.

Cambio Climático

En 2030 un coche eléctrico podría ser más barato que uno tradicional

1

Cada vez hay más empresas produciendo baterías y sus costes no paran de reducirse. Si la tendencia se mantiene, en menos de dos décadas los vehículos eléctricos podrían llegar a costar menos que los alimentados por combustibles fósiles

  • por Michael Reilly | traducido por Teresa Woods
  • 25 Mayo, 2017

La producción de baterías está en auge, y desde luego Tesla no es el único que las fabrica.

Según Bloomberg New Energy Finance, se prevé que la producción global de baterías aumentará en más de dos veces de aquí a 2021. Esta expansión está favoreciendo la bajada de sus precios, una buena noticia tanto para la creciente industria de los coches eléctricos como para las empresas energéticas que buscan desarrollar almacenaje a escala de red para apuntalar las energías renovables.

Aunque Tesla recibe mucha atención mediática por sus "gigafábricas" (ver Pros y contras de la megafábrica de Tesla), una en Nevada (EEUU) centrada en baterías y otra en Nueva York (EEUU) especializada en paneles solares, lo cierto es que la empresa tiene mucha competencia en la producción de baterías.

Prueba de ello es la nueva planta de baterías de Kamenz (Alemania) operada por Accumotive. Las instalaciones, de 500 millones de euros, se inauguraron el pasado lunes con una visita de la canciller alemana, Angela Merkel, y suministrarán baterías a su empresa matriz, Daimler, que está apostando fuerte por el creciente mercado de vehículos eléctricos.

Pero se espera que el mayor crecimiento se produzca en Asia. BYD, Samsung, LG y Panasonic (que se ha asociado con Tesla) son algunos de los principales productores de baterías a nivel global, y nueve de las nuevas fábricas de baterías más grandes del mundo están en proceso de construcción en China (enlace bajo subscripción), según Benchmark Minerals.

Esa competencia significa que la tendencia a la baja de los precios de las baterías se va a mantener. Los costes por kilovatio-hora han caído desde los 470 euros en 2012 hasta alrededor de unos 125 euros en la actualidad, según un análisis realizado por Benchmark  Minerals. Eso marca una enorme diferencia en el coste de un coche eléctrico, del cual un 40% suele corresponder a la batería.

Los analistas de Bloomberg señalan que la década de 2020 podría ser la del despegue de los coches eléctricos. Incluso han llegado a afirmar que para 2030 los coches eléctricos podrían resultar más baratos que los de combustión interna.

Los que observan la industria podrían preocuparse por que un aluvión de baterías baratas acabe perjudicando la rentabilidad de los productores, como sucedió en el negocio de los paneles solares. Podría ser, pero la India y China, dos enormes mercados automovilísticos en alza, siguen apostando por los coches eléctricos para ayudar a resolver problemas como la congestión del tráfico y la contaminación atmosférica. Así que aunque aumente el suministro, puede que siga existiendo suficiente demanda para todas las variedades de baterías.  

(Para saber más: BloombergFast Company, The World’s Largest Electric-Vehicle Maker Hits a Speed Bump, ¿Será 2020 la década del vehículo eléctrico? El precio de las baterías, decisivo)

Cambio Climático

  1. Los planes de Trump para acabar con la ambición climática de Biden

    El apoyo a los vehículos eléctricos y la energía limpia podría finalizar si el favorito de los republicanos regresa a la Casa Blanca.

  2. Respuestas para las tres dudas más frecuentes sobre los vehículos eléctricos

    Desde cargadores hasta híbridos, esto es lo principal que hay que saber sobre el futuro de la movilidad

  3. IA de Google para poner coto a las emisiones de metano desde el espacio

    El artefacto ayudará a elaborar el retrato más detallado hasta la fecha de las emisiones de metano, pero las empresas y los países tendrán que actuar en función de los datos