.

Móvil

A falta de compradores, Google pone su reloj inteligente al servicio de la ciencia

1

El aparato sólo muestra la hora y la fecha al usuario, pero recopila muchos datos de salud que serán empleados en grandes investigaciones para monitorizar a enfermos de Parkinson e incluso a personas sanas para detectar patrones

  • por Antonio Regalado | traducido por Teresa Woods
  • 28 Abril, 2017

Verily Life Sciences, la spin-off de salud del gigante de las búsquedas Google, ha presentado un reloj de seguimiento de salud que formará parte de estudios médicos a gran escala.

El dispositivo, conocido sencillamente como "Study Watch" (reloj de estudio), tiene el aspecto de un reloj de muñeca normal y una pantalla de tinta electrónica de bajo consumo.

Con este reloj, Verily afirma que puede recopilar los datos fisiológicos de los voluntarios de manera discreta y no invasiva. Según Verily, el dispositivo obtiene información del ritmo cardíaco, del electrocardiograma y del movimiento, además de una medida de la conductividad eléctrica de la piel. También detecta la luz y los ruidos ambientales.

El reloj no se pondrá a la venta, ya que ha sido concebido como "dispositivo de investigación" para estudios clínicos, incluido "Baseline", un proyecto que Verily planteó hace mucho tiempo para descubrir biomarcadores a través del seguimiento miles de personas sanas y también cuando enfermen.

Verily no está buscando la aprobación de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos para comercializar el reloj como dispositivo médico. En una actualización de blog, la empresa afirma: "En el futuro planeamos incorporar Study Watch en un amplio conjunto de aplicaciones de salud". MIT Technology Review tuvo acceso a una versión del reloj  por primera vez en septiembre. El aparato estaba en la muñeca del director técnico de Verily, Brian Otis, quien lo describió como una iniciativa para desarrollar un rastreador más práctico.  

En su actualización, Verily añade que, aunque ya existen muchos dispositivos portables en el mercado, la empresa tenía una "necesidad específica que no encontraba en la oferta actual. Concretamente, la recopilación escalable de conjuntos de datos ricos y complejos durante estudios clínicos y de observación".

El problema de la mayoría de los portables es que la gente no siempre los lleva puestos, especialmente cuando se trata de relojes inteligentes muy grandes. Así que cualquier aparato, por bueno que sea, resulta inutil si se queda en la mesita de noche. Para facilitar su uso, Verily afirma que la batería de su reloj aguantará hasta una semana entre cargas y podrá almacenar datos brutos producidos durante el mismo período, por lo que no es necesario sincronizarlo tan a menudo.

El reloj tiene un procesador capaz de gestionar y encriptar los datos del portador y su software puede ser actualizado "por el aire", según Verily.

La mayor novedad técnica del Study Watch parece ser su capacidad de recopilar los datos de un EEG, o electrocardiograma, que puede revelar anormalidades cardíacas. Suelen ser los hospitales quienes toman esas medidas, y para ello deben cubrir a una persona con una docena de electrodos que se adhieren a la piel con pegamento. Pero también es posible recoger una señal de resolución más baja a partir de tan solo dos contactos eléctricos. Con este reloj, por lo visto esto sucede cuando el usuario toca la carcasa metálica con su otra mano.

Actualmente no hay demasiada confianza en que las empresas tecnológicas gestionen datos de salud ni en sus proyectos de salud de consumo o apps. La mayor parte ha fracasado o no ha generado el interés esperado. Así que las empresas están dándose cuenta de que participar en investigaciones y ganarse a los expertos para que hagan de intermediarios de confianza es una opción mejor para empezar.

A partir de 2015, por ejemplo, Apple lanzó marcos para iPhone que los investigadores pueden emplear para ejecutar estudios de investigación mediante el teléfono. Y también animó a los hospitales a empezar a desarrollar apps de rastreo de salud. El Apple Watch de la empresa de Cupertino (EEUU) también mide el ritmo cardíaco y lo ejecutivos a veces han publicitado casos en los que los usuarios han sido alertados a emergencias médicas mediante lecturas inusuales. Pero hasta ahora, ni Apple ni ninguna otra empresa se ha atrevido a afirmar que un reloj pueda diagnosticar ninguna enfermedad.

En el caso de Verily, el reloj ni siquiera permite a los usuarios visualizar sus datos. Los únicos datos del reloj de Google que ve el usuario son la fecha, la hora y algunas instrucciones.

Verily ha anunciado amplios planes de salud. Ha llegado a acuerdos con otras empresas para desarrollar sensores de glucosa, lentillas de contacto inteligentes, dispositivos bioelectrónicos y hasta un esfuerzo secundario para controlar mosquitos. La mayoría de estos esfuerzos coinciden en el uso de electrónica ultrapequeña y la recopilación de datos a gran escala, una combinación en la que Verily ha encontrado su foco para los cuidados médicos.

Con Study Watch, Verily dice que su objetivo consiste en desplegar una herramienta "altamente escalable" que pueda ser empleada para estudios poblacionales, en los que podrían participar miles de personas.

La empresa afirma que el reloj será utilizado en el Proyecto Personalizado de Parkinson, un estudio de dos años que rastreará la progresión de la enfermedad entre pacientes en Holanda. También será utilizado en su estudio Baseline, que intentará hacer un seguimiento a entre 10.000 y 20.000 personas inicialmente sanas.

El neurólogo director del Centro de Parkinson del Centro Médico de la Universidad de Radboud en Holanda, Bastiaan Bloem, dice que el estudio del párkinson, que empezará en junio, seguirá a 650 voluntarios con un enfoque de buscar "todo lo que se pueda medir", incluidos escaneos cerebrales y análisis de sangre.

El experto considera que el reloj ofrece "una manera emocionante de rastrear a la gente las 24 horas desde casa", incluido lo bien o mal que duerme. Nadie ha obtenido lecturas detalladas del sueño o del ritmo cardíaco a largo plazo de tantos pacientes de párkinson antes. Bloem detalla: "Sabemos que uno de los primeros síntomas más comunes es la variabilidad del ritmo cardíaco. Pero sólo la medimos en hospitales. Y el sueño es algo que simplemente no se puede medir en un hospital".

Verily cederá 650 relojes y dinero en efectivo al estudio de unos 12 millones de euros, que también está siendo respaldado con fondos del Gobierno holandés. Bloem dice que todos los datos estarán disponibles pero que "Verily tendrá que desentrañar la información para desarrollar algoritmos".

Bloem espera que los datos permitan clasificar a los enfermos de párkinson en subtipos que podrían beneficiarse de distintos tratamientos. El responsable matiza: "Esperamos obtener un fenotipo detallado, la gente como usted, un hombre pelirrojo de 50 años, tendrá este resultado o ese otro, pero sólo si hace ejercicio".

Bloem dice que los pacientes que probaron prototipos del reloj afirmaron que estarían dispuestos a llevarlo puesto, entre otras cosas porque parece normal y corriente. El médico concluye: "Trabajamos con muchos portables, pero este destaca en términos de facilidad de uso y aspecto".

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. El 'big data' alerta de que la paz actual es más frágil de lo que creemos

    El análisis demuestra que los conflictos bélicos siguen la distribución de ley de potencia. Por eso, aunque las guerras son cada vez menos comunes, también son cada vez más destructivas. Bajo este enfoque, la probabilidad de que se produzca una batalla violenta en el futuro es incómodamente alta

  2. Así rugen los nuevos motores de SpaceX para llevar turistas a la Luna

    El "rediseño radical" de los motores del cohete Raptor podrían por fin cumplir la promesa de Elon Musk de empezar a llevar a pasajeros al satélite e incluso a Marte. Si todo va bien, a final de año el cohete empezará a volar en altitudes bajas 

  3. 'Stablecoins': la clave para que las criptomonedas dominen las finanzas

    Cada vez más expertos ven en las monedas digitales con precio estable la mejor solución para impulsar la adopción de aplicaciones financieras basadas en 'blockchain'. Pero la tecnología todavía tiene que demostrar su eficacia en el mundo real