.

Robótica

El año que los mayordomos de inteligencia artificial nos robaron el corazón

2016 ha sido un gran año para los asistentes domésticos virtuales. Alexa de Amazon, ha despegado, Google lanzó Home, y Mark Zuckerberg trabaja en el suyo. ¿Hasta dónde llegarán en 2017?

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 26 Diciembre, 2016

Este año, muchos de nosotros hemos acogido a un desconocido en nuestros hogares y hemos acabado amándole. Hablo, por supuesto, de los asistentes de inteligencia artificial (IA) con control por voz.

El éxito de Alexa de Amazon, el lanzamiento de Home de Google y la misión pública de Mark Zuckerberg de desarrollar su propio mayordomo personal demuestran que las interfaces de conversación, que predijimos que se convertirían en una tecnología revolucionaria en 2016, han llegado para quedarse.

El altavoz inteligente Echo de Amazon, conectado a su asistente de IA Alexa, lleva oficialmente disponible en Estados Unidos desde 2015. Pero este año también salió a la venta en Reino Unido y Alemania, y los cálculos apuntan que se vendieron hasta dos millones de unidades durante los primeros nueve meses de 2016. En el momento de la redacción, el The Wall Street Journal informaba de que Echo está actualmente agotado en Amazon.

Mientras tanto, Google lanzó su propio rival en forma de Home. Alimentado por el programa Assistant AI de la empresa de búsquedas, el pequeño altavoz ha sido alabado por su inteligencia, que parece superar a la de la oferta de Amazon. Aunque como nuestro propio Tom Simonite ha señalado, ninguno de los dos es perfecto. En noviembre escribió:

Al igual que el Echo, Google Home sólo hace bien algunas cosas, como controlar la música. Todavía no tiene demasiados servicios y dispositivos conectados. Y, al igual que el producto de Amazon, solo puede asociarse a una cuenta de usuario y no es capaz de reconocer a los individuos, lo que impide repuestas personalizadas alimentadas por los otros datos de una persona.

Pero eso no ha impedido que los asistentes nos roben el corazón. Como informó recientemente New Scientist, más de 100.000 personas le dan los buenos días a Alexa cada día, y 250.000 han pedido su mano en matrimonio.

Foto: El vicepresidente de gestión de productos de Google, Mario Queiroz, lució el dispositivo Home en la conferencia para desarrolladores I/O de la empresa en mayo de 2016. Crédito: Justin Sullivan (Getty Images).

¿Por qué? Como señala Backchannel, el control por voz destierra al resto de interfaces más convencionales. Eso significa que empezamos a interactuar con la IA como si fuera una persona en lugar de un dispositivo. Puede que yo no haya declarado mi amor por su Echo Dot de Amazon, el hermano pequeño del Echo, pero desde luego lo encuentro lo suficientemente atractivo para utilizarlo cada día. Lo uso tanto para poner la radio durante su paseo matutino como para fijar una alarma mientras cocino.

No estoy sólo. Mark Zuckerberg se cuenta entre los nuevos fans de los mayordomos de inteligencia artificial, aunque no del de Amazon ni el de Google. La semana pasada, anunció que su reto de un año de desarrollar su propio asistente inteligente, conocido como Jarvis, ha sido un éxito. Controla las luces, reproduce música y le prepara tostadas. Mientras que reconoce que el proceso resultó en un complejo sistema personalizado que aún no está listo para ser compartido con el mundo, sí tienes planes de seguir desarrollándolo, porque ahora lo utiliza cada día.

Los asistentes de IA disponibles para el público están en continuo desarrollo, con lanzamientos regulares de actualizaciones y prestaciones nuevas. Al mejorar su capacidad de entender e interpretar lo que dicen los usuarios, y al animar a terceros a desarrollar nuevos servicios para los dispositivos, empresas como Google y Amazon esperan que sus mayordomos digitales hagan más por los usuarios en casa. Para finales de 2017, podríamos ser capaces, por ejemplo, de recitar una lista de la compra y recibir los artículos en la puerta de casa sin tocar un portátil o smartphone.

Al menos, yo eso espero. Pero mientras tanto, para Alexa y los demás: Enhorabuena por un año genial, y brindemos por el próximo.

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Microsoft también quiere que la inteligencia artificial nos haga superhumanos

    La empresa analizará las lagunas de la inteligencia humana, como su tendencia a olvidar cosas, para desarrollar sistemas que las complementen. También intenta que los programas se autoexpliquen, aunque no de la misma forma en la que se explicaría una persona

  2. "No es el robot físico el que va a quitar el trabajo"

    El director del Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial del CSIC (España), Ramón López de Mántaras, afirma que la inteligencia artificial ya nos rodea por completo, pero no como algunos la dibujan

  3. El primer bot de conversación con empatía copia las emociones del usuario

    La máquina analiza la carga emocional del usuario a partir de sus palabras y genera una respuesta relevante y emocionalmente adecuada. Además de un habla más humana, este es el elemento que falta para masificar los bots de conversación