.

Computación

"Aún no hemos resuelto la inteligencia artificial. Lo que tenemos ahora no es inteligencia"

1

El neurocientífico Tomaso Poggio, que fue profesor de algunos de los líderes de la IA actuales, cree que dominar el ajedrez y la conducción no está resolviendo el reto de la inteligencia humana, el cual considera como "el mayor problema de la ciencia", y cree que la solución está en nuestro propio cerebro

  • por Antonio Regalado | traducido por Teresa Woods
  • 16 Noviembre, 2017

Los recientes avances que han conseguido que los ordenadores jueguen a juegos de mesa y conduzcan automóviles no nos están acercando a una verdadera inteligencia artificial (IA). Así lo afirma el profesor del Instituto McGovern para la Investigación del Cerebro del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EE. UU.) Thomas Poggio. El académico ha formado a muchos de los líderes actuales de la inteligencia artificial.

Durante la conferencia EmTech de MIT Technology Review celebrada la semana pasada en EE. UU., Poggio preguntó: "¿Nos está acercando todo esto a la inteligencia humana? No lo creo".

Este neurocientífico lidera un programa en el MIT que ha ayudado a entrenar a varias estrellas de la inteligencia artificial, como el fundador de Google Deep Mind, Demis Hassabis (ver El hombre que convenció a Stephen Hawking de que los robots no van a destruirnos); y el cofundador de la empresa tecnológica Mobileye Amnon Sashua, que fue adquirida por Intel a principios de año por unos 14.000 millones de euros.

 "AlphaGo es uno de los dos principales éxitos de la inteligencia artificial, y el otro es la historia del vehículo autónomo. Muy pronto serán bastante autónomos", alegró Poggio (ver La nueva victoria de AlphaGo demuestra una inteligencia imbatible para los humanos). Pero también dijo que estos programas no están más cerca de la inteligencia humana real que antes y calificó la famosa advertencia de Stephen Hawking de que la inteligencia artificial podría ser más peligrosa que las armas nucleares de "puras exageraciones".

Poggio estaba en Seúl (Corea del Sur) cuando el software de DeepMind AlphaGo derrotó a algunos de los mejores jugadores humanos del antiguo juego de mesa Go. "Y su edificio no está ardiendo en llamas. Estos sistemas son bastante tontos", comentó.

Las formas especializadas de inteligencia informática no son nuevas. Los ordenadores superaron a los humanos en los cálculos matemáticos ya en la década de 1950, señala Poggio. Pero en su opinión, nadie sabe cómo hacer una inteligencia general más amplia, como la de los humanos (ver "Estamos muy lejos de conseguir que la inteligencia artificial comprenda cómo es el mundo"). Y para crear una de este tipo no basta con "sumar" los programas existentes que juegan a juegos o categorizan imágenes.

Dicho de otra manera, un ordenador que domine el Go no nos acercaría más a una IA "general", ni a una capaz de pensar por sí misma para resolver muchos tipos de problemas novedosos. El experto detalla: "Todavía no hemos resuelto la inteligencia artificial. Esto no es inteligencia".

Poggio cree que los próximos avances procederán de la neurociencia (ver La inteligencia artificial está perdida si no se inspira en el cerebro, según su gran gurú). Por eso, lidera un programa de 10 años de duración dotado con unos 43 millones de euros llamado Centro para Cerebros, Mentes y Máquinas, que explora cómo el cerebro crea la conciencia visual humana.

El experto concluyó: "Personalmente, creo que la inteligencia es el mayor problema de la ciencia. Y creer que podremos resolver el mayor de los problemas en las próximas semanas o meses es demasiado ambicioso".

Vídeo: Tomaso Poggio le cuenta a Will Knight de MIT Technology Review que AlphaGo Zero aún representa tan solo una versión estrecha de la inteligencia (en inglés).

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Accuvant, la empresa que ayudó a los Emiratos Árabes a hackear iPhones

    Aprovechaba un error en iMessage de Apple para apoderarse del teléfono de la víctima y se utilizó contra cientos de personas en Karma, una gran campaña de vigilancia y espionaje entre cuyos objetivos figuran rivales geopolíticos, disidentes y activistas. El FBI acaba de multar a los responsables

  2. Starlink: la solución a la brecha digital que casi nadie podrá pagar

    Aunque la tarifa mensual para acceder a internet con sus satélites LEO resulta asequible, requiere un alto precio de instalación inalcanzable para muchos, a pesar de que SpaceX lo vende en pérdidas. Necesitará aumentar su base de clientes para ser rentable y económico, pero eso reducirá la velocidad para todos

  3. Disfraces hacker y banderas falsas para camuflar ciberdelitos internacionales

    Muchos piratas informáticos intentan disfrazar sus ataques para que parezcan culpa de otros países, pero sus objetivos finales y técnicas siempre les acaban delatando. El último caso es el del grupo hacker chino que se hizo pasar por iraní para atacar al Gobierno de Israel y a sus empresas tecnológicas