.

La informática del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Daniela Rus.

Computación

Humanos y máquinas deben colaborar en lugar de ser rivales, según una experta del MIT

1

Mientras muchos se preocupan por la destrucción de empleos que generará la inteligencia artificial, la directora del Laboratorio de Ciencias de la Computación e IA del MIT, Daniela Rus, afirma que combinar las capacidades de humanos y máquinas es lo que genera mejores rendimientos

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 17 Noviembre, 2017

En lugar de preocuparnos por la destrucción de empleos a manos de los robots y la inteligencia artificial (IA) [ver "El ritmo implacable de la automatización" (y el futuro del empleo)], deberíamos explorar nuevas formas de colaboración entre humanos y máquinas. Así lo afirma la directora del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL, por sus siglas en inglés) del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, EEUU), Daniela Rus.

Durante su discurso de apertura en la conferencia EmTech MIT 2017 de MIT Technology Review, celebrado la semana pasada, la experta afirmó: "Creo que las personas y las máquinas no deberían ser rivales; deberían ser colaboradores".

La forma en la que la tecnología afectará al empleo durante los próximos años se ha convertido en una gran pregunta para los economistas, los responsables políticos y los tecnólogos. Y, como uno de los centros más importante de robótica e inteligencia artificial del mundo, el CSAIL tiene un gran interés en impulsar los próximos cambios.

Existe cierto desacuerdo entre los expertos acerca de lo grande que será el impacto de la automatización y la inteligencia artificial sobre el empleo, y sobre cómo se compensará este efecto por la generación de nuevas oportunidades de negocios (ver Quien posea los robots acaparará las riquezas del mundo). A principios de mes, Rus y otros investigadores del MIT organizaron un evento llamado IA y el Futuro del Trabajo, donde algunos ponentes lanzaron advertencias más graves sobre la posible agitación que se avecina (ver Las cuatro olas de inteligencia artificial que caerán sobre la sociedad).

El potencial de la inteligencia artificial para mejorar las capacidades humanas se menciona a menudo, a pesar de que no se ha estudiado demasiado. Rus mencionó un estudio de unos investigadores de la Universidad de Harvard (EEUU), que compara la capacidad de médicos expertos y del software de inteligencia artificial de diagnosticar el cáncer en pacientes. Según sus resultados, los médicos tienen un rendimiento significativamente mejor que el software, pero la combinación de ambos dio unos resultados aún mejores.

Rus destacó el potencial de la inteligencia artificial para mejorar el rendimiento humano en áreas como el derecho y la fabricación, donde los sistemas automatizados más inteligentes podrían jugar un papel en la producción de bienes sea altamente personalizada y su distribución (ver Meterse dentro del cerebro del robot podría revolucionar su aprendizaje y la fabricación).

La robótica podría aumentar las habilidades humanas de maneras sorprendentes. Por ejemplo, Rus señaló un proyecto del MIT que utiliza las tecnologías de conducción autónoma para ayudar a navegar a las personas con discapacidad visual. También especuló que las interfaces cerebro-máquina, aunque todavía son relativamente rudimentarias, podrían tener un gran impacto en las futuras interacciones con los robots.

Aunque Rus es optimista acerca del futuro del trabajo, hay dos fenómenos económicos que le preocupan. Uno de ellos es el empeoramiento de la calidad de muchos trabajos, algo que está siendo impulsado en parte por la automatización (ver El empleo en las ciudades pequeñas será el más castigado por la robótica y la automatización). El otro es el estancamiento del producto interno bruto, que afecta la aparición de nuevas oportunidades económicas (ver Los robots y la inteligencia artificial reavivan el sueño de la renta básica universal).

Pero dado que la inteligencia artificial todavía es muy limitada (ver "Las máquinas son tontísimas, solo intentamos que lo sean un poco menos"), Rus prevé que los trabajos más afectados serán aquellos asociados a tareas rutinarias y aburridas. La responsable concluyó: "Todavía hay mucho por hacer en este espacio. Estoy tremendamente emocionada con la idea de poder encargar mis tareas rutinarias a las máquinas para poder centrarme en cosas interesantes".

 

 

Vídeo: Daniela Rus describe el rol positivo que la colaboración humana con robots podría desempeñar en la medicina, al ayudar con cosas como la radiología y el diagnóstico de cáncer (en inglés). 

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. La radiación cósmica destruye los cúbits superconductores en milisegundos

    Los componentes básicos de la computación cuántica son tan sensibles que, incluso a niveles bajos, estos rayos provocan su decoherencia. Aunque el hallazgo podría contribuir a la búsqueda de materia oscura, obligará a revestir los ordenadores cuánticos de hormigón o a instalarlos bajo tierra

  2. Criptografía reticular, el cifrado a prueba de ordenadores cuánticos

    La inminente llegada de la computación cuántica amenaza con destruir los métodos tradicionales de cifrado que usamos actualmente. Por ello, distintos grupos trabajan en nuevos enfoques poscuánticos capaces de resistir a estas máquinas. Este es el más prometedor hasta la fecha 

  3. Un nuevo chip inspirado en el cerebro distingue 10 olores diferentes

    Su diseño basado en la estructura y la actividad eléctrica del cerebro, un enfoque conocido como chip neuromórfico, ha aprendido a diferenciar fragancias con gran precisión y pocos ejemplos de entrenamiento. El siguiente paso será replicar el comportamiento de la vista y tacto