.

Energía

Tesla tiene 100 días para instalar la batería de litio más grande del mundo o le devolvemos su dinero

1

Si la empresa no cumple con el plazo, tendrá que entregar la instalación gratis. El proyecto, que intenta reforzar la seguridad de una red en Australia, apuesta por las baterías de iones de litio, a pesar de las conocidas limitaciones económicas y temporales de la tecnología

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 11 Julio, 2017

Elon Musk ha anunciado que Tesla instalará un conjunto de baterías de iones de litio en el sur de Australia con una capacidad total de 129 megavatios-hora, lo que la convertirá en la batería de iones de litio más grande del mundo.

El objetivo del proyecto consiste en establecer una gran batería a escala de red conectada al cercano Parque Eólico de Hornsdale. Cuando la producción de electricidad exceda a la demanda, esta será almacenada en la gran batería de Tesla para poder reforzar el suministro eléctrico cunado sea necesario.

La decisión ha sido en parte impulsada por una serie de apagones en el sur de Australia durante el último año. Estos cortes fueron provocados daños en las infraestrucuras asociados a tormentas y por el aumento de la demanda durante las olas de calor. Así que la instalación de Tesla debería aumentar la seguridad de la red de esta región.

En marzo, Musk aseguró que si lograba la concesión del proyecto, Tesla incluiría una garantía al estilo Pizza Hut. "Tesla tendrá el sistema instalado y trabajando a los 100 días a partir de la firma del contrato, o será gratis," tuiteó. Según The Guardian, el Gobierno del estado de Australia Meridional ha confirmado que el contrato firmado con Tesla (ver Las 50 Empresas más Inteligentes) incluye esta cláusula.

Aun así, es probable que Tesla esté siendo demasiado optimista sobre sus posibilidades de cumplir el plazo. En enero, la compañía completó la instalación de un sistema similar de 80 megavatios-hora en California (EEUU) en sólo 90 días. Según The Guardian, Musk admite que hay "algún riesgo" de que este proyecto, de mayor tamaño que el anterior, no resulte igual de fácil de ejecutar sin contratiempos. Pero añade que "confía en las técnicas y el diseño del sistema".

Merece la pena señalar que las baterías de iones de litio no son, al menos en teoría, el mejor candidato para este tipo de almacenamiento en red. La batería perfecta a escala de red debería ser muy barata y resistir a un gran número de ciclos de carga-descarga, pero las células de iones de litio no cumplen esos criterios. Pero a pesar del enorme esfuerzo de muchas personas con talento, la búsqueda de un candidato más adecuado para el almacenamiento a escala de la red que los iones de litio aún no ha revelado ningún candidato realmente prometedor. Y con el desplome de los costes, su uso resulta cada vez más atractivo. Especialmente si llegan con un par de días de retraso.

(Para saber más más: The Guardian , Por muy buenas que sean las baterías de Tesla, la energía renovable busca algo mejor)

Energía

  1. El emprendedor que hizo fortuna y la usó para salvar la industria de las baterías

    Kenan Sahin ganó 1.200 millones de euros con su primera empresa, y los ha utilizado para desarrollar un innovador material catódico que ya ha seducido a algunos gigantes de la industria. Ahora no sólo espera que su producto triunfe sino que intenta ayudar a otras 'start-ups' del sector 

  2. El mayor riesgo de la geoingeniería es que Trump crea que es la clave contra el cambio climático

    El profesor de Harvard David Keith, uno de los científicos pioneros de este campo, teme que los políticos se aferren a esta tecnología como arma mágica contra el cambio climático y la aprovechen para erradicar los esfuerzos por seguir reduciendo las emisiones de efecto invernadero

  3. Tesla apuesta por un pelotón de camiones autónomos eléctricos para desterrar los combustibles fósiles

    Puede que un sólo camión eléctrico nunca llegue a competir en costes con uno diésel, pero un estudio demuestra que una hilera de siete unidades autónomas sí podría hacerlo en trayectos inferiores a 500 kilómetros, los cuales representan la mayoría de los envíos por camión en carretera