.

Cambio Climático

Obama ofrece esperanza para la aprobación de la ley climática

1

Durante una charla en MIT, Obama desmintió las recientes afirmaciones de su administración de que la legislación climática estaba estancada.

  • por Kevin Bullis | traducido por Francisco Reyes (Opinno)
  • 23 Octubre, 2009

Durante un discurso hoy en MIT, el Presidente Barack Obama hizo una llamada al optimismo a la hora de enfrentar los problemas del cambio climático, afirmando que se están llevando a cabo rápidos progresos relacionados con las leyes climáticas en el Congreso. Sus afirmaciones, hechas frente a una multitud de estudiantes, profesores, capitalistas de riesgo y políticos locales, se produjo después de que uno de los principales miembros de la administración de Obama afirmase recientemente que no es probable que la legislación se apruebe antes de que se alcance un tratado internacional de alto nivel en Copenhague en diciembre.

Obama no pudo asignar una fecha para la aprobación de la ley, aunque puso la atención en el hecho de que una porción del la ley ya ha salido del comité y está en camino hacia el Senado. Señaló que los esfuerzos para apoyar la energía limpia a través de la ley de estímulo de febrero y otras legislaciones “deben culminar en un tipo de legislación que haga de la energía renovable una fuente de energía que produzca beneficios” en este país. La ley del clima podría conseguir este objetivo de dos formas: mediante la oferta de incentivos directos y subsidios a la energía limpia, y mediante la limitación de las emisiones de dióxido de carbono, lo que haría que los combustibles fósiles fuesen más caros.

A principios de este mes, Carol Browner, antigua directora de la Agencia de Protección Medioambiental y una de las principales consejeras de Obama en cuanto al clima, afirmó que la legislación climática probablemente no se apruebe antes de la reunión en Copenhague. Eso podría dificultar que se generase cualquier tipo de acuerdo de importancia durante dicha reunión, puesto que el resto de países necesitan evidencia de que los Estados Unidos se están tomando el asunto con seriedad.

En MIT Obama se reunión con investigadores que están llevando a cabo varias tecnologías de energía limpia, incluyendo las baterías de peso ligero que se pueden “cultivar” mediante el uso de virus; ventanas que generan electricidad a partir del sol; luz más eficiente; y turbinas eólicas marinas que generan electricidad incluso cuando no hay viento. Aunque no especificó cómo funciona esta última tecnología, podría estar relacionada con un tipo de investigación llevada a cabo en MIT para el desarrollo de turbinas eólicas que almacenan energía mediante el bombeo de agua, o que generan electricidad a partir de las ondas oceánicas. Obama también describió unas nuevas instalaciones de prueba en Massachusetts para un nuevo tipo de aspa eólica, capaz de evaluar aspas con la longitud aproximada de un campo de fútbol americano.

El discurso redirigió la atención hacia los problemas de energía que dominaron la agenda a principios de este año, pero que fueron puestos a un lado por los esfuerzos para desarrollar y aprobar una ley de reforma de los cuidados sanitarios.

Recientemente el Senado empezó a llevar a cabo las negociaciones para su propia versión de la ley del clima y la energía; la Cámara aprobó su versión en junio. Mientras tanto, el Congreso recientemente aprobó una ley de financiación para el Departamento de Energía que incluye una serie de grandes incrementos para las energías renovables y para la mejora de la red eléctrica. La ley también financió tres de los ocho Centros de Innovación Energética diseñados para incentivar la investigación básica necesaria para crear aplicaciones que solucionen varios de los problemas energéticos. Los centros fueron financiados con 22 millones de dólares para el modelaje y simulación de energía nuclear, producción de combustible a través de la luz solar, y el diseño de sistemas de edificios eficientes en cuanto a energía.

Obama afirmó que aquellos que permaneces escépticos ante el cambio climático están siendo empujados a un lado, pero que existe un problema aún “mas peligroso”: el mito de “que hay poco o nada que podamos hacer—el pesimismo.” Recientemente, una serie de analistas políticos entre los que se incluye David Victor, director del Programa de Energía y Desarrollo Sostenible en la Universidad de Stanford, han señalado que la política de cambio climático es inherentemente difícil para los gobiernos debido a una serie de razones. Por ejemplo, requiere la cooperación internacional entre países con distintos intereses y requiere que los gobiernos lleven a cabo sacrificios a día de hoy, cuando las ventajas potenciales no se pueden palpar a corta distancia. Victor también señala que muchos sistemas políticos, incluyendo el de los Estados Unidos, están diseñados a propósito para no producir políticas a no ser que haya acuerdos generalizados.

Obama se refirió en específico a algunos de estos puntos, diciendo que algunas personas piensan que el sistema político está roto, o que hay quienes no están dispuestos a tomar decisiones difíciles. Sin embargo hizo un llamamiento al “espíritu americano” de la innovación y la exploración para poder superar este tipo de problemas.

Cambio Climático

  1. Medidas desesperadas para evitar el colapso del glaciar 'apocalíptico'

    Las crecientes fracturas en esta masa de hielo antártico podrían provocar una reacción en cadena que inundaría costas de todo el mundo. Las soluciones basadas en geoingeniería de glaciares podrían evitar el desastre, pero serán muy difíciles y caras de implementar y su éxito no está garantizado

  2. Fiebre del oro, agricultura y cambio climático: así secamos California

    Desde los primeros colonos hasta los agricultores de hoy, los humanos hemos esquilmado el agua de esta región y modificado su terreno a niveles nunca vistos. Pero la naturaleza está viva y no podemos manipularla a nuestro antojo eternamente. La emergencia climática está respondiendo y el futuro es incierto

  3. El Paso, 'la urbe a prueba de sequías', lucha contra el cambio climático

    Ubicada en pleno desierto, lleva décadas adaptándose a la escasez de agua con políticas sociales y medidas tecnológicas, pero todo podría ser insuficiente ante la creciente amenaza de la emergencia climática. Estas intervenciones no son infinitas, ¿hasta dónde seremos capaces de llevarlas?