.

Biomedicina

Este corazón impreso en 3D es lo más parecido al órgano humano, aunque no sirva

1

Parece un corazón real y bombea sangre como él, pero empieza a degradarse a los 45 minutos, después de tan sólo 3.000 latidos y requiere una bomba externa para funcionar. Aun así, es lo más cerca que se ha llegado de crear un corazón artificial funcional

  • por Jamie Condliffe | traducido por Teresa Woods
  • 19 Julio, 2017

Parece un corazón real y late como un corazón real. Y aunque todavía no es capaz de cumplir la función de un corazón real, nos acerca a un futuro de órganos artificiales más pequeños y más humanos.

Este nuevo corazón de silicona es obra de un equipo de investigadores del Laboratorio de Materiales Funcionales de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza). Para hacerlo, el equipo ha empleado técnicas de impresión 3D, que son cada vez más populares para crear órganos sintéticos. El objetivo es generar una estructura interna que imita la de un corazón humano real, con ventrículos derecho e izquierdo.

Pero a diferencia de un corazón real, incluye una cámara central que puede ser inflada y desinflada por una bomba externa, y que en esencia, ejerce de músculo. Y además de su necesidad de unidad externa, este corazón artificial tiene una limitación aún mayor. Como informa el equipo en la revista Artificial Organs, la silicona empieza a degradarse después de 3.000 latidos, una cifra que transcurre en unos 45 minutos, lo que lo hace poco práctico.

Aun así, el dispositivo abre las puertas a mejores corazones artificiales en los próximos años. La mayoría de los dispositivos actuales para bombear sangre se basan en enfoques mecánicos, los cuales pueden generar fallos y dañar la sangre. Un corazón artificial más parecido a la fisiología humana podría superar estos problemas.

También está la alternativa de producir nuevos órganos biológicos completos desde un principio en el laboratorio, aunque todavía falta bastante para eso.

(Para saber más: Artificial Organs)

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El biohacker Josiah Zayner, acusado de practicar medicina sin licencia

    Sus hazañas públicas de biología DYI incluyen un autotrasplante fecal y una inyección de CRISPR. También vende kits desde su garaje y afirma que el gobierno de EE. UU. impide el acceso a nuevos tratamientos. También dice que nunca ha vendido tratamientos a nadie. La justicia será la que decida

  2. El cannabis sintético empieza a recibir una lluvia de fondos

    Cada vez más empresas biotecnológicas intentan diseñar genéticamente compuestos orgánicos para fabricar cannabinoides e integrarlos en nuevos productos de consumo. La idea podría acabar con el mercado negro pero también podría convertirse en una amenaza para la salud pública

  3. CRISPR: la poderosa tecnología que se lanzó sin botón de apagado

    Cuando Jennifer Doudna soñó que Hitler quería la receta de la tecnología se dio cuenta de que era imprescindible aprender a desactivarla por si caía en malas manos. Varios grupos ya trabajan en distintos enfoques para encontrar una kriptonia que la detenga, y ya hay varias candidatas