.

Móvil

Sony se alza con el trono de la realidad virtual mientras Facebook se descalabra

1

Como predijimos en el pasado, el precio asequible y la comodidad de ejecutar la tecnología con una consola que ya tiene mucha gente están siendo los grandes impulsores de la venta de cascos

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 14 Marzo, 2017

Crédito: Tomohiro Ohsumi (Getty Images).

La realidad virtual (RV) está siendo sometida a una votación popular en la que los consumidores votan con la cartera.

Las ventas de cascos de RV están siendo innegablemente lentas, principalmente a causa de los prerequisitos de hardware  y la falta de contenidos superventas. Pero por fin parece que algunos fabricantes se están alzando sobre el resto y otros no hacen más que luchar por salir adelante.

En la categoría de un rendimiento claramente malo está Oculus, la empresa de RV adquirida por Facebook por casi 2.900 millones de euros en 2014. El mes pasado, tomó la determinación de paralizar su proyecto de estaciones de demostración en tienda tras la falta de interés mostrada por los consumidores. Ahora, en una puja por estimular la adopción, ha reducido el precio de su casco Rift y los controladores de movimiento en unos 190 euros. Ahora el conjunto cuesta un total de 570 euros.

Mientras tanto, The New York Times informó recientemente de que las ventas del casco Sony Playstation VR, que cuesta unos 475 euros con controladores incluidos, han superado incluso las expectativas de la propia empresa. Había vendido más de 915.000 unidades a fecha del 19 de febrero, unos cuatro meses después del lanzamiento del hardware. Eso la posiciona para superar con creces el objetivo interno de vender un millón de cascos durante los primeros seis meses.

La noticia no debería sorprender demasiado. Nuestra propia Rachel Metz predijo esta situación el pasado mes de junio. En ese momento, argumentó que el dispositivo de Sony tenía dos ventajas principales frente a Oculus y HTC: primero, de por sí resulta más asequible; segundo, su operación sólo requiere una consola de videojuegos PlayStation 4 de 350 euros, que mucha gente ya posee, en lugar de un potente ordenador de sobremesa.

Las noticias de Sony y Oculus sugieren que teníamos razón: el precio y la capacidad de operar el casco con hardware de apoyo del que ya se dispone (o resulta asequible), forman una potente combinación para los interesados en la RV. Está claro que Oculus se da cuenta de ello. El año pasado anunció que está desarrollando un prototipo que no necesitaría estar físicamente conectado a un ordenador, pero no está claro cuándo estará disponible

Mientras tanto, esperará que su precio reducido pueda convencer a los consumidores para darle una oportunidad. La realidad podría acabar siendo bien distinta.

(Para saber más: New York Times, Reuters, La fama de Playstation 4 puede convertir a Sony en rey de la realidad virtual, Un coste prohibitivo y la falta de contenidos lastran el gran año de la realidad virtual, Tras días sin usuarios, Oculus cierra sus estaciones de prueba de realidad virtual)

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. El reconocimiento facial es sólo el principio. La siguiente para del 'smartphone' está en el iris

    Las generaciones del futuro se reirán de los patrones y los códigos PIN para desbloquear un teléfono. El reconocimiento facial del iPhone X marca el inicio de una nueva tendencia en la que los dispositivos serán capaces de identificar al usuario por rasgos como el iris

  2. Un ataque ultrasónico podría hacerse con el control de tu asistente por voz

    Un grupo de investigadores chinos desarrolla una forma de activar y manipular asistentes virtuales controlados por voz a partir de ultrasonidos y sin que el usuario lo pueda detectar

    Una persona utiliza el teléfono móvil
  3. Troles virtuales: el anonimato que limita la realidad virtual

    Los comportamientos inadecuados y el abuso amparados en el anonimato propician la falta de responsabilidad y limitan el potencial de la realidad virtual social

    Ilustración del rostro de Mary Mossey