.

Robótica

Cu-cú, ¿quién se esconde dentro de la caja y no necesita humanos? Un dron

Una empresa crea una caja robótica que almacena y recarga los drones para que éstos puedan despegar, aterrizar y ponerse a cubierto de manera autónoma

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 12 Enero, 2017

Los drones que pueden volar, orientarse y dirigirse de manera autónoma resultan prometedores para tareas como transportar suministros médicos urgentes y aumentar la eficiencia de los cultivos. Pero para ser realmente independientes, también necesitan despegar, aterrizar y protegerse en tierra sin intervención humana.

La start-up Airmada cree que esta estación robótica terrestre es la solución. 

Crédito: Airmada.

Airmada está desarrollando drones que se comportan como guardias de seguridad autónomos para vigilar instalaciones industriales. Su estación robótica terrestre almacena un dron hasta que éste sea requerido. Entonces se abre y despliega una plataforma de lanzamiento para que el dron pueda despegar.

Airmada asegura que sus drones -y cajas- podrían colocarse en lugares como almacenes e instalaciones similares para que las empresas puedan utilizarlos fácilmente para patrullas de seguridad o responder mucho más rápido cuando salte una alarma. Cada vez que se necesitara la intervención del dron, éste saldría de su caja, volaría hasta el sitio en cuestión y retransmitiría por vídeo y en streaming lo que ocurre al personal de seguridad. 

Una vez terminada su misión, el dron volvería a aterrizar sobre su plataforma de lanzamiento, donde se plegaría y guardaría -él solo- dentro de la caja. Un mecanismo dentro de la caja puede cambiar y cargar la batería del dron.

Crédito: Airmada.

El cofundador y CEO de Airmada, Dan Danay, espera ver en funcionamiento sus drones y estaciones terrestres este año, cuando empiecen a utilizarlos los clientes. La empresa está centrada en el mercado de la seguridad, pero Danay predice que se requerirán sistemas que permitan a los drones despegar, aterrizar y recargarse solo para que algunas de sus usos prometidos, como las entrega por dron, resulten prácticas y baratas a gran escala.

"Los drones comerciales tienen mucho potencial en muchas industrias, pero mientras se necesite contar con un humano sobre el terreno para controlarlo, estarán muy limitados", apunta Danay. "Uno de los principales beneficios de los drones es poder hacer cosas sin mano de obra humana".

Crédito: Airmada.

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Los satélites se comerán unos a otros si no empezamos a retirar los viejos

    Los satélites en desuso pueden permanecer en el espacio hasta 25 años tras el fin de su vida útil. Y cuanto más tiempo estén arriba más probabilidades tienen de chocar con otros. Reducir este plazo a cinco años parece una buena opción

  2. La inteligencia artificial encuentra señales de depresión invisibles para los médicos

    El aprendizaje automático ya es capaz de detectar el trastorno a partir de resonancias magnéticas con una precisión del 75% y también ha descubierto que podrían existir cuatro tipos distintos y los mejores tratamientos en cada caso

  3. Una nueva amenaza a la creatividad humana: llega la máquina capaz de crear coreografías

    A partir de miles de ejemplos de coreografías creadas para el famoso videojuego Dance Dance Revolucion, un ordenador ha aprendido a diseñar sus propios esquemas de baile