.

Robótica

La inteligencia artificial roba empleo hasta a los expertos en inteligencia artificial

1

Además de eliminar empleos tradicionales, la IA está empezando a ser capaz de hacer parte del trabajo que hacen los expertos en inteligencia artificial, y hasta lo hace mejor que ellos

  • por Tom Simonite | traducido por Teresa Woods
  • 24 Enero, 2017

Los progresos de la inteligencia artificial (IA) están haciendo que algunas personas se preocupen por que el software quite a los humanos algunos empleos como el de conducir camiones. Ahora, los investigadores líderes están descubriendo que pueden desarrollar software capaz de ocuparse de uno de los aspectos más complejos de su propio trabajo: diseñar software de aprendizaje de máquinas.

En un experimento, unos investigadores del grupo de IA de Google, Google Brain, hicieron que el software diseñara un sistema de aprendizaje de máquinas para someterlo después a una prueba utilizada para evaluar el software que procesa el lenguaje. Los resultados que logró superaron las marcas anteriores registradas por programas de software diseñados por humanos.

Durante los últimos meses, varios grupos más también han informado sus avances para que el software de aprendizaje de máquinas diseñe software de aprendizaje de máquinas. Incluyen investigadores del instituto de investigaciones sin ánimo de lucro OpenAI (que fue cofundado por Elon Musk), el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU), la Universidad de California en Berkeley (EEUU) y el otro grupo de inteligencia artificial de Google, DeepMind.

Si las técnicas emprendidas por la IA se vuelven prácticas, podrían aumentar el ritmo al que el software de aprendizaje de máquinas se implementa en toda la economía. Las empresas actualmente han de pagar un alto precio por los expertos en el aprendizaje de máquinas, que escasean.

El líder del grupo de investigaciones de Google Brain, Jeff Dean, ha comentado que parte del trabajo de tales trabajadores podría verse suplantado por el software. Describió lo que él denominó como "aprendizaje de máquinas automatizado" como una líneas de investigación más prometedoras que su equipo está explorando. 

"Actualmente, la manera en la que se resuelvan los problemas es con experiencia, datos y computación", dijo Dean en la conferencia AI Frontiers en Santa Clara, California (EEUU). Y se preguntó: "¿Podemos eliminar la necesidad de gran parte de la experiencia en aprendizaje de máquinas?"

Un conjunto de experimentos del grupo DeepMind de Google sugiere que lo que los investigadores han denominando como "aprendiendo a aprender" también podría ayudar a aliviar el problema del software de aprendizaje de máquinas requerido para consumir vastas cantidades de datos sobre una tarea específica para poder ejecutarla bien.

Los investigadores pusieron su software a prueba en el desarrollo de sistemas de aprendizaje para múltiples problemas relacionados, como navegar laberintos. Elaboró diseños que demostraron la capacidad de generalizar y de asumir nuevas tareas con menos entrenamiento adicional de lo que suele ser habitual.

La idea de generar un software que aprenda a aprender existe desde hace tiempo, pero los experimentos anteriores no pudieron igualar los resultados humanos. "Es emocionante", afirma el profesor de la Universidad de Montreal (Canadá) Yoshua Bengio, que exploró la idea durante la década de 1990. 

Bengio dice que la mayor potencia computacional disponible actualmente y la llegada del aprendizaje profundo, que ha generado reciente una gran expectación respecto a la IA, están logrando que el enfoque funcione. Pero señala que de momento depende de una potencia computacional tan extrema que aún no es práctico pensar en aligerar la carga, o reemplazar parcialmente, a los expertos en aprendizaje de máquinas.

Los investigadores de Google Brain describen el uso de 800 procesadores gráficos de alta potencia para alimentar el software que elaboró los diseños de sistemas de reconocimiento de imágenes que igualaron los mejores sistemas diseñados por humanos.

El investigador del MIT Media Lab Otkrist Gupta cree que eso cambiará. Junto a varios de sus compañeros en el MIT, planea publicar el software responsable de sus propios experimentos en formato de fuente abierta. En sus trabajo, un software de aprendizaje diseñó sistemas de aprendizaje profundo que igualaron a otros desarrollados por humanos en pruebas estándares del reconocimiento de objetos. 

Gupta decidió trabajar en esto después de dedicar frustrantes horas a diseñar y probar modelos de aprendizaje de máquinas. Cree que las empresas y los investigadores serán capaces de lograr que el aprendizaje de máquinas automatizada sea práctico.

El experto concluye: "Aligerar la carga de los científicos de datos sería un gran resultado. Podría volvernos más productivos, elaborar mejores modelos y nos dejaría tiempo para explorar ideas de nivel más alto".

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Un niño de seis años es más listo que cualquier asistente inteligente, según un nuevo test

    Una nueva prueba asegura poder comparar cualquier tipo de inteligencia, ya sea humana o artificial. Según sus resultados, Siri es el asistente más tonto de todos los analizados, frente al de Google, que es el más listo y demuestra mejoras notables de un año para otro

  2. El hallazgo de hace 30 años en el que se basa toda la inteligencia artificial actual

    La retropropagación nació en 1986, pero no generó avances importantes hasta hace poco. Ahora es la base de las redes neuronales y el aprendizaje profundo, pero dadas sus limitaciones y a falta de otro hallazgo fundamental, puede que estemos al final de una revolución en lugar de al principio

  3. "La inteligencia artificial tiene que estar mucho más centrada en el ser humano"

    Fei-Fei Li lidera los avances en IA tanto en Google como en la Universidad de Stanford. Considera que los próximos grandes pasos de la tecnología estarán centrados en la visión y la comprensión del lenguaje, y pide que haya más mujeres en el campo para evitar que acabe sesgada