.

Cadenas de bloques y aplicaciones

Elecciones hackeadas: un ciberdelito que empieza a formar parte de la norma

1

Un grupo de hackers rusos intentó manipular las elecciones francesas, igual que hizo con las de EEUU. Reino Unido y Alemania serán los próximos objetivos de una tendencia que está creciendo tanto que ya parece ser un elemento común en los comicios occidentales

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 11 Mayo, 2017

A pesar de una inoportuna filtración de última hora de documentos de su campaña, los ciudadanos franceses han elegido al centrista Emmanuel Macron como presidente.

El viernes por la noche, Macron se encontró en internet miles de documentos y correos electrónicos relacionados con su campaña (al menos nueve gigabytes). El equipo En Marche! de Macron tuvo el tiempo justo antes del final oficial de la campaña a la medianoche para alertar al público de que la filtración de los documentos se debió a un ciberataque, y aprovechó la oportunidad para suplicar a los medios que informasen del asunto de forma responsable.

Como ha señalado la CNBC, la ley francesa prohíbe a los medios cubrir las elecciones durante las horas previas a la votación, lo que significa que casi no tuvieron oportunidad de sacar la noticia. Pero la ley no ha parecido frenar a los bots de Twitter, que estuvieron divulgando enlaces activamente durante el fin de semana.

The Guardian informó el pasado lunes de que dos empresas de investigaciones de seguridad, Flashpoint Intelligence y Trend Micro, creen que el responsable del ataque fue el grupo de hackers rusos a veces conocido como Fancy Bear o Advanced Persistent Threat 28. Las empresas también creen que este mismo grupo fue el que ejecutó los ataques al Partido Demócrata durante las elecciones estadounidenses de 2016 y que está vinculado a la agencia de inteligencia militar extranjera del ejército ruso.  

Parece que los ataques se produjeron mediante spear phishing para enviar enlaces a miembros del equipo En Marche! que afirmaban provenir de fuentes fiables y obtener sus credenciales de conexión. Un análisis de las técnicas empleadas sugiere que los hackers de Fancy Bear fueron responsables tanto de las páginas web falsas utilizadas durante los ataques a Macron como de las que les ayudaron a atacar al partido demócrata de EEUU.

Por lo visto, el equipo de Macron era consciente de que había sido hackeado, y The Daily Beast hasta informa de que la campaña integró contenidos falsos propios entre los documentos obtenidos por los hackers para generar confusión.

Mientras tanto, se cree que algunos de los contenidos publicados tambié han sido editados desde ordenadores que ejecutan sistemas operativos en ruso, lo que sugiere que los hackers pueden haber intentado añadir información que afirmaban que procedía de Macron y su equipo.

Finalmente, por supuesto, la filtración no perjudicó a Macron, que ganó el 66% de los votos, venciendo con facilidad a su oponente de la derecha extrema, Marine Le Pen, que solo logró el 34% de los votos. Pero la noticia sí sirve para señalar el hecho de que los hackeos que dominaron las noticias durante la batalla presidencial entre Clinton y Trump en Estados Unidos no eran un caso aislado. Más bien, parece que estamos frente a una nueva normalidad durante la temporada de elecciones de un país occidental.

Todas las miradas ahora se fijarán en Reino Unido y Alemania, que tienen elecciones programadas para el 8 de junio y el 24 de septiembre, respectivamente. Facebook acaba de lanzar una campaña para alertar a los votantes británicos de la presencia de noticias falsas, y hasta ha llegado a eliminar miles de cuentas para intentar frenar la difusión de contenidos falsos. Pero la información fidedigna aún podría generar problemas si los hackers lograran hacerse con ella, algo que últimamente parece prácticamente inevitable.

(Para saber más:  New York Times,  Guardian, Russian Disinformation Technology, Obama Demands the Facts on Election Hacks)

Cadenas de bloques y aplicaciones

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Las críticas obligan a Noruega a retirar su 'app' de rastreo de coronavirus

    Aunque Smittestopp tiene buenas características de privacidad, el organismo de protección de datos del país afirma que la baja tasa de contagios nacionales no justifica su uso. Los responsables del Instituto Noruego de Salud Pública no están de acuerdo y creen que la decisión limitará su capacidad de prevenir nuevos brotes

  2. Twitter intenta que la gente se lea los artículos antes de compartirlos

    Si un usuario va a retuitear un enlace sin haber pinchado en él, recibirá un mensaje animándolo a leerlo primero. La medida, lanzada de forma piloto en inglés y para teléfonos Android, supone un paso más en la cada vez más contundente postura de Twitter contra la viralización del odio y las noticias falsas

  3. Ocho cosas que Facebook debe hacer para mejorar la moderación de contenido

    Aunque se trata de una tarea imprescindible, la red social la ha externalizado en trabajadores precarios y sin la formación necesaria para soportar la traumática experiencia. Además, debería duplicar el número de moderadores y hacer que toda la empresa sea más consciente del impacto de sus decisiones