.

Negocios

Los robots han destruido casi 700.000 empleos en EEUU en menos de 30 años

1

Un estudio revela que el sector más afectado es la fabricación y que la automatización también está reduciendo los salarios. Sin embargo, los líderes políticos no parecen demasiado preocupados por un problema que no hace más que crecer

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 11 Abril, 2017

Crédito: Geoff Caddick (Getty Images).

La idea de que la automatización no está perjudicando los empleos estadounidenses es sencillamente falsa, según un nuevo análisis recién publicado del impacto de los robots en la fuerza laboral.

Según el secretario del tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, la automatización no se encuentra a punto de desplazar trabajadores estadounidenses. Hablando la semana pasada con Axios, dijo que el fenómeno "ni siquiera está en nuestro radar", añadiendo que faltan "entre 50 y 100 años o más" para tales efectos.

Desafortunadamente para Mnuchin, eso simplemente no es cierto: el efecto ya lleva varios años haciéndose notar. Pero hasta ahora, han existido pocas pruebas para poder cuantificar exactamente cuántos empleos se han visto afectados por la llegada de robots a fábricas y almacenes de todo el país.

Ahora, como si se hubiesen puesto de acuerdo, un nuevo informe de trabajo publicado por la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas de EEUU rastrea los efectos de los robots de trabajo sobre el mercado laboral. Nos proporciona algunas cifras para demostrar cómo la automatización está afectando al desempleo y los sueldos.

La investigación, que fue realizada por Daron Acemoglu del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) y Pascal Restrepo de la Universidad de Boston (EEUU), estudio los efectos el aumento del uso de robots industriales entre 1990 y 2007. Durante ese período, Acemoglu y Restrepo encontraron que hasta 670.000 empleos fueron eliminados de los mercados laborales locales de EEUU debido a la llegada de robots, habiéndose visto golpeado más duramente el sector de la fabricación.

El análisis, que fue ajustado para efectos como la globalización y la demografía, también demuestra que, en líneas generales, un robot adicional por cada 1.000 empleados redujo el empleo en 5,6 trabajadores y redujo los sueldos en alrededor de un 0,5%. Esas cifras eran peores para algunas áreas concretas fuera de grandes cuidades.

Tal vez lo más importante, no obstante, sea lo que significa todo esto para el futuro. Como señalan Acemoglu y Restrepo en su trabajo, aún existen relativamente pocos robots dentro de la economía de Estados Unidos. Mientras que resulta díficil extrapolar sus hallazgos con precisión, los efectos sobre el empleo y los sueldos serán percibidos de manera más pronunciada al seguir proliferándose los robots.

Como le contó Acemoglu a MIT Technology Review este año, los líderes políticos "en absoluto están preparados" para abordar este problema - algo que los comentarios de Mnuchin dejan demasiado patente. 

(Para saber más: National Bureau of Economic Research, Axios, De cómo la tecnología está destruyendo el empleo, "El ritmo implacable de la automatización" (y el futuro del empleo), El pueblo que cambió las fábricas de telares por robots para sobrevivir )

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. EE. UU. responsabilizará a las tecnológicas de las 'fake news' y el sesgo algorítmico

    Un nuevo proyecto de ley intenta obligar a los gigantes a que controlen sus productos de inteligencia artificial para evitar la discriminación y la desinformación. El mayor problema sigue siendo que solo unos pocos políticos entienden de verdad la tecnología y sus posibles consecuencias negativas

  2. Las actuales medidas contra la falta de diversidad en IA no sirven

    La proporción de mujeres y miembros de minorías entre el profesorado, los conferenciantes y los investigadores de inteligencia artificial es irrisoria. Un nuevo informe denuncia que limitarse a aumentar su presencia no funciona porque la estrategia no aborda la raíz de estas desigualdades

  3. Microsoft pide al resto de gigantes que se responsabilicen de sus tecnologías

    Reconocimiento facial intrusivo e incorrecto, accidentes de coches autónomos... la industria tecnológica se ha demostrado incapaz de prever los peligros de sus creaciones. La compañía está enfocada en su propia autorregulación y pide a empresas y gobiernos que hagan lo mismo