.

El jugador profesional de 'Starcraft' Song Byung-Gu jugando contra una IA el pasado 31 de octubre

Computación

Aún queda esperanza: el hombre derrota a la máquina jugando al StarCraft

1

El primer combate de este videojuego entre humanos e inteligencias artificiales se ha saldado con una aplastante victoria humana, que ha superado a cuatro bots de juego distintos. La clave del resultado podría estar en la escasez de datos para entrenar a las máquinas

  • por Yoochul Kim | traducido por Teresa Woods
  • 03 Noviembre, 2017

En el juego de ordenador StarCraft los humanos todavía son mejores que la inteligencia artificial (IA). Esa es la conclusión que quedó clara este martes después de que el jugador profesional Song Byung-gu derrotara a cuatro bots diferentes durante el primer concurso que enfrentó a inteligencias artificiales contra profesionales humanos en combates en directo. Uno de los bots, apodado "CherryPi", fue desarrollado por el laboratorio de investigación de IA de Facebook. Los otros bots venían de Australia, Noruega y Corea.

El concurso tuvo lugar en la Universidad Sejong en Seúl (Corea del Sur), que lleva celebrando campeonatos de StarCraft IA desde 2010. En los eventos anteriores, los distintos sistemas artificiales competían entre sí en lugar de contra humanos.

Aunque la competición no ha atraído tanta atención internacional como el torneo de Go celebrado en marzo de 2016, en el que el bot AlphaGo de Alphabet derrotó a un jugador profesional (ver Cinco lecciones del histórico triunfo de AlphaGo sobre la inteligencia humana), esta edición es importante porque los expertos en IA consideran que StarCraft es un juego especialmente difícil para las inteligencias artificiales. Después de la aplastante victoria de Alpha Go contra Lee Sedol, y otros logros similares en ajedrez y algunos videojuegos de Atari (ver La inteligencia artificial de Google juega al Space Invaders mejor que los humanos), la cuestión era si los bots también serían capaces de derrotar a los humanos en juegos disputados en tiempo real como StarCraft.

A diferencia de Go, que permite a los bots y jugadores humanos ver el tablero principal y dedicar tiempo a formular su estrategia, StarCraft requiere que los jugadores usen la memoria, elaboren su estrategia y planifiquen al mismo tiempo, todo dentro de un mundo restringido y simulado. Este contexto es el que ha convertido al juego en una de las herramientas preferidas de los expertos para hacer avanzar la inteligencia artificial (ver StarCraft se suma a la lista de videojuegos "perfectos" para lograr una inteligencia artificial más humana).

Varios jugadores profesionales de StarCraft afirman estar encantados con el reto de jugar contra los bots. Dos de ellos explicaron a MIT Technology Review a principios de este año que estarían dispuestos a luchar contra los bots en la televisión abierta, como el partido de AlphaGo, si se lo pidieran [ver ¿Quién ganaría al 'StarCraft' en una batalla entre humanos y máquinas? Dos expertos opinan (muy distinto)]. Los ejecutivos de la división de Alphabet centrada en la inteligencia artificial, DeepMind, también han sugerido estar interesados ​​en organizar dicho enfrentamiento en el futuro.

Pero puede que el torneo no fuera demasiado emocionante si se hace ahora mismo. En el disputado esta semana, Song, que se encuentra entre los mejores jugadores de StarCraft del mundo, derrotó a los cuatro bots en menos de 27 minutos en total. (La partida más larga duró aproximadamente 10 minutos y medio, y la más corta, tan solo cuatro y medio). Estas derrotas se produjeron a pesar de que los bots eran capaces de moverse mucho más rápido y controlar múltiples tareas al mismo tiempo. En un momento durante el primer juego de Sejong, el bot de Noruega completaba 20.000 acciones por minuto. La mayoría de los jugadores profesionales de StarCraft no pueden realizar más de varios cientos de movimientos por minuto.

Song, de 29 años, señaló que la estrategia de los bots es muy diferente a la humana. El jugador explicó: "Nosotros, los jugadores profesionales, iniciamos el combate únicamente cuando tenemos la posibilidad de ganar con nuestro ejército y las habilidades de control de la unidad". Por el contrario, los bots intentaron mantener sus unidades vivas sin tomar decisiones audaces. (En StarCraft, los jugadores tienen que destruir todos los recursos de sus oponentes mediante la exploración y el patrullaje del territorio de sus oponentes y con la implementación de estrategias de batalla).

Aunque estos programas informáticos sí le impresionaron en varios aspectos. El jugador humano detalló: "La forma en la que manejaban a sus unidades cuando se defendían de mis ataques fue deslumbrante en algunos momentos".

El profesor de ingeniería informática de la Universidad Sejong que organizó el torneo, Kim Kyung-joong, cree que parte de la limitación de los robots es causa de la escasez de datos de entrenamiento disponibles relacionados con StarCraft. "AlphaGo mejoró sus habilidades y logró progresar gracias a los datos [sobre el juego Go]," señaló Kim.

Pero eso está a punto de cambiar. En agosto, DeepMind y la compañía de juegos Blizzard Entertainment lanzaron un conjunto de herramientas de desarrollo de inteligencia artificial compatibles con StarCraft II, la versión del juego más popular entre los jugadores profesionales (ver El universo StarCraft será la próxima gran 'escuela' para la inteligencia artificial).

Otros expertos ahora predicen que en cuanto los bots reciban el entrenamiento adecuado, serán capaces de vencer a los jugadores profesionales de StarCraft. "Cuando los bots estén equipados con sistemas de toma de decisiones [de alto nivel] como AlphaGo, los humanos nunca serán capaces de ganar", afirma el profesor de ciencias e ingeniería de la Universidad de Ciencia y Tecnología (Corea del Sur), el Jung Han-min.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. El truco criptográfico que podría arreglar los problemas de 'blockchain' y masificar su uso

    El protocolo de conocimiento cero se conoce desde hace años pero, ahora, los criptógrafos han conseguido aplicarlo la cadena de bloques para solucionar sus fallos de privacidad. Gracias a él, la tecnología podría convertirse en un elemento habitual en nuestro día a día

  2. Este diminuto 'router' cuántico podría ser la base del internet cuántico del futuro

    El prototipo ha dado unos resultados espectaculares a la hora de almacenar y reenviar información en estado cuántico y sería fácilmente escalable a nivel nacional y continental. Aplicado a los ordenadores cuánticos que están por venir, podría sentar las bases para crear su propio internet cuántico

  3. Las hojas de cálculo ya no le volverán loco gracias esta IA capaz de resumir los datos

    En lugar de perder el tiempo analizando las innumerables filas de datos de una tabla, el software inteligente Quill los analiza y presenta un informe con sus conclusiones más relevantes en lenguaje natural, un avance que podría aumentar muchísimo la productividad laboral