.

Computación

Camarero, ¿la sopa lleva fungicida?

1

Un grupo de científicos en Canadá ha desarrollado una varilla capaz de medir los niveles de pesticida en la comida y la bebida.

  • por David Ewing Duncan | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 06 Noviembre, 2009

La ciencia de la biodetección continúa desarrollando
nuevas tecnologías para informar a los gobiernos, las industrias y los
individuos acerca de los componentes químicos que llegan al medio ambiente--para
después llegar a nosotros--y que no deberían acabar ahí.

La mayoría de estas técnicas de detección son caras
y complejas, y pueden tardar horas o días antes de producir resultados. Lo sé
porque he pasado por pruebas de laboratorio para detectar mis niveles de
cientos de toxinas químicas--pesticidas, metales, retardadores de llamas y
muchos más--e incluir los resultados en un artículo publicado en 2006.

Un equipo de químicos de la Universidad McMaster de
Ontario acaba de publicar un estudio en Analytical Chemistry que describe una
nueva forma de biodetección que utiliza un papel tratado y colocado sobre
varilla, que es capaz de identificar trazos de pesticidas en la sopa de pollo
que estás a punto de comerte, o en la primera taza de café que te bebes por la
mañana.

Esto es lo que figura en el informe de R&D:

Los científicos describen el desarrollo de una nueva
tira de pruebas basada en papel que cambia de color dependiendo de la cantidad
de pesticida presente. En los estudios de laboratorio, usando comida y bebida
contaminada a propósito con pesticidas comunes, las tiras de prueba
identificaron con éxito cantidades minúsculas de pesticida. Señalan que las
tiras de prueba, que dieron los resultados en menos de cinco minutos, podrían
ser de especial utilidad en los países en desarrollo o en aquellas áreas
remotas sin acceso a equipamiento de pruebas de alto coste ni a electricidad.

A medida que estas herramientas de medición de toxinas producidas por
humanos sean más sencillas y baratas, se espera que la obtención de los datos
proporcione una imagen más clara de los verdaderos niveles de contaminantes en
el medio ambiente, así como dentro de nosotros mismos. También acelerará los
intentos por comprender mejor cómo interactúan las toxinas con los cuerpos y
las células a nivel molecular--incluyendo la interacción de genes y toxinas que
puede que contribuyan o no al aumento de ciertas enfermedades como la leucemia
en los niños y el cáncer cerebral.

¿Hay que echarle la culpa a los pesticidas y al resto de
contaminantes? Aún no lo sabemos--aunque desarrollos como éste nos ayudarán a
descubrirlo.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. La desconexión de Tonga expone la debilidad de internet en el mundo

    La explosión de un volcán submarino ha incomunicado digitalmente al pequeño estado, y pueden pasar semanas hasta que el problema se arregle. Aunque, gracias a la redundancia, Occidente resistiría ante una situación similar, el desastre refleja la fragilidad de algunas de las partes más externas de la red

  2. Cómo convertir el cálculo vectorial en simples diagramas tipo Feynman

    El científico revolucionó la física de partículas con sus representaciones gráficas. Ahora los matemáticos quieren hacer lo mismo para el cálculo vectorial, y parece que lo han conseguido

  3. El 'big data' puede ayudar a resolver el problema del agua en Pakistán

    La ciudad más poblada del país, Karachi, pierde miles de millones de litros diarios por una mala gestión del recurso. Ayudar a los agricultores a ahorrar el agua en los alrededores podría mejorar la producción y salvar a los ciudadanos