.

Móvil

Olvídese de hablar con Echo de Amazon, Mark 1 es monísimo y de fuente abierta

1

Mycroft ha creado este simpático aparato para ejecutar su software por voz de fuente abierta, pero también puede incorporarse en otros aparatos, como los futuros vehículos de Jaguar, que ya ha invertido en la compañía

  • por Rachel Metz | traducido por Teresa Woods
  • 06 Junio, 2017

Foto: Mark 1 es el dispositivo que opera el software de asistente de voz de fuente abierta Mycroft por sólo 160 euros.

Mark 1 no es un Amazon Echo. Su aspecto parece una mezcla entre un radiodespertador de la década de 1980 y WALL-E, y su aguda voz robótica tiene acento inglés. Pero Mycroft, la start-up que lo ha creado, espera que hackers, estudiantes y empresas que quieran un asistente controlado por voz que se pueda ejecutar en todo tipo de dispositivos y modificar a su antojo les resulte igual de atractivo que el de Amazon.

Además de Echo, que funciona con el asistente Alexa de Amazon, ya hay otros robots parlalantes, como Siri de Apple, Cortana de Microsoft y Google Assistant. Pero ninguno de estos es de fuente abierta, así que aunque los desarrolladores consigan utilizarlo en varios dispositivos (como Alexa de Amazon), no pueden abrirlo para modificar su código (y posiblemente mejorarlo).

El asistente de voz que se ejecuta sobre Mark 1 también se llama Mycroft. Y la empresa asegura que su objetivo no es competir con las máquinas parlantes de las grandes empresas, explica su CEO, Joshua Montgomery. En lugar de eso, su idea consiste en democratizar el asistente de voz, para que esté disponible y sea adaptable para todos, desde niños que trabajen en proyectos escolares hasta empresas que quieran emplear tecnologías habilitadas por voz de fuente abierta en un centro de llamadas. Mycroft será gratuito para usuarios individuales como consumidores y desarrolladores, que podrán descargárselo para operarlo en ordenadores u otros dispositivos, pero la empresa planea cobrar a los usuarios de empresa.

Foto: La cara LED de Mark 1 tiene un aspecto amigable.

Mark 1, que ya está a la venta en internet por 160 euros, tiene el aspecto que se espera de él. Montgomery detalla: "Decidimos darle cara y hacerlo entrañable y sociable para que la gente se anime a utilizarlo".

Hasta ahora, existen alrededor de 90 capacidades de Mycroft que los usuarios pueden activar. 16 de ellas son obra de la empresa, pero el esto ha sido una aportación de los desarrolladores. Estas funciones incluyen servicios como establecer recordatorios, reproducir música, publicar actualizaciones de Facebook y controlar la iluminación y otros dispositivos conectados del hogar. Mark 1 viene con algunas aptitudes ya instaladas, según Montgomery, y los usuarios pueden añadir más.

Montgomery me enseñó algunas de las capacidades de su aparato. Lo activó con el comando de voz: "Oye, Mycroft", que hizo que una línea LED que parecía una boca se iluminara dentro de su cara. Después, le planteó un abanico de preguntas como "¿Quién ganó el campeonato de béisbol de 1959?" y "¿Qué tiempo hace en San Francisco?"

Mark 1 emplea el software de fuente abierta de Mycroft para cosas como comprobar la previsión meteorológica y repasar las noticias. La mayoría de las veces, Mark 1 contestaba correctamente gracias a fuentes como Wikipedia. Pero tardaba demasiado en contestar y no siempre hacía lo que se le pedía. La empresa intenta dejar claro que su producto aún está en desarrollo, y que el lanzamiento de una versión de Mycroft más apta para consumidores está programada para febrero de 2018. La versión actual también puede programarse para trabajar con sistemas de voz a texto, como los de Google e IBM. La empresa también está desarrollando su propia versión de fuente abierta llamada OpenSTT.

La empresa espera que Mycroft también se haga un hueco en los hogares. El fabricante de coches Jaguar Land Rover realizó una inversión estratégica en la empresa y planea integrar su tecnología en sus vehículos dentro de varios años, según Montgomery.

La principal analista de tecnologías de consumo para la empresa de investigaciones de mercado Creative Strategies, Carolina Milanesi, cree que integrar Mycroft en el coche o en varios dispositivos del hogar que puedan controlarse con la voz sería una buena estrategia, en lugar de intentar competir con actores mucho más grandes en el ámbito de los asistentes digitales.

Existen varios problemas importantes a considerar, como la seguridad de los datos a los que Mycroft puede acceder. "Muchas interfaces de este tipo están empezando a controlar partes muy importantes de la vida, desde el hogar hasta el coche, y por eso deben ser seguras", añade.

Montgomery señala que la información de los usuarios que llegue a Mycroft sólo será empleada para mejorar su tecnología si dan su consentimiento. Esto podría dificultar que el software mejore con el paso del tiempo, ya que cuantos más datos tenga, más inteligente podrá volverse.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Así trabajan los detectives de robos de criptomonedas en 'blockchain'

    A pesar de sus ventajas, las cadenas de bloques se han convertido en un vehículo ideal para varios tipos de delitos digitales. Para combatirlo, ha nacido una nueva generación de investigadores que desarrollan tecnologías capaces de rastrear e identificar a estos criptodelincuentes

  2. Esta cámara de RV de consumo logra transportar al usuario al pasado

    A pesar de algunos defectos de diseño, la experiencia de capturar imágenes y vídeos en 3D con la Mirage Camera y visualizarlos en realidad virtual con el casco Mirage Solo de Lenovo permite revivir recuerdos de una forma que no se consigue con ningún 'smartphone'.

  3. La nueva moda de pasear el 'smartphone' y sus diferencias de género

    Cada vez más gente camina por la calle con su móvil en la mano aunque no lo esté usando. Esta investigación revela que las mujeres son mucho más propensas a este nuevo fenómeno que los hombres, pero las razones podrían variar entre la seguridad, el estatus y las relaciones románticas