; otra decía que el presidente Obama tenía planes de "pagarles 'reparaciones' inmediatamente a los afroamericanos".

El director ejecutivo de PolitiFact, Aaron Sharockman, afirma: "Vamos a buscar mentiras muy obvias". Su compañía es una de las siete que participarán en la nueva medida de Facebook junto a ABC News, Associated Press, FackCheck.org, Snopes, Climate Feedback y el Washington Post. Sharockman continua: "Si existen contenidos que pueden resultar engañosos, o distorsionan la verdad, probablemente las evitaremos a través de esta colaboración".

Esto significa que gran número de noticias falsas y manipuladas seguirán pululando por la red social, siempre que tengan algún grado de verdad. "Existen otros foros donde los verificadores de hechos pueden desarrollar argumentos para las zonas grises y las medias verdades", señala el director de la Red Internacional de Verificación de Hechos de Ponynter, Alexios Mantzarlis, cuyo "código de principios" está siendo empleado para guiar el establo de Facebook de terceros de confianza. (Hay que señalar que ninguna de las organizaciones involucradas está siendo compensada en conexión con la nueva prestación).

La estructura de Facebook la ha convertido en un terreno idóneo para viralizar noticias falsas. Mientras que una persona podría ser capaz de identificar una página de noticias falsas encontrada en Google y descartarla, el jardín vallado de Facebook ha impedido que los muros de los usuarios distingan las páginas de noticias falsas de las legítimas. Si añadimos eso al hecho de que la información en Facebook es compartida entre amigos y familiares de confianza, no resulta sorprendente que una encuesta poselectoral de Ipsos realizada para BuzzFeed News revele que la gente que suele acudir a Facebook para informarse también tiene más probabilidades de dar por ciertos titulares falsos.

Facebook es claramente reacia a actuar como guardián de la información, especialmente dada la controversia que estalló a causa de las acusaciones de que los editores humanos contratados por la empresa suprimían las noticias conservadoras dentro de la sección de noticias más populares de la red (una crítica dudosa que en sí que ha sido sometida a una verificación de hechos). Los artículos considerados falsos bajarán de categoría en los feeds de la red social, pero no desaparecerán del todo. A los usuarios que intenten compartir estos artículos se les mostrará un aviso que diga: "Antes de compartir este artículo, te podría interesar saber que los verificadores de hechos independientes han cuestionado su veracidad". 

No se sabe cómo responderán los usuarios a estos nuevos avisos. Señalar un artículo como "dudoso" en lugar de "falso" podría reforzar los argumentos de que existen dos versiones tras cada afirmación. Además, un aviso en noticias de medios generalistas como The Washington Post y Associated Press podría considerarse como algo positivo para muchos. Según una investigación realizada para el Instituto de Prensa Estadounidense el año pasado, los republicanos tienden a confiar menos en los verificadores de hechos como los demócratas.

El cauteloso enfoque de Facebook podría representar la única opción práctica, dadas las críticas que ya ha recibido a causa de sus primeros intentos. Mantzarlis afirma: "Han pasado de: 'Dios mío, Facebook no está haciendo nada al respecto' a 'Dios mió: Facebook lo está censurando todo'".

Además, nadar a contracorriente no es nada nuevo para los verificadores de hechos, según el profesor de la Universidad de Wisconsin (EEUU) Lucas Graves que publicó el libro Deciding What’s True: The Rise of Political Fact-Checking in American Journalism (Decidir cuál es la verdad: El alza de la verificación de hechos política en el periodismo estadounidense). El experto asegura: "Un verificador de hechos nunca genera el impacto inmediato y decisivo que se esperaría en un mundo ideal. Creemos que se puede desenmascarar una afirmación falsa, y que la gente dejará de creerla y los políticos dejarán de repetirla, pero no funciona así".

*Matt Mahoney, un verificador de hechos autónomo, ha sido investigador titular de MIT Technology Review y del Boston Globe.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. De cerca y de lejos: el nuevo enfoque para sustituir las contraseñas por la cara

    Las tecnologías de reconocimiento facial actuales son poco fiables, y las que lo son requieren mucha potencia computacional. Pero una 'start-up' quiere solucionarlo con un nuevo enfoque basado en analizar el rostro de una persona a distintas distancias

  2. Claves para saber si una 'app' de aprendizaje será capaz de enseñarle algo útil

    Al igual que ya pasó con los MOOC, a estas aplicaciones les cuesta mantener enganchado al usuario. Pero su naturaleza ubicua, el componente social y la 'gamificación' están consiguiendo que los usuarios más motivados aprendan idiomas, a tocar la guitarra e incluso a cantar

  3. El (posible) efecto Tinder: parejas más estables y más interraciales

    Las páginas web de citas están cambiando algunos patrones de la sociedad. Estos servicios se han convertido en una de las vías más importantes para conocer pareja, un fenómeno que parece estar traduciéndose en matrimonios más sólidos y más diversos a nivel racial