.

Biotecnología

La falta de datos, software y talento dispara los precios de la conducción autónoma

1

Por esto acaba de ofrecer Intel 15.300 millones de dólares por Mobileye, una empresa israelí especializada en la visión de máquina y el aprendizaje para coches

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 23 Marzo, 2017

Silicon Valley (EEUU) está desmantelando, rediseñando y reconstruyendo el automóvil. La propuesta de adquisición de Mobileye, una empresa israelí que ofrece tecnologías de visión de máquinas y sistemas avanzados de conducción asistida a automovilísticas, por Intel por más de 14.000 millones de euros revela la gran magnitud de esta transformación. En particular, demuestra el elevado valor de los datos recopilados en carretera en la evolución de la conducción autónoma.

Aunque el precio de la compra podría parecer excesivo, especialmente con tantos actores presentes en el sector de la conducción autónoma, Mobileye tiene algunos puntos fuertes tecnológicos y ventajas estratégicas. También está desarrollando nuevas tecnologías que podrían ayudar a solidificar esta posición.

Mobileye emplea una única cámara, combinada con un chip informático propio y unos ingeniosos programas de software, para proporcionar varias prestaciones avanzadas de conducción asistida. Sus sistemas pueden, por ejemplo, identificar el límite de velocidad a través de las señales viales e identificar vehículos y peatones para activar su sistema de frenado automático.

El profesor David Keith de la Escuela de Negocios Sloan del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) que estudia la adopción de la tecnología en la industria automovilística dice que además de ofrecer una sencilla solución de bajo coste, Mobileye ha amasado una enorme cantidad de datos, algo vital para el aprendizaje automático necesario para la conducción autónoma. "Sus tecnologías son altamente fiables, [ya que han sido] refinadas durante millones de kilómetros de experiencia de conducción, algo que los ordenadores no pueden replicar fácilmente", afirma.

No resulta difícil de ver por qué Intel está interesado en entrar en el mercado automovilístico. Los ordenadores, sensores y conexiones inalámbricas cada vez más capacitados que ahora se encuentran en los vehículos están dando lugar a grandes cambios en esa industria. Mientras tanto, Intel ha ido perdiendo su posición dominante en la industria de los chips a medida que los ordenadores de sobremesa y los portátiles han ido perdiendo importancia y otros tipos de chips se han ido popularizando. Su rival Nvidia ya se ha hecho con una importante cuota del creciente mercado automovilístico.

Foto: La tecnología de Mobileye puede identificar automáticamente las demarcaciones de carril y los bordillos. Crédito: Cortesía de Mobileye.

Keith añade que Intel intentará utilizar su experiencia en hardware para desarrollar sistemas combinados cada vez más sofisticados. Integrará cámaras, sistemas de radar y posiblemente de detección por láser, o LIDAR; todos los elementos necesarios para crear vehículos 100% autónomos.

Si su coche es capaz de identificar una señal de tráfico o un peatón en la carretera, hay muchas probabilidades de que ya emplee uno de los chips de Mobileye para esa tarea. Los sistemas de visión de máquinas de la empresa son una solución sencilla y de bajo coste para obtener una detección sorprendentemente sofisticada. 

La adquisición ofrece a Intel una gran puerta de entrada en el mercado de la conducción autónoma, que promete crecer a medida que la tecnología vaya madurando.

Para su sistema de visión, Mobileye emplea el aprendizaje profundo, una técnica de aprendizaje automático que ha dotado a los ordenadores de nuevas y potentes capacidades en los últimos años. Esto incluye captar imágenes mientras el coche circula y anotarlas para identificar elementos como marcas viales, señales de tráfico, otros vehículos y peatones. Las imágenes alimentan una gran red neuronal, que es refinada hasta que pueda reconocer de manera fiable los elementos relevantes de una imagen. Si el sistema de Mobileye es incapaz de identificar algo, se pueden añadir imágenes nuevas al conjunto de entrenamiento.

No es que su sistema sea perfecto ni todo lo que la conducción autónoma requiere para funcionar. Tesla utilizaba la tecnología de visión de Mobileye para su sistema de conducción semiautónoma, Autopilot, hasta el año pasado. Las empresas pusieron fin a su colaboración después del accidente mortal sufrido por un coche controlado por Autopilot. Tras el accidente, la automovilística criticó el sistema de visión de Mobileye. Pero los ejecutivos de la compañía respondieron que su tecnología no fue diseñada para el uso que Tesla le dio.

Las tecnologías que Mobileye está desarrollando podrían ayudar a los coches autónomos a conducir de forma más segura en el futuro. En diciembre, me reuní con el director tecnológico de Mobileye, Amnon Shashua, y el vicepresidente de tecnología, Shai Shalev-Shwartz. Ambos explicaron que la empresa está empleando el aprendizaje reforzado, una técnica inspirada en cómo los animales aprenden a partir de la experiencia, para enseñar a los ordenadores a conducir de forma segura en situaciones complejas y ambiguas (ver TR10: Aprendizaje reforzado).

Como parte de este esfuerzo, Mobileye está desarrollando un entorno de conducción simulado para habilitar el aprendizaje. Espera que esto se convierta en un entorno estándar para las pruebas de software de conducción autónoma. Los responsables también explicaron que la compañía está colaborando con varias automovilísticas para buscar una forma de compartir los datos recopilados por un precio. Esto podría ayudar a acelerar (literal y figurativamente) los progresos hacia una conducción totalmente autónoma.

El resultado podría ser una transformación del transporte tal y como lo conocemos. De hecho, la perspectiva de una profunda disrupción ha provocado una estampida por hacerse con tecnologías y talentos entre automóvilisticas, proveedores y start-ups.

El director ejecutivo del Centro de Investigaciones Automovilísticas de la Universidad de Stanford (EEUU), Stephen Zoepf, está de acuerdo en que la adquisición de Mobileye por Intel demuestra lo críticos que son los datos y el aprendizaje automático para el futuro de la industria automovilística. Pero añade: "También revela hasta qué grado la demanda de talento está superando a la oferta en el sector de los vehículos autónomos".

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Este proceso reciclaje enzimático podría revolucionar el uso del PET

    La planta de demostración de la 'start-up' francesa Carbios puede descomponer el equivalente a 100.000 botellas molidas en entre 10 y 16 horas. Aunque el coste del subproducto es el doble de caro que el PET virgen, las empresas podrían estar dispuestas a pagarlo para reducir sus emisiones de efecto invernadero

  2. Este implante cerebral da descargas ante síntomas de depresión

    Funciona hasta 300 veces al día, con una duración de seis segundos en cada ocasión. Estos dispositivos personalizados podrían ayudar a quienes han agotado las demás opciones de tratamiento. Los científicos esperan que en el futuro no haga falta cirugía para la estimulación del cerebro

  3. "Las dosis de refuerzo no servirán de mucho ante grupos de no vacunados"

    Siguiendo la estela de otros países, EE.UU. acaba de aprobar la tercera inyección para algunos grupos de ciudadanos. Según la profesora e investigadora Anita Ho, esto no resuelve el problema con la población que aún no se ha vacunado, y alerta que habría que ayudar en la inoculación a las naciones con menos recursos