.

Energía

Las energías renovables están a punto de volverse más baratas que el carbón

1

El punto de inflexión ya se ha alcanzado en Occidente, y se calcula que en 2040 el uso del producto minero para generar electricidad se desplomará tanto en Europa como en EEUU. Pero nada de eso será suficiente para cumplir con los objetivos del Pacto del Clima de París

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 19 Junio, 2017

 

Por mucho que Donald Trump quiera relanzar la industria estadounidense del carbón, tiene un enemigo que siempre va en su contra: los precios cada vez más bajos de las energías renovables. Y ahora, un nuevo informe sugiere que la bajada de estos costes podría noquear al carbón mucho antes de lo que se creía.

Bloomberg New Energy Finance ha llevado a cabo un análisis que combina la información de los proyectos energéticos ya planificados con previsiones económicas para prever qué sucederá en el sector eléctrico durante las próximas décadas. Según sus resultados, los costes de las energías renovables van a caer, y para 2040 esta bajada será de un 66% para la energía solar, un 47% para la energía eólica terrestre y un 71% para la energía eólica marina.

Lo que realmente importa, por supuesto, es cómo esos precios influirán en las tecnologías energéticas existentes. La energía solar, la más cara de las dos principales fuentes renovables, ya compite con el carbón a nivel de costes en Alemania, Australia, Estados Unidos, España e Italia, según BNEF. Pero lo más sorprendente es que también se espera que esto ocurra en China e India para el año 2021.

Este hecho favorecerá una mayor adopción de la tecnología. Y el informe predice que el 72% de los 9.000 millones de euros que se espera que se inviertan en la generación de electricidad entre ahora y 2040 irán destinados a energías renovables.

Los días del carbón parecen estar contados. A principios de la semana pasada, un análisis de la petrolera británica BP  demostró que la demanda mundial de carbón ha disminuido por segundo año consecutivo, con un descenso del consumo del 1,7% en 2016 frente al año anterior. La disminución ha sido aún más pronunciada en Occidente: el consumo de carbón se redujo en un 8,8% en Estados Unidos durante 2016, y en hasta un 52,5% en Reino Unido

BNEF predice que esta tendencia se va a mantener y el sector de la energía de carbón para generación de electricidad en se va a desplomar en Europa y EEUU para 2040. Se prevé que la generación en estas potencias va a reducirse en un 87% y un 45%, respectivamente. China eliminará el carbón más lentamente, pero los pronósticos sugieren que su consumo alcanzará su pico máximo en 2026. Parece que Barack Obama estaba en lo cierto cuando afirmó que el movimiento del mundo hacia las energías renovables y el desfase de los combustibles fósiles eran irreversibles .

¿Será suficiente todo esto para cumplir con los objetivos establecidos en el Pacto del Clima de París (Francia)? Probablemente no, según BNEF. El informe señala que estas trayectorias energéticas sólo nos proporcionará una reducción de las emisiones de carbono del 4% en 2040 frente a los niveles de 2016. Para cumplir con los objetivos climáticos de París, se calcula que será necesario invertir casi cinco billones de euros más durante el próximo cuarto de siglo.

(Para saber más: BNEF New Energy Outlook ,  BP Statistical Review of World Energy)

Energía

  1. El plan de China para dominar el coche eléctrico empieza a dar frutos

    Las acciones de CATL se han disparado. La empresa construirá nuevas fábricas que podrían convertir al país en el líder de la producción de baterías para estos vehículos en solo unos años. Varias empresas automovilísticas extranjeras ya han firmado acuerdos para incorporar sus productos

  2. El lado oscuro del aumento de producción de las energías renovables

    Los picos de generación de electricidad de fuentes como la solar reducen el valor de la energía, lo que desincentiva a los operadores para crear nuevas instalaciones y limita el cumplimiento de los objetivos climáticos. Y las medidas para solucionar el problema son caras y políticamente complicadas

  3. Pelea de cifras para decidir si capturar carbono del aire es rentable

    La tecnología estuvo a punto de morir en 2011, cuando dos investigaciones estimaron unos costes desorbitados para las iniciativas que absorben el CO2 de la atmósfera. Pero un nuevo trabajo que plantea algunos cambios de diseño afirma que se podría llegar a capturar por menos de 80 euros la tonelada