.

Computación

'Blockchain' promete acabar con el descontrol y la ineficiencia de datos sanitarios del mundo

1

Los distintos tipos de lenguajes y registros médicos limitan los beneficios de la información sanitaria masiva. Las bases de datos descentralizadas tienen el potencial para solucionar el problema, pero dependen de que la industria y los gobiernos estén dispuestos a cooperar

  • por Mike Orcutt | traducido por Patricia R. Guevara
  • 25 Septiembre, 2017

En la ciudad de Boston (EEUU) hay 26 sistemas de registros médicos electrónicos diferentes, cada uno con su propio lenguaje para la representación y el intercambio de datos. La información crítica a menudo se dispersa en múltiples instalaciones, y a veces no es accesible cuando más se necesita; una situación que tiene lugar todos los días, y que cuesta dinero y, a veces, incluso vidas. Pero también es un problema que parece hecho a la medida para que la tecnología blockchain lo resuelva, según el director de información del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston, John Halamka.

Imagine que cuando un médico atiende a un paciente o prescribe una nueva receta, la persona acepta que se añada una referencia a una cadena de bloques, un libro de registro digital descentralizado como el que sostiene Bitcoin. En lugar de pagos, esta cadena de bloques registraría información médica crítica en una base de datos criptográfica prácticamente imposible de corromper, mantenida por una red de ordenadores accesible para cualquiera que ejecute el software (ver La utilidad de Bitcoin en el futuro es independiente de la moneda). Cada vez que un médico apuntara una referencia en la cadena de bloques, ésta se convertiría en parte del historial de un paciente, sin importar el sistema electrónico que utilice el médico. Así, cualquier otro doctor podría usarlo sin preocuparse por problemas de incompatibilidad, explica Halamka.

Los tecnólogos y profesionales de la salud de todo el mundo ven la tecnología blockchain como una oportunidad para modernizar el intercambio de registros médicos de forma segura, proteger datos sensibles de los hackers y dar a los pacientes más control sobre su información. Pero antes de que sea posible una revolución en toda la industria de los registros médicos, hay que construir una nueva infraestructura técnica: un blockchain personalizado de atención médica.

La jefa de cuentas de Gem, una start-up que ayuda a otras empresas a adoptar la tecnología blockchain, dice que eso está empezando a resolverse. El experto detalla: "Puede que haya reglas específicas que queramos incluir en el protocolo para mejorar la atención médica". Por ejemplo, el sistema debe facilitar el intercambio de información sanitaria compleja entre pacientes y proveedores, así como entre proveedores, y entre proveedores y pagadores; todo eso al mismo tiempo que mantiene la protección contra ataques maliciosos y cumple con las normas de privacidad.

La mejor manera de hacerlo aún no está nada clara. Sin embargo, Halamka y los investigadores del MIT Media Lab (EEUU) han desarrollado un prototipo de sistema denominado MedRec (pdf), utilizando un blockchain privado basado en Ethereum. El sistema realiza automáticamente un seguimiento para estudiar quién tiene permiso para ver y cambiar el registro de los medicamentos que está tomando una persona. MedRec también resuelve un problema clave al que se enfrenta casi cualquier persona que quiera utilizar blockchain fuera del reino de la moneda digital: los mineros. Con Bitcoin y otras criptomonedas, los mineros utilizan computadoras para realizar cálculos que verifican los datos de la cadena de bloques, un servicio crucial que mantiene el funcionamiento del sistema. A su vez, son recompensados ​​con parte de esa moneda (ver ¿Qué es Bitcoin, y por qué es importante?).

MedRec incentiva a los mineros (en general, investigadores médicos y profesionales de la salud) a realizar el mismo trabajo recompensándolos con el acceso a datos agregados y anónimos de los registros de pacientes que pueden utilizarse para estudios epidemiológicos (siempre que los pacientes lo autoricen).

Pero este tipo de minería requiere mucha potencia computacional, y los ordenadores que hacen el trabajo pueden consumir mucha energía. Este proceso puede no ser necesario en una aplicación para atención médica, dice el director asociado del Laboratorio de Medios y cocreador de MedRec, Andrew Lippman. Sostiene que las siguientes versiones de MedRec pueden tratar de deshacerse de la minería de estilo Bitcoin. Por ejemplo, el blockchain de la atención médica podría basarse en los abundantes recursos informáticos disponibles en algunos hospitales para verificar el intercambio de información.

De cualquier manera, el potencial de la cadena de bloques para la industria sanitaria depende de si los hospitales, las clínicas y otras organizaciones están dispuestos a ayudar a crear la infraestructura técnica requerida. En este momento, eso significa crear prototipos y probar conceptos fundamentales, dice Vaughn. Por ejemplo, el blockchain de atención médica necesitará una forma de proporcionar información inexpugnable sobre la identidad de un paciente a cualquier persona que la necesite, en cualquier lugar.

Para ello, Gem está trabajando con los clientes en el prototipo de un identificador global de los pacientes basado en bloques que podría estar vinculado a los registros hospitalarios, así como incluir datos de otras fuentes, como programas de bienestar de los empleados y monitores de salud portátiles. Podría ser justo el nexo necesario para unir el enloquecedor mosaico de sistemas digitales que ahora hay disponibles.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. ¿Podría arrojar luz sobre el origen de la vida la simulación cuántica?

    Un equipo de la Universidad del País Vasco (España) utiliza la computación cuántica para arrojar luz sobre el proceso de la evolución y el posible papel de la mecánica cuántica en ello

  2. Las metalentes abren la puerta a cámaras y telescopios más pequeños, baratos y precisos

    Las "metalentes" creadas con fotolitografía podrían cambiar la naturaleza de las imágenes y del procesamiento óptico. Nacen gracias a un revolucionario proceso de fabricación que funciona con la tecnología actual necesaria para fabricar chips

  3. Permitir ciberataques vengativos contra los hackers es una idea pésima

    EE. UU. se está planteando permitir el contrahackeo, es decir, que los particulares que han sufrido un ataque informático puedan perseguir a sus atacantes. A continuación le ofrecemos una lista de argumentos por los que el proyecto supondría más daños que beneficios