.

Robótica

En busca de las minas 24 horas gracias a los camiones sin conductor y la robótica

Las minas se están convirtiendo en un campo de pruebas privilegiado para camiones autónomos y otras tecnologías robóticas; también será uno de los sectores en los que claramente se reducirá el número de trabajadores

  • por Tom Simonite | traducido por Carmen Rus
  • 02 Enero, 2016

Crédito: Imagen cortesía de Rio Tinto.

Cada uno de estos camiones mide lo mismo que una casa pequeña de dos plantas. En ninguno hay conductor ni pasajeros.

La empresa minera Rio Tinto es propietaria de 73 de estos colosos que transportan mineral de hierro 24 horas al día en cuatro minas de la esquina noroccidental de Australia, a lo largo de sus característicos paisajes de color rojo marciano. En la mina conocida como West Angelas, los vehículos trabajan junto a equipos de perforación para roca robóticos. La empresa también pretende mejorar los trenes de carga que llevan el mineral al puerto, a cientos de kilómetros de distancia. Estas mejoras permitirán que los vagones se conduzcan solos, también que carguen y descarguen de forma autónoma.

Rio Tinto pretende que sus operaciones automatizadas en Australia sirvan como ejemplo del futuro de eficiencia que buscan para todas sus minas. Un futuro en el que, además, se necesitarán menos mineros. Las competencias cada vez mayores y los costes decrecientes de las innovaciones tecnológicas en el ámbito de la robótica están permitiendo a las empresas mineras y petrolíferas transformar el negocio peligroso y sucio que suponía extraer recursos de debajo de la tierra.

BHP Billiton, la empresa minera más grande del mundo, también piensa desplegar camiones sin conductor y perforadoras robóticas en sus minas de hierro australianas. Suncor, la empresa petrolífera más grande de Canadá, ya ha empezado a probar camiones autónomos en los campos de arenas bituminosas de Alberta (Canadá).

"A lo largo de los últimos dos años hemos avanzado muchísimo en automatización", explica el director del Centro Nacional de Ingeniería Robótica de la Universidad de Carnegie Mellon (Pittsburg, EEUU), Herman Herman. Este centro ayudó a Caterpillar a desarrollar su camión minero autónomo. La empresa minera Fortescue Metals Group planea poner a trabajar a estos vehículos en sus propias minas de mineral de hierro. Herman asegura que este tipo de tecnología puede utilizarse antes en la minería que en otros sectores, como el transporte por carretera. "Es más fácil lanzar esta tecnología aquí porque son entornos que ya están muy regulados y controlados", apunta.

Rio Tinto utiliza camiones sin conductor suministrados por la compañía japonesa Komatsu. Los camiones se orientan gracias a una tecnología GPS de precisión y analizan el entorno en busca de obstáculos con sensores láser y de radar. 

Rob Atkinson, que lidera la estrategia para mejorar la productividad en Rio Tinto, asegura que tanto la nueva flota como otros proyectos de automatización ya están dando sus frutos. Según él, los camiones sin conductor han resultado aproximadamente un 15% más baratos de utilizar que los vehículos con humanos al volante. Un ahorro nada desdeñable si se tiene en cuenta que el transporte es con creces el mayor coste operativo de una mina. "Vamos a seguir en esta línea con el mayor ímpetu posible", añade.

Los camiones que se conducen pueden trabajar durante más horas porque porque un programa informático no necesita hacer turnos ni ir al baño. También son más predecibles en lo que respecta a tareas como aparcar para hacer la carga. "Todas las ocasiones en las que puedes perder unos segundos o minutos por no ser preciso se van sumando", dice Atkinson. Además, según él, son más seguros.

La compañía pretende conseguir beneficios similares con el desarrollo de los trenes autónomos, los cuales tendrán que probarse en numerosas ocasiones durante el año que viene y se implantarán a gran escala en 2018. Atkinson también prevé grandes ahorros en el mantenimiento de los trenes, porque los programas informáticos son más fiables y cuidadosos que los humanos con, por ejemplo, los frenos. Las excavadoras podrían ser las próximas en la lista de la automatización.

Herman, de la Carnegie Mellon, espera que todas las grandes empresas mineras amplíen su uso de la automatización durante los próximos años a medida que la robótica mejore. Las últimas, y generosas, inversiones de empresas automovilísticas y tecnológicas en vehículos autónomos podrían acelerar el desarrollo de los sensores, el software y las otras tecnologías en juego; también reducir su precio.

Según el investigador, muchas de las empresas mineras están muy bien posicionadas para aumentar pronto el nivel de automatización en sus operaciones. Una de las razones es que ya han invertido en sistemas de control centralizados que utilizan software para coordinar y monitorizar la maquinaria. Rio Tinto, por ejemplo, encomendó la tarea de supervisar sus camiones autónomos a los trabajadores del centro de control de la empresa en Perth (Australia), a más de 1.250 kilómetros hacia el sur. El centro ya planifica la trayectoria de los trenes y en el futuro pasará de enviar órdenes a personas a dirigir directamente los vagones sin maquinista.

El responsable de la productividad en Rio Tinto, Atkinson, reconoce que como sucedió con otras tecnologías en pasado, estos cambios podrán significar la reducción del número de trabajadores, a pesar de que se creen algunos puestos nuevos para supervisar y reparar la nueva maquinaria."Se trata de algo que tendremos que gestionar muy bien, pero la vida moderna es así", destaca. "Seguiremos siendo una empresa que contrata a un gran número de personas". 

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. La inteligencia artificial lee la mente para averiguar lo que observan los ojos

    La información que llega a la corteza visual puede ser analizada para reconstruir la imagen que observa el usuario. La nueva técnica, basada en aprendizaje profundo, ha superado a todos los enfoques anteriores y podría acelerar el desarrollo de interfaces cerebro-ordenador

  2. "Bisturí, succión y Hololens": la realidad aumentada busca su lugar en el quirófano

    Las empresas diseñan cada vez más opciones para aprovechar la realidad aumentada durante los procedimientos quirúrgicos, pero su uso está lejos de convertirse en una práctica común

  3. Un solo coche autónomo sirve para reducir los atascos fantasma

    La adaptación inteligente de la velocidad a la circulación de la carretera podría reducir el impacto de los llamados atascos fantasma en la carretera, algo que podría lograrse con varios modelos de gama media