.

La máquina de 50 qubits de IBM.

Computación

IBM anuncia un ordenador cuántico de 50 cúbits pero no dice cómo funciona

1

El sistema sería el más avanzado de su clase, pero la compañía no ha publicado ningún detalle sobre su funcionamiento. Este mismo año, Google afirmó que este número de bits cuánticos sería suficiente para alcanzar la supremacía cuántica, capaz de vencer a cualquier ordenador tradicional

  • por Will Knight | traducido por Teresa Woods
  • 14 Noviembre, 2017

El viernes, IBM alcanzó un hito informático con el anuncio de un ordenador cuántico capaz de manejar  50 bits cuánticos, o cúbits. La compañía también está trabajando en un sistema de 20 cúbits que ofrecerá a través de su plataforma de computación en la nube.

IBM, Google, Intel y una start-up de San Francisco (EEUU) llamada Rigetti están inmersas en una feroz carrera para desarrollar ordenadores cuánticos útiles (ver La carrera por la supremacía cuántica choca con la ausencia de aplicaciones prácticas reales). Gracias a la capacidad de estas máquinas de aprovecharse de la naturaleza y las exóticas propiedades de la física cuántica, son capaces de procesar la información de una manera totalmente diferente a los ordenadores tradicionales.

Pero el anuncio no significa que la computación cuántica esté lista para usarse de forma masiva. El nuevo sistema de IBM todavía es extremadamente delicado y su uso es todo un desafío. Y lo mismo pasa con los sistemas que están desarrollando sus rivales. En los ordenadores cuánticos de 50 cúbits y 20 cúbits, el estado cuántico sólo se mantiene durante 90 microsegundos. Aunque la cifra es un récord para la industria, es un tiempo extremadamente breve como para hacer algo útil.

Aún así, la combinación de los 50 cúbits supone un paso importante en el camino hacia los ordenadores cuánticos prácticos. Otros sistemas previos con menos bits cuánticos han demostrado capacidades muy limitadas, ya que solo servirían para realizar cálculos asumibles por cualquier superordenador convencional. Por el contrario, una máquina de 50 cúbits puede hacer cosas que son extremadamente difíciles de simular sin una tecnología cuántica.

Mientras que los ordenadores tradicionales almacenan la información en forma de unos y ceros, los ordenadores cuánticos explotan dos fenómenos cuánticos para procesar información de manera diferente: el entrelazamiento y la superposición. El director de computación cuántica e inteligencia artificial (IA) en IBM, Dario Gil, afirma: "Estamos muy orgullosos de esto; es un gran logro''. El responsable presentó el nuevo avance de la compañía durante una cumbre sobre el futuro de la informática en Washington DC (EEUU) el pasado viernes por la mañana.

IBM tiene una larga trayectoria de computación cuántica. Sus investigadores ayudaron a crear las bases del procesamiento de la información cuántica y hace décadas que la empresa hace investigación básica sobre este campo (ver IBM mantiene su posición en la carrera por la supremacía cuántica y presenta un chip de 17 cúbits).

La empresa también ha hecho progresos importantes para lograr ordenadores cuánticos útiles. Primero, los hizo accesibles a través de la nube y creó las primeras herramientas de software relevantes y después, demostró que incluso una versión sencilla de la tecnología es capaz de hacer trabajos útiles en áreas como la química (ver La computación cuántica está a punto de descubrir nuevos materiales, según IBM).

IBM también ha anunciado una actualización sobre su sistema cuántico de software actual que tiene alojado en la nube. Gil detalló: "Estamos avanzando a un ritmo de récord mundial. Pero debemos asegurarnos de que los no físicos puedan utilizarlo".

No obstante, este anuncio de IBM debe tratarse con precaución. El profesor de la Universidad de Maryland (EEUU) Andrew Childs señala que IBM no ha publicado detalles sobre su sistema en ninguna revista revisada por pares. "El equipo de IBM es fantástico y está claro que se lo toman muy en serio, pero sin poder analizar los detalles resulta difícil hacer comentarios", advierte.

Según Childs, una mayor cantidad de cúbits no necesariamente se traduce en un salto en la capacidad computacional. "Esos cúbits pueden ser ruidosos, y podría haber problemas con lo bien conectados que estén", explica.

Google también ha mostrado un gran interés en la computación cuántica durante los últimos años (ver Google promete alcanzar la supremacía cuántica antes de que acabe el año). Sus investigadores ya han logrado avances significativos gracias a los superconductores, lo que les ha permitido aumentar su competencia frente a IBM.

A principios de año, los investigadores de Google señalaron que un ordenador cuántico capaz de usar 50 cúbits superaría a cualquier superordenador convencional, un hito llamado "supremacía cuántica" (ver Los cúbits superconductores de Google podrían estar a punto de lograr la supremacía cuántica).

Pero hace poco, el equipo de IBM sugirió que los sistemas cuánticos más allá de 50 cúbits pueden ser simulados en ordenadores convencionales mediante algunos ingeniosos trucos matemáticos. Eso significaría que la supremacía cuántica es un objetivo en movimiento, al menos por ahora. Pero no cambia el hecho de que los ordenadores cuánticos se acercan cada día más a estar listos para llegar al gran público.

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Por qué Ripple no es el nuevo Bitcoin, ni se le parece

    Muchos inversores ansiosos por ver crecer sus beneficios en la industria de las criptomonedas han apostado por Ripple como si se tratara del nuevo Bitcoin. Lo que no sabían es que esta nueva red de cadena de bloques funciona de una forma muy diferente y podría ser una gran decepción para los que esperan una criptomoneda al uso. 

  2. Los retos que tendrán que afrontar las criptomonedas en 2018

    Si aún confía en el potencial de las criptomonedas, debe tener en cuenta todos los temas que le quedan por resolver a esta tecnología. El gasto energético que suponen y la privacidad son algunos de los más importantes. 

  3. Intel consigue incrustar una red neuronal en un chip de silicio

    Tras su tropiezo con el error de seguridad de sus procesadores, la compañía ha presentado un chip neuromórfico que simula el funcionamiento del cerebro humano utilizando una menor potencia computacional que la que se necesita para poner en marcha un ordenador.