.

Biomedicina

Este corazón impreso en 3D es lo más parecido al órgano humano, aunque no sirva

1

Parece un corazón real y bombea sangre como él, pero empieza a degradarse a los 45 minutos, después de tan sólo 3.000 latidos y requiere una bomba externa para funcionar. Aun así, es lo más cerca que se ha llegado de crear un corazón artificial funcional

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 19 Julio, 2017

Parece un corazón real y late como un corazón real. Y aunque todavía no es capaz de cumplir la función de un corazón real, nos acerca a un futuro de órganos artificiales más pequeños y más humanos.

Este nuevo corazón de silicona es obra de un equipo de investigadores del Laboratorio de Materiales Funcionales de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza). Para hacerlo, el equipo ha empleado técnicas de impresión 3D, que son cada vez más populares para crear órganos sintéticos. El objetivo es generar una estructura interna que imita la de un corazón humano real, con ventrículos derecho e izquierdo.

Pero a diferencia de un corazón real, incluye una cámara central que puede ser inflada y desinflada por una bomba externa, y que en esencia, ejerce de músculo. Y además de su necesidad de unidad externa, este corazón artificial tiene una limitación aún mayor. Como informa el equipo en la revista Artificial Organs, la silicona empieza a degradarse después de 3.000 latidos, una cifra que transcurre en unos 45 minutos, lo que lo hace poco práctico.

Aun así, el dispositivo abre las puertas a mejores corazones artificiales en los próximos años. La mayoría de los dispositivos actuales para bombear sangre se basan en enfoques mecánicos, los cuales pueden generar fallos y dañar la sangre. Un corazón artificial más parecido a la fisiología humana podría superar estos problemas.

También está la alternativa de producir nuevos órganos biológicos completos desde un principio en el laboratorio, aunque todavía falta bastante para eso.

(Para saber más: Artificial Organs)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El debate de usar CRISPR en embriones: seguridad contra progreso

    'Nature' publica dos críticas a la investigación que empleó edición genética en embriones humanos acompañada de una larga carta del científico que la llevó a cabo. ¿Debemos intentar reparar el ADN de embriones humanos en un laboratorio para evitar enfermedades? La polémica está servida

  2. El 'big data' revela la eficacia y la lógica de la medicina medieval

    Un análisis del 'Lylye of Medicynes', un vademécum manuscrito del siglo XV, revela que los boticarios medievales utilizaban recetas con importantes propiedades antibacterianas. Algunos de sus ingredientes podrían ser rescatados para tratar dolencias de la era moderna

  3. Restos de gamba y tiras de oro reparan y regeneran nervios dañados

    Estos son los componentes de un nuevo andamio biodegradable que asiste a la regeneración del nervio y lo estimula eléctricamente gracias a una antena. Es la primera vez que un solo dispositivo, que ha demostrado ser eficaz y no invasivo, logra ambas cosas al mismo tiempo