.

University of Calgary

Móvil

Este 'smartphone' con 'hijos' permite a los padres controlar qué hacen los suyos con el teléfono

1

Se trata de un teléfono tres en uno en el que el principal controla los otros dos, cada uno de los cuales tiene distintos niveles de protección y accesos. Aunque los móviles modulares no han triunfado, el enfoque basado en el control paternal podría conseguirlo 

  • por Rachel Metz | traducido por Patricia R. Guevara
  • 11 Octubre, 2017

La mayoría de nosotros no estamos dispuestos a dejarle nuestro teléfono a nadie, no importa que sea un miembro de la familia o un extraño. Pero, ¿y si hubiera una manera de compartir el teléfono con otra persona sin tener que renunciar a tener el control del dispositivo?

Esa es la pregunta que se hicieron investigadores de la Universidad de Calgary y la Universidad de Waterloo (ambas en Canadá) y el Dartmouth College (EEUU) para desarrollar su invento. Se trata de un prototipo que consta de tres teléfonos inteligentes encajados en un único estuche impreso en 3-D. Esta combinación ofrece una versión de Android a medida que permite al teléfono principal controlar el acceso a diferentes aplicaciones de los otros dos teléfonos y supervisar lo que pasa en cada uno de en ellos.

Los dos smartphones periféricos (uno de tamaño mediano y el otro bastante pequeño en comparación con principal) se pueden sacar del estuche y entregar a otras personas. Como se muestra en este vídeo, cuando el mediano se separa del paquete, una lista de iconos en su pantalla aparece en su pantalla para que el propietario decida cuánto acceso quiere dar a la persona a la que se lo está prestando (esto puede variar desde simplemente usar una aplicación específica o compartir pantalla, hasta poder utilizar cualquier cosa que esté en el teléfono principal). El más pequeño tiene menos opciones. Los iconos se activan mediante comunicación de campo cercano o etiquetas NFC colocadas en los estuches de estos teléfonos periféricos, que interactúan con las capacidades NFC incorporadas en el teléfono principal.

Cuando uno de los teléfonos periféricos se desliza fuera de la caja, las opciones de cómo utilizarla aparecen en su pantalla.Foto: Cuando uno de los teléfonos periféricos se desliza fuera de la caja, aparecen en su pantalla las opciones para usarlo.

El diseño sigue siendo demasiado tosco. Como dice el estudiante graduado de la Universidad de Calgary involucrado en el proyecto Teddy Seyed: "Normalmente, el primer comentario es: '¿Por qué querría llevar tres teléfonos en mi bolsillo?'".

Pero prevé un futuro más reflexivo en el que podríamos estar dispuestos a renunciar a un poco del poder que tenemos sobre lo que se ha convertido rápidamente en una de nuestras posesiones más importantes. Syed, el autor principal de un artículo sobre el proyecto, que será presentado en una conferencia de interfaz de usuarios este mes, dice que los padres en particular se dan cuenta rápidamente de que podría ser útil para compartir el teléfono con sus hijos. El investigador se imagina otros usos interesantes, como para jugar a videojuegos en modo multijugador.

No se puede decir que los teléfonos modulares hayan despegado, aunque ha habido varios intentos de popularizar la idea. El más ambicioso hasta ahora, el Proyecto Ara de Google, que tenía como objetivo la construcción de un teléfono con módulos extraíbles para quitar y poner una serie de funciones como la cámara, la batería y cualquier otra cosa que se le pudiera ocurrir a los desarrolladores, se cerró en 2016 sin que se llegara a lanzar el teléfono.

Más recientemente, se han introducido teléfonos como los Moto Z de Motorola y el smartphone Essential de Andy Rubin con imanes en la parte trasera para encajar los accesorios. Seyed piensa que un enfoque más centrado de estos teléfonos podría funcionar, y cree que su proyecto encaja en la misma área general, ya que está utilizando la modularidad específicamente para poder compartir.

El responsable explica que hizo falta alrededor de un año hacer el primer prototipo, y planea comenzar otra versión en los próximos meses. Espera ser capaz de convertirlo en un teléfono real: se imagina un teléfono que maneje la mayor parte de la informática y que esté conectado a otros aparatos compartibles más delgados, en lugar de combinar tres teléfonos como hace ahora. "Básicamente, sería como un punto wifi para otras piezas", concluye.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. De cerca y de lejos: el nuevo enfoque para sustituir las contraseñas por la cara

    Las tecnologías de reconocimiento facial actuales son poco fiables, y las que lo son requieren mucha potencia computacional. Pero una 'start-up' quiere solucionarlo con un nuevo enfoque basado en analizar el rostro de una persona a distintas distancias

  2. Claves para saber si una 'app' de aprendizaje será capaz de enseñarle algo útil

    Al igual que ya pasó con los MOOC, a estas aplicaciones les cuesta mantener enganchado al usuario. Pero su naturaleza ubicua, el componente social y la 'gamificación' están consiguiendo que los usuarios más motivados aprendan idiomas, a tocar la guitarra e incluso a cantar

  3. El (posible) efecto Tinder: parejas más estables y más interraciales

    Las páginas web de citas están cambiando algunos patrones de la sociedad. Estos servicios se han convertido en una de las vías más importantes para conocer pareja, un fenómeno que parece estar traduciéndose en matrimonios más sólidos y más diversos a nivel racial