.

Biomedicina

Deje de cargar con bolsas y paquetes, este robot le persigue y se los lleva

Gita puede transportar hasta 18 kilos de carga y desplazarse a 35 kilómetros por hora. Tal vez resulte útil en fábricas, pero está menos claro si la gente querrá tener uno detrás mientras pasea

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 10 Febrero, 2017

Crédito: Joshua Matthews.

Dentro de un edificio industrial en Massachusetts (EEUU), veo cómo un robot persigue a una persona a todas partes como un cachorrito.

Este autómata de color azul claro, llamado Gita, es casi esférico, con dos ruedas de tamaño similar a las de una bicicleta de montaña. Un portátil cercano muestra el mundo tal y como lo percibe el robot: una "nube de puntos" representa la forma en 3D de la habitación y del pasillo adyacente, generada mediante una serie de cámaras en el cuerpo del robot.

Gita fue desarrollado por Piaggio, una empresa automovilística italiana que produce varios vehículos ligeros, pero es más conocida por su icónica Vespa. El robot representa una estrategia experimental de transportar cosas. La parte superior se abre, lo que le permite portar unos 18 kilos de peso. La empresa está a punto de empezar a probar Gita en varios entornos industriales, como fábricas y parques de atracciones. Y espera que el robot también resulte atractivo para usuarios a los que les gustaría pasear o salir a correr junto a un asistente robótico. Gita, de hecho, puede llegar a los 35 kilómetros por hora.

El producto es una clara señal de la revolución tecnológica que está sacudiendo el mundo del transporte. Las nuevas tecnologías están transformando aspectos de la movilidad que llevaban décadas estancados, así que el mundo automovilístico está reinventándose rápidamente (ver ¿Quién conducirá el coche del futuro?).

El CEO de la subsidiaria Piaggio Fast Forward, Jeffrey Schnapp, dice que la empresa intenta hacer algo distinto en el área del transporte. El responsable afirma que se le está prestando "mucha atención a los automóviles y los drones, pero hay otros sitios en los que la interacción humano-máquina tiene sentido".

Piaggio creó Piaggio Fast Forward hace 18 meses. Su misión consiste en experimentar nuevos modos de transporte y nuevas tecnologías. Los sensores, sistemas de control y de propulsión eléctrica presentes en el nuevo robot podrían resultar cruciales para futuros productos de Piaggio, según el director de la junta de Piaggio Fast Forward, Michele Colaninno. El nuevo robot también es una extensión natural de las scooters de tres ruedas que Piaggio fabrica para uso comercial.

Aun así, como sucede con muchas de las nuevas ideas que las empresas de transporte están probando, como los taxis autónomos, los camiones semiautónomos y los drones de entrega, la tecnología responsable y sus aplicaciones potenciales aún no están claras. Gita podría resultar útil en algunos entornos, tal vez para los que tengan que acarrear cosas para entregarlas, pero si el robot gustará a los consumidores a pie de calle es otro cantar. Aunque Gita incluye un sistema de detección de obstáculos y puede frenar rápidamente, no resulta difícil imaginárselo chocando con personas en un carril bici.

Gita mantiene el equilibro mientras se desplaza, lo que permite que su carga siempre viaje nivelada. Y puede operar durante ocho horas y recargarse mediante una toma eléctrica normal. Tiene tres modos distintos: seguir a alguien, conducir de forma autónoma y formar un pelotón con otros Gita. La empresa no ha anunciado un precio.

Tal vez lo más interesante sea su tecnología de sensores. En lugar de sensores más caros como LIDAR, que hace rebotar un láser sobre objetos para generar una imagen en 3D, el robot mapea su entorno con cámaras de vídeo. Para ello compara imágenes captadas en distintos momentos y se fija en las diferencias para inferir la estructura tridimensional de una escena. Para ello, Gita emplea una cámara estereoscópica y varios ojos de pez más para proporcionar una vista de 360º de los alrededores del robot. Schnapp dice que el sistema de mapeo por vídeo puede ser menos fiable bajo condiciones de iluminación escasa o mal tiempo, y están considerando añadir una fuente de iluminación para abordar ese problema.

Y para seguir a la gente, Gita compara su visión del mundo con la que capta un conjunto de cámaras que el usuario lleva en un cinturón. Esto permite al robot seguir la ruta de una persona mucho después de que esa persona la haya recorrido. Aunque, sinceramente, al llevar el cinturón el usuario parece un poco pardillo.

Piaggio no ha confirmado cuándo saldrá a la venta, y desde luego aún hay que pulirlo un poco. Pero podría no faltar mucho para ver a los primeros ayudantes robóticos persiguiendo a sus dueños por las aceras y carriles bici.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El tamaño y el calor, los desafíos de ARM para colocar chips dentro del cerebro

    El consumo energético y el tamaño son los principales desafíos a los que se enfrenta la empresa para llegar a desarrollar chips capaces de interpretar las señales cerebrales y revertir la parálisis, algo para lo que ya ha cerrado acuerdos de investigación con universidades

  2. El genoma, un Santo Grial para detectar enfermedades que todavía nadie domina

    Aunque la secuenciación de la información genética de una persona ofrezca muchos datos, no todos se comprenden ni todos los médicos los interpretan de la misma manera. Algunos pacientes siguen buscando una respuesta a la desconocida enfermedad que les atormenta

  3. Google se cuela en las heces, el sueño y hasta las lágrimas de 10.000 voluntarios

    Su filial de salud les monitorizará durante años para encontrar nuevos patrones para predecir y tratar enfermedades. Se trata del estudio de salud más ambicioso y complejo realizado hasta la fecha y podría revolucionar nuestra comprensión sobre el cuerpo humano