.

Negocios

"Las ideas de los que clonan mis productos valen más que eliminarlos con demandas"

El emprendedor Bunnie Huang comparte en internet los diseños del hardware de sus productos para que cualquiera pueda mejorarlos, lo que le da nuevas ideas que le ayudan a seguir emprendiendo

  • por Elizabeth Woyke | traducido por Teresa Woods
  • 15 Marzo, 2017

Foto: Bunnie Huang. Crédito: Scott Torborg.

El emprendedor en serie Andrew 'Bunnie' Huang cree que las empresas de productos de consumo deberían hacer públicos sus diseños de hardware para que cualquiera pueda estudiarlos y modificarlos. Ya lo ha hecho en múltiples start-ups (Chumby, Novena y Chibitronics) y ha compartido su experiencia en un libro que acaba de publicar, The Hardware Hacker: Adventures in Making and Breaking Hardware (El hacker de hardware: Las aventuras de hacer y romper hardware). Habló con MIT Technology Review sobre las ventajas de fomentar la comunidad entre clientes, cómo la ley de Moore afecta el hardware de fuente abierta y las prácticas de fuente abierta en China.

Lo que sigue a continuación es una versión editada y condensada de esa conversación.

Ha construido tres plataformas de hardware abierto durante la última década (Chumby, Novena, Chibitronics) para un dispositivo de entrega de contenidos habilitado por wifi, un portátil de fuente abierta y un conjunto de circuitos electrónicos de quita y pon para manualidades y fines educativos. ¿Por qué y cómo trasladó a estos negocios la cultura de la fuente abierta para que su código fuente y sus diagramas estuvieran disponibles para el público?

Aprecio el valor de saber las opiniones que la gente tiene de mis productos y de comprobar qué pueden hacer con ellos. El valor de los diagramas [de producto] y el circuito impreso es diminuto frente al de la cadena de suministro al completo. Al compartir los diagramas y el circuito impreso y la propiedad intelectual del código fuente invito a los clientes a tener una conversación acerca de cómo debería ser el producto. No soy un genio, no soy un profesional de marketing, entonces ¿por qué debería decir: "Así es como debes utilizarlo"? Al incluirles en la conversación, los clientes pueden encontrar usos para mi producto que jamás imaginé, algo que me parece genial. Aprendo de eso y me ayuda a dirigir el producto a los clientes que realmente lo adoptan y utilizan. [Es] una bonita manera de crear un ecosistema y de involucrar a clientes apasionados que [forman] el núcleo de tu negocio.

Pocas empresas hacen públicos sus productos, pero usted cree esto cambiará. ¿Por qué lo cree? Y, ¿por qué cree que la ralentización de la ley de Moore es buena para las prácticas de hardware abierto?

La ralentización de la ley de Moore significa que vamos a empezar a encontrar más infraestructuras que no cambian. Durante las últimas dos o tres décadas, la tecnología ha avanzado tan rápido que [las empresas] tenían que crear múltiples equipos paralelos para mantener el ritmo de la ley de Moore. Resultaba más fácil limitarse a perseguir la ley de Moore que invertir en [construir] una comunidad.

Durante la década de 1990, conservar un portátil durante cinco años era una locura, pero ahora tengo portátiles de cinco años que funcionan perfectamente. [Eso proporciona] tiempo para que una comunidad de fuente abierta crezca porque no se persigue siempre un objetivo en movimiento, y no daña tanto a una empresa si, unos meses después de publicar sus cosas, alguien empieza a clonarlo. Es como: "Vale, bien, de todas formas lo vamos a estar fabricando durante años". Tener la oportunidad de que estos clonadores me den ideas con las que puedo mejorar mi producto vale mucho más que intentar eliminarlos a base de demandas. 

Hablemos también de la comunidad de fuente abierta china que usted denomina gongkai, que es una adaptación de la palabra "abierta". [En su libro] describe esta comunidad como "gente que comparte documentos protegidos por derechos de autor, como esquemas de dispositivos, no necesariamente conforme a la letra de la ley". ¿Cómo difiere la fuente abierta en China de la fuente abierta en Occidente?

Acuñé el término gongkai porque ya existe una palabra china para fuente abierta, que se refiere específicamente a la construcción legal. Me gusta emplear la palabra gongkai porque señala el hecho de que [esta gente] está compartiendo, pero no al pie de la letra de la ley. Creo que lo interesante del ecosistema [gongkai] es que evolucionó junto a internet. Muchas personas chinas que estaban diseñando móviles y otras cosas no fueron adoctrinadas sobre cómo la propiedad intelectual occidental debería funcionar. Así que tuvieron que encontrar un sistema que permitiera la innovación y también se aprovechara del hecho de que [existía] internet.

El [sistema de patentes] de estilo estadounidense es muy antiguo y reconoce que una única persona de todo el mundo que ha elaborado una idea tiene un monopolio de 20 años de duración. No parece demasiado afín al estilo de internet.

Una cosa realmente clave que permite que el ecosistema gongkai funcione es que básicamente todos o sino sus familiares tienen una fábrica. [En China] no se monetizan mediante una licencia de propiedad intelectual y demandas. Monetizas algo al colocarlo en Taobao, que es la versión china de Amazon.com, y venderlo más rápido que el resto.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Los quioscos inteligentes se están convirtiendo en el cerebro de la ciudad del futuro

    Nueva York y Londres están instalando estas infraestructuras para ofrecer conectividad a sus ciudadanos, pero podrían llegar a ofrecer información ambiental, rutas de tráfico, datos sobre eventos locales y hasta vigilar todo lo que pasa a su alrededor

  2. Las empresas de ciberseguridad se ofrecen a pagar el pato si hackean a sus clientes

    No es justo que una compañía que contrata a una empresa de ciberseguridad sufra todas las consecuencias en caso de ciberataque. Así que los responsables de seguridad están empezando a ofrecer programas de garantía (que además les distinguen de la competencia)

  3. La economía 'freelance': las empresas ganan a costa de los derechos del trabajador

    Un informe del Gobierno de Reino Unido calcula que las compañías se están aprovechando de un millón de personas sujetas a trabajos esporádicos a las que controlan como empleados pero tratan como si no existiera una relación laboral y valora una nueva figura de contratista dependiente