.

Ant Financial anuncia una iniciativa para desarrolladores en 2016.

Negocios

La inteligencia artificial empieza a dominar todos los servicios financieros

1

La empresa china Ant Financial está integrando la tecnología en prácticamente todos sus servicios. Y sus resultados empiezan a superar el rendimiento humano en tareas como la atención al cliente e incluso los partes de daños de los seguros

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 27 Junio, 2017

Si uno sufre un accidente de coche en China, puede sacar su smartphone, hacer una foto y presentar una reclamación al seguro mediante un sistema de inteligencia artificial (IA). Ese sistema, desarrollado por Ant Financial, decidirá automáticamente la gravedad de los daños y procesará la reclamación acorde con la aseguradora. El servicio es un ejemplo de cómo la empresa, que ya opera un negocio de pagos de smartphone de gran éxito en China, intenta revolucionar muchas áreas de las finanzas personales mediante el aprendizaje automático y la inteligencia artificial.

El gigante del comercio electrónico Alibaba creó Ant Financial en 2014 para operar Alipay, el omnipresente servicio de pagos móviles en China. Si usted ha visitado el país durante los últimos años, probablemente habrá observado que para realizar sus pagos de comida, taxis y muchos otros servicios, la gente simplemente escanea código con la aplicación Alipay. El sistema es mucho más popular que los sistemas de pagos inalámbricos ofrecidos Unidos por Apple, Google y otros. La compañía cuenta con más de 450 millones de usuarios activos en comparación con unos 12 millones de Apple Pay, por ejemplo.

El progreso de Ant Financial tendrá impacto en el futuro de la industria financiera, más allá de China. Su enfoque se salta a las instituciones y se dirige directamente a las personas y pequeñas empresas que carecen de acceso a los servicios financieros convencionales. Ant adquirió el servicio de transferencia monetaria MoneyGram en abril de este año por unos 786 millones de euros. La empresa también podría ceder las tecnología a sus filiales en el extranjero. Un portavoz de la compañía dice que no ha llevado Alipay a Estados Unidos porque los sistemas financieros del país ofrecen menos oportunidades.

El vicepresidente y director de datos de Ant, Yuan (Alan) Qi, afirma que las investigaciones de inteligencia artificial están dirigiendo su crecimiento. Qi detalla: "La IA está presente en casi todos los rincones del negocio de Ant. La utilizamos para optimizarlo y generar productos nuevos".

El sistema de procesamiento de accidentes es un buen ejemplo de cómo estos avances pueden transformar los sistemas existentes, según Qi. Durante los últimos años, el aprendizaje profundo ha logrado automatizar el procesamiento de imágenes. Al alimentar una red neuronal muy grande con miles de imágenes de ejemplo, es posible entrenarla para reconocer cosas que incluso a un humano le puede costar detectar (ver TR10: Aprendizaje reforzado).

Qi detalla: "Utilizamos la visión automática para un trabajo aburrido pero también difícil. Examiné las imágenes yo mismo, y me pareció bastante complicado determinar el nivel de daños".

Qi habla rapidísimo, algo que parece apropiado dada la rapidez con la que avanza su compañía. Vestido con una elegante camisa y pantalones de vestir durante una tarde sofocante de mayo en Pekín (China), poco después de dar un discurso en una importante conferencia de IA, Qi explica que la empresa se considera no como un negocio "fintech" sino como una "techfin", debido a la importancia de la tecnología.

Ant ya opera toda una gama de servicios financieros además de Alipay. Por ejemplo, proporciona pequeños préstamos a personas que carecen de cuenta bancaria. Para ello, evalúa la solvencia de una persona a partir de su historial de gastos y otros datos como su actividad en redes sociales (ver Alipay sitúa a China a la cabeza el 'e-commerce').

El sistema de solvencia de Ant también proporciona una forma altamente tecnológica de obtener varios servicios, como reservas de hoteles, sin pagar una fianza. Qi dice que Ant utiliza avanzados algoritmos de aprendizaje automático y​ chips reprogramables personalizados para procesar enormes cantidades de datos de usuario en pocos segundos y determinar si se concederá un préstamo a un cliente, por ejemplo.

Una reciente contratación de la empresa sugiere que Ant también quiere aplicar la inteligencia artificial a las finanzas. El pasado mes de mayo, la compañía anunció que el profesor de la Universidad de Berkeley (EEUU) Michael Jordan, que es una figura importante del campo del aprendizaje automático y las estadísticas, se convirtió en el presidente del consejo científico de la empresa.

Qi no es ningún analfabeto tecnológico. Obtuvo su doctorado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU) y se convirtió en profesor del departamento de informática de la Universidad de Purdue (EEUU) antes de unirse a Alibaba en 2014. Una vez allí, desarrolló el primer sistema de reconocimiento de voz de Alibaba para automatizar las llamadas de los clientes.

El CEO detalla: "Desarrollamos un sistema, basado en el aprendizaje profundo, para mantener conversaciones; para proporcionar respuestas a preguntas". Este bot de conversación también aprovecha una base de conocimientos creada por Ant, y es un ejemplo de cómo, cada vez más, los investigadores están combinando las técnicas de aprendizaje automático de última generación con las representaciones convencionales del conocimiento. "El lenguaje humano todavía resulta muy difícil de entender para una máquina", asegura Qi.

En marzo de este año, su bot de conversación superó el rendimiento humano en términos de satisfacción del cliente, detalla Qi, y añade: "Hay muchas empresas de bots de conversación en Silicon Valley (EEUU). Pero nosotros somos los únicos que podemos decir, con total confianza, que rinden mejor que los seres humanos".

El éxito de Ant hasta la fecha ha sido impresionante. Credit Suisse calcula que gestiona el 58%de los pagos móviles en China. Pero le ha surgido un rival en los últimos años, WeixinPay, de la gigante de mensajería instantánea móvil Tencent, que ahora representa casi el 40% del mercado. Aún así, Ant sigue siendo enormemente valiosa. A principios de año, un grupo de inversión de Hong Kong (China) la valoró en unos 67.000 millones de euros. Se esperaba que la compañía realizara una OPI este año, pero ahora parece más probable que se produzca en 2018.

Ant también intenta expandirse al extranjero. Ha invertido casi 900.000 euros en Paytm, una empresa india de pagos. También ha invertido en Ascend, un negocio de pagos en línea de Tailandia, y M- Daq, un negocio financiero de Singapur. Aparentemente, Ant también ve las inversiones y adquisiciones como una manera de reforzar su destreza tecnológica. El año pasado, la compañía adquirió EyeVerify, una empresa estadounidense que fabrica software de reconocimiento ocular.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Fuego, pánico y el vacío: las diez mejores memorias de astronautas

    Algunos astronautas han decidido narrar sus vivencias en libros autobiográficos. Seleccionamos los extractos más impactantes de esos volúmenes, desde las líneas en las que Buzz Aldrin calificó los años siguientes a su viaje lunar como "un infierno personal" a las palabras de Jim Lovell para describir los daños en su nave 

  2. Starshot, el proyecto que aspira a llevarnos a Alpha Centauri en 2061

    La iniciativa intenta construir el láser más poderoso del mundo y dirigirlo para enviar una sonda a nuestra estrella más cercana en solo 20 años en lo que se convertiría en el primer lanzamiento interestelar de la humanidad. Lo logren o no, sus avances podrían revolucionar el mundo

  3. Minería de asteroides: ¿una burbuja que explotó antes de tiempo?

    En 2012, dos empresas con miembros de renombre empezaron a recibir inversiones millonarias para extraer materiales del espacio. A día de hoy ninguna existe y su legado parece muerto, pero aun hay muchos que confían en este sueño y sus tecnologías se están aplicando para otros fines