.

Energía

Este aparato extrae litros de agua del aire y sólo necesita luz solar para funcionar

1

El dispositivo, que en cada gramo presenta una superficie equivalente a un campo de fútbol, es capaz de aprovechar la humedad ambiental para sacar varios litros de agua cada día incluso en condiciones prácticamente desérticas

  • por James Temple | traducido por Teresa Woods
  • 19 Abril, 2017

Los científicos han desarrollado un dispositivo capaz de extraer agua del cielo del desierto que funciona únicamente con los rayos de sol. Esperan que una versión de la tecnología pueda proporcionar agua potable en algunas de las partes más secas y pobres del planeta.

El dispositivo se basa en un nuevo e innovador material capaz de albergar grandes cantidades de agua en sus poros. Según un estudio publicado en la revista Science este mes, un kilogramo del material puede capturar varios litros de agua cada día con niveles de humedad del 20%, un valor típico en regiones áridas.

La tecnología podría ayudar a abordar un problema cada vez mayor. Un informe publicado el año pasado en la revista Science Advances descubrió que 4.000 millones de personas, casi la mitad de ellas en la India y China, se enfrentan a "una grave escasez de agua durante al menos un mes al año". Eso significa que la escasez hidríca a afecta a dos tercios de la población mundial. Se cree que estas sequías y sus conflictos asociados serán cada vez más comunes en muchas partes del mundo a medida que aumente el cambio climático.

La tecnología es obra de un equipo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) en colaboración con el laboratorio de Omar Yaghi en la Universidad de California en Berkeley (EEUU). El componente clave es una prometedora clase de materiales sintéticos porosos llamados marcos organometálicos, que están compuestos por moléculas orgánicas unidas con átomos de metal, de la que Yaghi es pionero (ver A Better Way to Capture Carbon). El tamaño y la naturaleza química de los poros del material pueden ser personalizados para retener determinados tipos de moléculas y permitir que traspasen los poros de forma selectiva. El material también tiene una enorme superficie, de la orden de un campo de fútbol por gramo, que lo permite adherirse a una gran cantidad de partículas.

Foto: Las imágenes del condensador del dispositivo con el paso del tiempo (a la derecha, de arriba hacia abajo) muestran un aumento regular de gotitas de agua a lo largo del día. Crédito: Cortesía del MIT.

En este caso, los científicos emplearon una versión del material desarrollada anteriormente que Yaghi optimizó para capturar moléculas de agua de manera eficiente. El prototipo se adhiere al agua por la noche o a la sombra. Pero durante el día, la luz solar que entra en contacto con el material proporciona suficiente energía para convertir las moléculas de agua en vapor que sale de los poros del material y se dirige a un depósito acrílico adyacente. Un condensador colocado al fondo del depósito recoge las gotas de agua y las canaliza hacia una cámara inferior, desde la cual se puede extraer agua limpia.

El proceso es totalmente pasivo, por lo que no requiere paneles solares, baterías ni fuentes energéticas adicionales. Las tecnologías anteriores de este tipo estaban limitadas a zonas con niebla u otras condiciones altamente húmedas. El equipo planea seguir mejorando su tecnología, pero su versión actual "no dista tanto" de convertirse en un producto viable, según la directora del laboratorio de investigación de dispositivos del MIT, Evelyn Wang. Señala que el gigante químico alemán BASF ya fabrica materiales de este tipo en masa y a precios cada vez más asequibles.

Yaghi afirma que la tecnología podría ser emparejada con paneles solares u otros equipos para impulsar la producción de agua para fines industriales o agrícolas. Pero la gran esperanza, asegura, es que estos dispositivos se popularicen en los hogares de las regiones más pobres del mundo. Eso permitiría a las familias obtener su propia agua de forma fiable en lugar de tener que racionar la que son capaces de llevar a cuestas.  

Energía

  1. El futuro más negro del cambio climático es también el más probable

    Una nueva investigación en Nature revela que las alteraciones del clima vividas hasta ahora encajan mejor con los peores pronósticos de los expertos. Si esta tendencia se mantiene, es muy posible que las temperaturas aumenten cerca de 5° C para fines de siglo

  2. El calentamiento global actual ya está reduciendo las futuras capacidades de nuestros hijos

    Sufrir olas de calor e incluso temperaturas superiores a los 32º C durante el primer año de vida merman el desarrollo cognitivo de los más pequeños, lo que se asocia a una menor capacidad adquisitiva en su vida adulta, según un nuevo estudio publicado en 'Nature'

  3. Fotogalería: Los espejos que pueden estar a punto de reinventar el aire acondicionado

    Nos colamos en el centro de pruebas de SkyCool, cuyos materiales avanzados explotan fenómenos físicos para enfriar el entorno y enviar el calor sobrante directamente al espacio. Estos paneles podrían reducir las necesidades eléctricas de refrigeración de un edificio de oficinas en un 21% en verano