.

Biomedicina

Los mosquitos condenados a morir para erradicar la malaria ya están aquí

1

Mosquitos que se extingan sólos están siendo criados en laboratorios - pero liberarlos al entorno natural es otra cosa

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 23 Marzo, 2017

Foto: Un voluntario prueba un arma contra la malaria decididamente menos tecnológica - un jabón llamado "Faso Soap" dirigido a repeler a los mosquitos. Crédito: Nabila el Hadad (Getty Images).

En Burkina Faso, Mali, y Uganda se está preparando un nuevo y potente experimento. Un proyecto está intentado liberar mosquitos programados genéticamente para que tanto ellos como su progenie, responsables de transmitir la malaria, se extingan.

Como escribimos el año pasado, el programa Objetivo Malaria fue diseñado para emplear genes dirigidos para reducir drásticamente el número de mosquitos que transmiten la enfermedad en África subsahariana, donde mata a cientos de miles de personas al año. Hasta hace no mucho, era un concepto puramente teórico. Pero ahora los mosquitos modificados con genes dirigidos ya están siendo criados y probados en el laboratorio.

La idea se basa en lo que se conoce como gen egoísta, cuyos efectos dominantes condenan a la población. Este gen se autorreplica a una tasa mucho más elevada de lo normal, por lo que se propaga rápidamente. Objetivo Malaria, que está siendo financiado por la Fundación de Bill y Melinda Gates, está explorando varias formas de emplear esta tecnología. Una de las más prometedoras incluye modificar los mosquitos para que sólo nazcan machos en la siguiente generación. Los mosquitos macho no pican a la gente, y una población sin apenas hembras sería incapaz de reproducirse.

Aún queda mucho camino antes de que los insectos con genes dirigidos sean liberados al entorno natural, pero los planes siguen adelante. Además de seguir desarrollando la tecnología, uno de los mayores desafíos en estos momentos consiste en asegurarse de que la gente que vive en la región entienda la naturaleza del trabajo y lo que hay en juego. Como informa Stat, mucha gente en Burkina Faso cree que la malaria es causa de una mala dieta en lugar de picaduras de mosquito. Los investigadores están encuestando las comunidades como parte de un esfuerzo de educar a los autóctonos sobre cómo funciona la enfermedad y lo que implica Objetivo Malaria.

Poco se sabe sobre las consecuencias ecológicas. En África subsahariana, la malaria es transmitida sobre todo por tres tipos de mosquitos Anopheles. Objetivo Malaria se está centrando en los Anopheles gambiae con el objetivo de reducirlo seriamente o incluso erradicarlo. De las alrededor de 3.500 especies de mosquitos conocidas, eliminar una podría no parecer demasiado importante. Pero jamás se ha hecho. Y nadie sabe si los genes dirigidos, una vez liberados al entorno natural, podrían saltar a otras especies.

Lo que sí se sabe es que la malaria es una enfermedad persistente y mortal que perjudica la vida de millones de personas de todo el mundo. Los genes dirigidos han sido propuestos como una manera de resolver muchos males ecológicos, desde el declive de las aves endémicas hawaianas hasta el exceso de mamíferos invasores en Nueva Zelanda. Con muchas preguntas sin contestar sobre cómo se comportarán los genes dirigidos en la naturaleza, los científicos se sienten comprensiblemente cautelosos respecto a su despliegue. Pero la malaria es una de las mayores amenazas de salud del planeta. Si tenemos la capacidad de eliminarla, la pregunta real debe ser: ¿por qué no deberíamos emplearla?

(Para saber más: Stat, El día que el hombre aprendió a extinguir especies para resolver sus problemas, ¿Hay que liberar mosquitos modificados genéticamente contra la malaria?, Los primeros mamíferos con genes que desestabilizan la evolución ya están aquí)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Se buscan genomas extremos para descifrar qué dice nuestro ADN

    La puntuación de riesgo poligénica del jugador de la NBA Shawn Bradley, de 2,29 metros de altura, confirma que es más alto que el 99,99999 % de la gente. Los investigadores quieren lograr precisiones similares para identificar a las personas con mayor riesgo de padecer alzhéimer e infartos

  2. "Cientos" de crímenes están a punto de resolverse gracias al ADN

    La experta en genealogía genética CeCe Moore lidera una nueva generación de detectives que busca a delincuentes a partir de coincidencias en bases de datos genéticas públicas. Su trabajo ya ha logrado resolver varios delitos y prevé que la tendencia no va hacer más que aumentar

  3. Esta controvertida idea promete hacerle rejuvenecer

    La medicina antienvejecimiento está tan de moda que incluso una cuestionada 'start-up', que dice saber cómo activar la regeneración muscular, ha conseguido inversores. Su propuesta es utilizar una proteína que, según sus pruebas, ha funcionado en ratones. Pero otros estudios externos lo rebaten