.

Móvil

Tu avatar virtual ya imita tus expresiones gracias a esta máscara facial con electrodos

1

Puede que aumentar la personalidad de los personajes virtuales sea el elemento que falta para popularizar la tecnología. O tal vez no, al fin y al cabo hay que añadir un elemento más a los ya pesados y grandes (y caros) cascos

  • por Rachel Metz | traducido por
  • 27 Abril, 2017

Tej Tadi está muy emocionado con la almohadilla facial de gomaespuma que incorpora el casco de realidad virtual (RV) que hay en la mesa de su despacho.

Es el tipo de almohadilla común y corriente presente en muchos tipos de aparatos para la cabeza. Pero el de su start-up, MindMaze, es diferente. Incorpora electrodos para poder detectar las señales eléctricas asociadas con los movimientos de los músculos de la cara, y está conectado a un ordenador donde un programa de software analiza estas señales para reproducir las expresiones faciales del usuario en un avatar virtual.

Llamada Mask, Tadi cree que podría conseguir que los personajes virtuales hagan muecas, sonrían y arqueen las cejas sin tener que meter más elementos al casco. Considera el hecho de que los usuarios puedan expresas sus emociones en el entorno virtual e interactuen con otros usuarios aumentará el interés del público por esta nueva tecnología y la hará más eficaz.

Tadi detalla: "La única manera de hacerlo es volver a introducir emociones en el juego. ¿Eso nos hace humanos, no? Las pistas no verbales".

Por ahora, la mayoría de los consumidores sigue poco dispuesta a gastarse el dinero en cascos de realidad aumentada y virtual. Las razonces son varias: son molestos de llevar, aún no disponen de muchas aplicaciones claras y pueden resultar aislantes, por nombrar algunas.

MindMaze, con sede en Suiza, ha recaudado casi 100 millones de euros y ya ofrece hardware de realidad virtual que combina prestaciones como juegos, el rastreo de movimiento y monitorización de señales cerebrales para apoyar la rehabilitación de víctimas de ictus. De hecho este sistema ya funciona en varias docenas de hospitales en Europa.

Mask está basado en trabajos previos de la empresa, según Tadi, y actualmente puede reconocer 10 expresiones distintas, incluidos los guiños, las sonrisas, las muecas burlonas y de asco y los levantamientos de ceja. Y al incorporar un micrófono, también puede imitar la boca del usuario mientras habla.

Tadi espera que su aparato llegue a las tiendas este mismo año, ya sea como producto propio o a través de otro fabricante de cascos.

Cuando observé a un miembro del equipo de MindMaze probar un prototipo del dispositivo, parecía funcionar bastante bien. Vestido con un casco de realidad virtual OSVR equipado con la tecnología de MindMaze, el voluntario realizó una serie de expresiones que un personaje con aspecto de dibujo animado imitó en pantalla. La réplica del habla no me pareció mejor frente a los movimientos básicos del habla que he observado en las bocas de otros personajes virtuales.

No hizo falta calibrar el casco antes de que yo lo probara, pero tuvo problemas para reconocer algunas de mis expresiones faciales. Tadi y su equipo explicaron que esto pudo deberse a algunos pelos rebeldes que interferían con los electrodos.

También resulta algo dificil de manejar. La pieza que incorpora los electrodos estaba conectada a algunos cables y dispositivos electrónicos, además de un ordenador, y tuve que conectar unos electrodos recubiertos de gel al lóbulo de cada oreja para servir de referencia.

Tadi señala que los electrodos de la oreja podrían ser sustituidos por otros secos integrados dentro de los auriculares conectados al casco, y que la electrónica podría reducirse. Pero eso no quita que la prestación añadirá aún más bulto a unos cascos que ya son criticados por su tamaño. Así que habrá que ver si las expresiones faciales virtuales pesan más que este problema.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Dígame qué compra en el súper y le diré su riesgo de sufrir diabetes

    Los hábitos alimenticios son muy difíciles de controlar. Así que un equipo ha analizado las cifras de ventas de la mayor cadena de alimentación de Londres y ha logrado vincular los patrones dietéticos de la gente con las tasas locales de presión arterial alta, colesterol alto y azúcar en la sangre

  2. Translatotron, el nuevo traductor de Google que imita la voz y el tono

    El sistema se compone de tres inteligencias artificiales capaces de traducir audios de español a inglés manteniendo el habla del emisor y reduciendo la tasa de error. Aunque de momento es una prueba de concepto, pronto podría convertirse en un producto comercial

  3. Cómo aplicar IA a los datos médicos sin arriesgar la privacidad

    La Escuela de Medicina de Stanford ha lanzado un proyecto piloto con un nuevo sistema que podría garantizar la seguridad de la información médica privada cuando se le aplica inteligencia artificial. Si funciona como se espera, podría traer la gran revolución médica que lleva años prometiendo