.

Computación

Tiembla Intel, Microsoft amenaza con cambiarse a la etiqueta 'ARM inside'

Microsoft está probando los chips de bajo consumo de ARM, que ya domina el mercado móvil, en labores de computación en la nube. Un duro golpe para Intel, que cada vez tiene más competencia

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 20 Marzo, 2017

Crédito: Stephen Brashear (Getty Images).

La supremacia de Intel podría estar aún más en peligro ahora que Microsoft está empezando a fijarse en otros fabricantes alternativos de chips para su hardware de computación en la nube. 

Bloomberg informa de que Microsoft ha estado probando servidores desarrollados con procesadores diseñados por ARM para ejecutar su sistema de computación en la nube, Azure. Aunque el gigante aún no los está usando para dar servicio a sus clientes, los está aplicando a procesos de aprendizaje automático, análisis de big data y almacenamiento. Microsoft espera que la medida le ahorre dinero, porque los chips que compiten con Intel consumen menos energía y proceden de varios fabricantes, lo que mantiene su precio competitivo.

Actualmente, Intel controla casi todo el mercado de chips para servidores. La proporción de unidades de ARM que Microsoft está utilizando no está clara, pero el vicepresidente de la división Azure, Jason Zander, explicó a Bloomberg que Microsoft tiene "un importante compromiso" con el uso del nuevo silicio. El medio también informa de que el hardware será incorporado en un nuevo diseño de servidor de computación en la nube desarrollado por Microsoft que finalmente será de fuente abierta para facilitar su uso por parte de otras empresas.

Tradicionalmente, ARM ha dominado el mercado de los procesadores móviles, gracias su hardware famoso por su eficiencia energética. Pero también ha invadido el terreno de Intel en la supercomputación. ARM desarrolló nuevas arquitecturas de chip diseñadas especialmente para aplicaciones de supercomputación y Fujitsu anunció que utilizará el hardware de la empresa para desarrollar un nuevo superordenador llamado Project K.

Desde que ARM fue adquirida por la empresa japonesa de telecomunicaciones e internet SoftBank el año pasado por más de 30.000 millones de euros, la situación de Intel no ha hecho más que ir a peor. ARM planea duplicar su plantilla en su sede de Reino Unido, desde 1.600 hasta 3.200 empleados para 2021, y el mes pasado afirmó esperar producir alrededor de un billón de chips para internet de las cosas durante los próximos 20 años. Mientras tanto, otros fabricantes de chips, desde los ya establecidos como Nvidia hasta los más nuevos como Nervana, están desafiando a Intel con sus conjuntos de chips centrados en el aprendizaje automático.

Por su parte, Intel está muy ocupado intentando innovar, trabajando duro para desarrollar sus tecnologías cuánticas y hardware de computación óptica. Pero la noticia de Microsoft sugiere que algunos de sus ingresos principales pronto podrían desaparecer.

(Para saber más: Bloomberg, Reuters, Intel mira desde fuera mientras otras compañías prosperan en la IA, ARM sigue pisando los pies de Intel con su primer chip para superordenadores, Intel perdió el carro de los chips móviles y ahora peligra su posición con el de IOT)

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. O estamos solos en el universo o los extraterrestres nos ignoran

    El último proyecto de búsqueda de civilizaciones alienígenas inteligentes del SETI no ha encontrado ni una sola señal convientente. Aunque puede que los extraterrestres, increíblemente avanzados, hayan decidido no contactar con nosotros

  2. Google promete alcanzar la supremacía cuántica antes de que acabe el año

    El gigante de las búsquedas asegura que su chip cuántico suparará al mayor superordenador convencional del mundo antes de 2018, aunque reconoce que el hito aún tendrá mucho trabajo por delante

  3. La computación cuántica logra su propio 'Google' 20 años después de su propuesta teórica

    Han hecho falta dos décadas para conseguir aplicar el algoritmo cuántico de búsqueda que Lov Grover planteó en 1996. Este tipo de algoritmos podrían cambiar, acelerar y abordar nuevas tareas computacionales