.

Móvil

OFERTA: Manipule a los votantes con noticias falsas por menos de 400.000 euros

Se puede desacreditar a un periodista por sólo 50.000 euros, y para iniciar una protesta ciudadana por algo que no ha pasado sólo hacen falta 180.000 euros. Este es el menú de los contenidos falsos, según un nuevo informe de Trend Micro

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 19 Junio, 2017

A juzgar por el estado de los feeds de Facebook, las noticias falsas se han convertido en un problema muy real y que podría tener consecuencias reales al influir en el futuro contexto político y social. Un nuevo informe propone algunas cifras para los costes de ejecutar una campaña de noticias falsas, los cuales indican que una parte del problema radica en que son increíblemente baratas.

Para generar un ataque con contenidos falsos hay que hacer algunos pasos muy obvios. En primer lugar, hace falta una noticia falsa, y aunque no es necesario que se base en hechos, sí es conveniente que tenga un titular convincente o tener la forma de un vídeo fácil de digerir. Además, debe apelar a los sesgos e ideologías existentes de los espectadores en potencia. Una vez tenga el contenido, hay que hacerlo público y difundirlo mediante redes sociales, bots o incluso personas reales a las que haya coaccionado para que colaboren con usted. Por último, hacen falta 'likes' y 'shares', de nuevo, procedentes de bots o personas reales, para asegurarse de que el contenido saturará las redes de tu público y, con suerte, logre alterar su percepción de la realidad.

Por supuesto, nadie quiere ser visto haciendo ninguno de estos pasos. Así que los proveedores de noticias falsas suelen depender de herramientas existentes de las redes sociales, o pagan a empresas del mercado gris para que lleven a cabo la campaña. Ahora, la firma de ciberseguridad Trend Micro ha explorado la web para averiguar cuánto cuestan esos servicios, y estos son sus hallazgos. ¿Quiere un artículo falso de 800 palabras escrito por la empresa china de marketing de contenidos Xiezuobang? Costaría 30 euros. ¿Qué tal si la empresa rusa SMOService hace aparecer un vídeo en la página principal de YouTube durante dos minutos?550 euros, por favor. ¿Qué hay de encargar a la firma de habla inglesa Quick Follow Now que 2.500 seguidores de Twitter y retuiteen un enlace para usted? Una ganga a 25 euros.

Pero Trend Micro no se ha limitado a crear este menú de contenidos falsos. También ha calculado cuanto costaría usar estos servicios para orquestar algunos eventos en el mundo real impulsados por noticias falsas. Por ejemplo, calcula que hundir a un periodista a base de troleo para que sus lectores no confíen en la veracidad de su trabajo, algo que le ocurrió al periodista mexicano Alberto Escorcia, sería bastante sencillo. Requeriría un goteo sostenido de artículos negativos durante un período de cuatro semanas, con 50.000 retuiteos de cada uno, seguido por una campaña de difamación mediante cuentas tóxicas de Twitter y comentarios negativos sobre los artículos del periodista. Coste total: 50.000 euros.

Iniciar una manifestación a gran escala, como una sentada para protestar contra un insulto racista que en realidad nunca se produjo, tendría un precio más elevado. El enfoque podría necesitar de 1.000 personas reales para iniciar debate sobre temas polémicos. Ese debate podría avivarse con contenidos falsos que, junto a unos 40.000 'me gusta' artificiales para cada uno, conseguiría avanzar puestos en los muros de noticias de los usuarios. Después, se organizaría un evento real que incluso los medios tradicionales podrían difundir hasta que la acción se trasladara completamente al mundo real. El coste total, según Trend Micro, podría ascender a unos 180.000 euros.

Influir en algo más grande, como una elección o un referéndum, sería aún más complejo (y también más caro). Requeriría varias páginas web dedicadas en exclusiva a generar noticias falsas y que hagan referencias cruzadas entre sí, con legiones de seguidores en redes sociales, millones de 'me gusta' pagados e incluso la publicación de noticias reales que incluyan enlaces a contenidos falsas en un intento de difuminar la frontera entre la ficción y la realidad y tal vez incluso lograr que los medios reales confundan las dos cosas. "Una campaña de 12 meses con un presupuesto de 360.000 euros debería ser capaz de atraer al menos a la atención de una multitud de personas cuyas percepciones y creencias están alineadas con el programa de la campaña", escriben los autores del informe. "El factor decisivo para el éxito de esta campaña, sin embargo, es el momento [de ejecución], o la rapidez con la que el contenido falso puede propagarse antes de que se tome la decisión", añaden.

Hay, por supuesto, muchas iniciativas que intentan reducir el impacto de las noticias falsas. El fundador de Wikipedia, Jimmy Wales, está intentando redefinir el periodismo para resolver el problema, mientras que Facebook y Google están trabajando para informar a los usuarios advertencias de contenidos sospechosos. Pero mientras siga siendo tan barato modelar la percepción pública con contenidos falsos la lucha seguirá siendo complicada. Sobre todo dado que los precios de estas acciones no son nada en comparación con los presupuestos publicitarios de un montón de contenidos reales.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. El próximo 'Nokia' finlandés podría ser esta impresionante tecnología para RV y RA

    La técnica de la 'start-up' Varjo imita el proceso de visión de la fóvea para ofrecer imágenes increíblemente precisas sin requerir demasiada potencia computacional. El primer prototipo, dirigido a profesionales, podría acercar la realidad virtual y aumentada al gran público

  2. En busca del elemento que le falta a la realidad virtual: otras personas

    La tecnología promete convertirse en un entorno que mejore y aumente las relaciones sociales, pero para ello tendrá que ser más barata y ofrecer actividades divertidas para que la gente quiera usarla. Una nueva aplicación obliga al usuario a jugar con desconocidos casi sin darse cuenta

  3. Olvídese de picar entre horas con esta diadema que le espía mientras come

    Auracle utiliza un micrófono para averiguar cuándo come el usuario, y los investigadores esperan que la tecnología pueda ayudar a proporcionar datos sobre la dieta y los trastornos alimentarios