.

Keith Rankin

Negocios

La primera criptomoneda que convivirá con el dinero tradicional podría ser china

1

El Banco Popular de China está probando una moneda digital que ha diseñado específicamente para lidiar con las características del país y evitar problemas como los que están plagando Bitcoin. China se está posicionando como líder mundial en transacciones digitales

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 07 Julio, 2017

El banco central de China está probando un prototipo de moneda digital con transacciones simuladas entre su entidad y algunos de los bancos privados del país. Las declaraciones y los documentos de investigación de los funcionarios del Banco Popular de China demuestran que la estrategia consiste en introducir la moneda digital junto con el yuan chino. Pero actualmente no hay ningún calendario, y el banco parece estar procediendo con cautela.

Aún así, el test en sí mismo ya representa un paso significativo. Demuestra que el país está analizando en serio los desafíos técnicos, logísticos y económicos que implica el despliegue de una moneda digital, algo que en última instancia podría tener amplias consecuencias en su economía y en el sistema financiero mundial.

Una moneda fiduciaria digital, respaldada por el banco central y con el mismo estatus legal que un billete, reduciría el coste de las transacciones financieras, lo que haría que los servicios financieros resulten más accesibles. Esto podría ser especialmente útil en China, donde millones de personas aún carecen de acceso a los bancos convencionales. Una moneda digital también debería ser más barata de operar y reducir el fraude y la falsificación.

Y lo que es aún más importante, una moneda digital daría al Gobierno chino un mayor control sobre las transacciones digitales, que ya están en auge. Esto también reduciría la corrupción, una prioridad clave del Gobierno actual. La moneda incluso podría ofrecer datos económicos en tiempo real, lo cual sería enormemente útil a los legisladores. Y, por último, podría agilizar las transacciones internacionales, así como el uso del yuan fuera de China.

Las monedas digitales privadas, también conocidas como criptomonedas, han ido ganando popularidad en los últimos años tras una ola de entusiasmo, inversiones y especulaciones centrada en Bitcoin, una forma de dinero distribuida y criptográficamente asegurada inventada por un individuo o grupo anónimo en 2008 (ver ¿Qué es Bitcoin, y por qué es importante?). El libro mayor de transacciones de Bitcoin, conocido como una cadena de bloques o blockchain, le permite operar sin depender de una autoridad central.

China no es el único país interesado en revolucionar su moneda. Este año, la India eliminó algunos billetes en un intento de reducir la evasión fiscal y los ingresos ilegales. Y mientras que otros bancos centrales, como el Banco de Inglaterra, el Banco de Canadá, el Deutsche Bundesbank (Alemania) y la Autoridad Monetaria de Singapur están estudiando monedas fiduciarias digitales, la prueba de China parece la primera que se lleva a cabo en el mundo.

Una de las mayores preocupaciones que han expresado otros bancos centrales interesados en las monedas digitales es que podrían socavar el sistema bancario privado, ya que permitirían que todo el mundo tuviera una cuenta en el banco central. La moneda digital de China está diseñada para evitar este problema. El subdirector del Departamento de Tecnología del Banco Popular de China, Yao Qian, escribió en un artículo en el Tsinghua Financial Review, una revista académica, en el que explica que la moneda digital podría integrarse en el sistema bancario existente, con bancos privados que operen carteras digitales de la moneda del banco central.

Pero aunque otros países se han propuesto adoptar la arquitectura de Bitcoin y muchos de los bancos más grandes del mundo están experimentando la idea, el diseño de la moneda desarrollada por el Banco Popular de China es distinto al resto.

Yao explica que su criptomoneda sólo utilizaría un libro distribuido y de forma limitada. Y tal vez no dependería de la cadena de bloques para procesar las transacciones, ya que esto podría convertirse en un cuello de botella insuperable para una moneda con un volumen de transacciones tan grande como el yuan. Por el contrario, el libro mayor distribuido se podría utilizar para comprobar periódicamente quién posee el qué. "El banco emisor podría verificar la propiedad de la moneda digital directamente, lo que le permitiría realizar transacciones en efectivo de igual a igual", escribe Yao.

Los responsables del Banco Popular de China no quisieron hacer comentarios sobre el desarrollo de la moneda digital o los planes para su uso. Y puede que tengan buenas razones para ser cautos. A pesar de la emoción que suscitan las monedas digitales, Bitcoin está sufriendo problemas técnicos a medida que se expande, y la comunidad de desarrolladores de la moneda está sufriendo luchas internas sobre su futuro rumbo. El valor de Bitcoin también ha oscilado mucho durante los últimos años (en el momento en el que se redactaba este artículo, el valor de un bitcoin era de  2.380 euros, más del doble de su valor en marzo). También han ido apareciendo otras versiones de criptomoneda, y la tecnología de cadena de bloques está sempezando a ser utilizada para rastrear todo tipo de cosas.

Sin embargo, una moneda menos descentralizada y controlada por un banco central tiene un gran atractivo. "En un lugar como China, ofrece una oportunidad de ponerse al día frente a otros países, de adoptar nuevas tecnologías y tal vez incluso de colocarse en cabeza", sugiere el profesor de la Escuela de Negocios Sloan del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU)  Simon Johnson, que estudia la innovación monetaria y anteriormente fue economista jefe del Fondo Monetario Internacional.

Johnson señala que China ya está en la vanguardia de la experimentación en los pagos móviles y el dinero digital, algo que ha impulsado su crecimiento económico. El experto detalla: "Hay mucha innovación en el sector privado con cosas como Alipay. Y China es también el mayor usuario de Bitcoin, hasta donde somos capaces de determinar". En su opinión, China podría ser el mejor lugar para lanzar una moneda digital oficial. "Tienen una confluencia de [deseos de] colocarse en la vanguardia de la tecnología, lograr algunas ventajas para su sistema de pagos, y generar algunos puestos de trabajo", concluye.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. La cuarta revolución industrial obliga a invertir en formación interna

    Ante la falta de personal cualificado en las nuevas habilidades tecnológicas, que cambian cada vez más rápido, las empresas están apostando por destinar recursos para reciclar a sus trabajadores y evitar la escasez de talento y la enorme demanda de profesionales en sectores como la ciberseguridad y la IA

  2. "El mayor reto es gestionar a quienes no somos nativos digitales"

    Aunque el director general de CWT, Rafael Sueiro, confía en que la IA y 'blockchain' marcarán el futuro de la gestión de los viajes de negocios, asegura que el mayor reto no está en la tecnología, sino en disponer de trabajadores cualificados que entiendan las necesidades del cliente

  3. "Me horroriza la idea de que un país decida no apostar por la IA"

    Para el director de Inteligencia Artificial de Google Cloud, Andrew Moore, esta tecnología será tan revolucionaria para la sociedad y los negocios como lo fue la electricidad, y advierte que los estudiantes que decidan no formarse en este campo perderán muchas oportunidades