.

Robótica

Los barcos autónomos amenazan el trabajo de la tripulación de los buques de carga

1

La inteligencia artificial podría estar a punto de eliminar otro de los empleos humanos: el de personal de abordo en los buques de mercancías. Varias empresas ya han empezado a desarrollar sus prototipos y marcan fechas muy próximas para empezar a probarlos

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 19 Junio, 2017

Olvídese de los camiones autónomos de 18 ruedas de Uber: si quiere que un robot lleve una carga pesada, dentro de poco puede que compense optar por un buque portacontenedores autónomo.

Muchas personas han estado desarrollando pequeñas embarcaciones autónomas en los últimos años, pero la verdadera recompensa reside en algo mucho más grande. Como ya ha señalado The Economist, los buques de carga 100% robóticos podrían ser más rápidos, más seguros y, en última instancia, más baratos de operar que sus homólogos con tripulación. Y esa promesa no ha pasado desapercibida para algunos de los usuarios más grandes del mundo del transporte marítimo de mercancías.

The Nikkei Asian Review informa de que un consorcio de constructores navales y empresas de transporte de Japón están colaborando para desarrollar una tecnología que permita que los nuevos barcos tracen sus propias rutas. El objetivo es que una inteligencia artificial de a bordo recoja datos procedentes de sensores y fuentes externas para averiguar, por ejemplo, las condiciones meteorológicas y el tráfico oceánico, y las utiliza para navegar la ruta más segura y eficiente. Se cree que el consorcio invertirá cientos de millones de euros en la tecnología, que espera tener lista en 2025.

Mientras tanto, Bloomberg informa de que BHP Billiton y Río Tinto, dos de las compañías mineras más grandes del mundo, quieren adoptar los buques autónomos para transportar millones de toneladas de hierro, cobre y carbón por todo el mundo durante la próxima década. Se calcula que la adopción de los buques autónomos podría ahorrar unos 77.000 millones de euros anuales sólo al mercado del hierro.

De forma algo menos ambiciosa, la empresa química noruega Yara anunció recientemente que en 2018 arrancará unos ensayos con el primer buque portacontenedores autónomo y eléctrico del mundo que recorrerá la costa noruega entre su planta de producción en Porsgrunn hasta los puertos de Brevik y Larvik. Al principio contará con toda la tripulación habitual, pero el objetivo es que en 2019 pueda controlarse en remoto, y con suerte, pase a una navegación 100% autónoma en 2020.

Estos proyectos hacer realidad el sueño que Rolls-Royce tuvo el año pasado. A largo plazo, la firma británica de ingeniería predice un futuro en el que los buques de carga navegarán los mares sin un solo miembro de tripulación a bordo. Calcula que una embarcación de este tipo podría llegar a navegar sin personal en 2035. Pero, igual que ha pasado con la primera oleada de coches sin conductor, los barcos irán adquiriendo prestaciones, como la navegación autónoma, de forma incremental. Y para la industria naviera, parece que estas nuevas capacidades no llegarán tan rápido como quisiera.

(Para saber más: Nikkei Asian Review , Bloomberg , Los barcos autónomos no necesitan capitán ni chalecos salvavidas)

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. Una IA aprende a crear nuevos niveles del videjuego 'Doom'

    Si ya se ha pasado todas las pantallas disponibles, puede probar las que ha desarrollado esta inteligencia artificial mediante una red generativa antagónica. La técnica podría revolucionar la profesión de diseñador de videojuegos, aunque los humanos siguen siendo imprescindibles

  2. Los chatbots juegan con la probabilidad para entender mejor a los humanos

    La 'start-up' de inteligencia artificial Gamalon ha desarrollado una nueva técnica que utiliza la incertidumbre y la probabilidad para que asistentes virtuales y bots de conversación sean capaces de entender los distintos significados que una expresión humana puede tener

  3. Las aseguradoras controlarán los riesgos de los vehículos autónomos

    La gran cantidad de datos recopilada por los automóviles sin conductor podría ser usada por las compañías de seguros para evitar situaciones de peligro, vigilar mejor la seguridad y poner límites a sus sistemas de autonomía