.

Robótica

Cuando parecía que Uber lideraba el coche autónomo, Google y Amazon reaparecen

1

Ambos gigantes tecnológicos quieren quedarse con un pedacito de la visión de taxis y camiones autónomos de la empresa de viajes compartidos, y dos nuevas patentes lo demuestran

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 26 Enero, 2017

Uber parece estar liderando el desarrollo de taxis y vehículos de reparto autónomos. Pero un par de patentes demuestran que algunos gigantes tecnológicos como Amazon y Google no tienen ninguna intención de quedarse atrás

Aunque las patentes se han publicado recientemente, ambas fueron solicitadas en 2015. Eso significa que aunque Uber ha estado acaparando los titulares con sus innovaciones durante los últimos 12 meses, el resto de empresas no se ha quedado de brazos cruzados. 

Mientras que Google ya está realizando pruebas con un pequeño servicio de viajes compartidos en San Francisco (EEUU), una de sus nuevas patentes describe planes para vincular vehículos autónomos con apps de viajes compartidos. Y uno de sus mayores problemas es cómo decidir el punto de recogida si el coche autónomo no es capaz de circular de forma segura o precisa hasta al pasajero como lo haría un conductor humano.


Crédito: Kevork Djansezian (Getty Images).

La división de conducción autónoma de Alphabet, Waymo, ahora está centrada en colaborar con empresas automovilísticas para buscar aplicaciones comerciales para su tecnología. Esto significa que ya no tiene planes de desarrollar sus propios vehículos. Pero sí espera empezar a probar los nuevos taxis robóticos Chrysler Pacifica este año.

Este movimiento la enfrentará directamente a Uber, que está probando taxis autónomos en Pittsburgh (EEUU) además de un breve experimento en San Francisco que quedó paralizado. Waymo incluso podría emplear la tecnología descrita en la patente de Google para ayudar a avanzar sus pruebas.

Mientras tanto, una patente solicitada por Amazon describe una forma de que los vehículos autónomos lidien con carriles de tráfico de sentido reversible. Es un truco de gestión del tráfico empleado para optimizar carreteras relativamente estrechas, pero podría confundir a los vehículos autónomos si no son avisados de alguna manera de los cambios.

La solución de Amazon al problema no es tan interesante como lo que significa para la propia empresa. Ya corrieron rumores de que el minorista electrónico había estado desarrollando sus propios planes de vehículo autónomo. Tal medida desde luego encajaría muy bien con su visión general de encargarse tener más peso en la gestión de su propia logística de entrega. La nueva patente le confiere más peso a esa especulación.

Pero, de nuevo, Amazon estaría compitiendo con Uber. La empresa de viajes compartidos ha estado apoyando los semirremolques autónomos desarrollados originalmente por Otto, y también aspira a hacer por el sector del transporte por camión lo que hizo por los taxis al introducir su modelo de ajuste de precios dinámicos en función de las fluctuaciones de la demanda y del suministro al transporte de mercancías.

Uber, por tanto, demuestra pública y decididamente su interés por los vehículos autónomos, y eso hace que parezca que lidera la carrera por automatizar el transporte de personas y productos. Pero tal vez tenga que superar a unos importantes rivales a largo plazo.

(Para saber más: The Guardian, The Verge, El taxi autónomo de Uber me condujo hacia el futuro del transporte, Uber and Amazon Want to Muscle In on the Shipping Industry, Alphabet Sets Up a New Company to Commercialize Autonomous Car Technology)

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Asia lidera el uso de robots mucho más de lo que se creía

    Al analizar el número de autómatas industriales de los países en función de sus salarios, los países asiáticos se ponen muy por encima de Europa y América, que los están incorporando mucho más despacio de lo esperado, lo que podría tener efectos en su futura competitividad

  2. La IA aprende a traducir lenguas muertas automáticamente

    Se trata de un avance extraordinario que podría llegar a descifrar idiomas antiguos que se han perdido. El enfoque se basa en poner límites a la inteligencia artificial más allá de los datos disponibles. El algoritmo ni siquiera necesita saber qué significa cada palabra

  3. Muchos jóvenes y problemas reales: el futuro de la IA está en África

    La comunidad de inteligencia artificial en el continente ha florecido y varios gigantes ya tienen sedes allí. Intentan aplicar la tecnología para solucionar los retos fundamentales a los que se enfrenta su población y enseñar a sus jóvenes para que se conviertan en la próxima generación de profesionales del sector