.

Computación

'Blockchain' podría derrocar a las contraseñas y devolver la identidad digital sus usuarios

1

Cada vez más expertos creen que las cadenas de bloques pueden ser la solución definitiva para la gestión de los datos personales en internet, y cada vez más gobiernos empiezan a interesarse por la idea. La propuesta lograría que las personas recuperaran el control sobre su identidad digital

  • por Mike Orcutt | traducido por Teresa Woods
  • 05 Diciembre, 2017

Mientras los robos masivos de contraseñas siguen a la orden del día (ver El 'ubergate': Uber ocultó durante más de un año un hackeo que filtró los datos de millones de clientes), hay una cosa que está clara: la forma de demostrar nuestra identidad en internet necesita una gran reforma. Cada vez más voces de tecnólogos y emprendedores aseguran que la clave para revolucionar la identidad digital se puede encontrar en la misma tecnología de las criptomonedas como Bitcoin, la cadena de bloques (ver 'Blockchain' intenta impedir el uso fraudulento de la información de los pacientes).

Afirman que la sociedad está al borde de vivir un cambio fundamental que nos alejará del modelo actual en el que nuestra identidad digital está bajo el control de empresas, bancos, gobiernos y otras autoridades centrales. Para ellos, el nuevo futuro implica que la información de cada persona se almacenará en un libro mayor descentralizado, o cadena de bloques, bajo el control total de los individuos. Sus defensores creen que los sistemas como Bitcoin, que usa criptografía y una red de ordenadores para facilitar el intercambio seguro de monedas digitales sin un intermediario, pueden hacer algo similar para las credenciales de identidad (ver ¿Qué es Bitcoin, y por qué es importante? y La utilidad de Bitcoin en el futuro es independiente de la moneda).

La tecnología de cadenas de bloques puede eliminar la necesidad de que las empresas y otras organizaciones mantengan repositorios centralizados de datos de identificación. También permitiría que los usuarios tengan un control permanente sobre quién puede acceder a sus datos, según el director de confianza de Evernym, una start-up que está desarrollando una red de cadenas de bloques específicamente para gestionar identidades digitales, Drummond Reed.

Los sistemas de identidad soberana se basan en la criptografía de claves públicas, la misma que utilizan las redes de cadenas de bloques para validar las transacciones. Aunque hace décadas que existe, de momento la tecnología ha resultado difícil de implementar en aplicaciones de consumo. Pero la popularidad de las criptomonedas ha inspirado un nuevo interés comercial en hacerla más fácil de usar.

La criptografía de clave pública se basa en parejas de claves, una pública y otra privada, que son utilizadas para autenticar usuarios y verificar sus transacciones cifradas. Los usuarios de Bitcoin están representados dentro de la cadena de bloques por conjuntos de caracteres llamados direcciones, que son derivados de sus claves públicas. Las aplicaciones financieras que se usan para guardar e intercambiar monedas digitales son esencialmente sistemas de gestión de esas claves privadas. Al igual que una cartera real, también pueden alojar credenciales que sirven como prueba de identificación, señala Reed. Con un smartphone u otro dispositivo, un individuo podría utilizar una aplicación similar a una cartera para administrar el acceso a estas credenciales.

La idea ya parece interesar a algunos gobiernos. El estado de Illinois se asoció recientemente con Evernym para crear certificados de nacimiento soberanos para los bebés nacidos en el estado. A finales de noviembre, la ciudad de Zug (Suiza) lanzó un proyecto en colaboración con uPort, una start-up cuyo sistema de gestión de identidades confía en la cadena de bloques de Ethereum para proporcionar identificaciones soberanas a sus ciudadanos. El Gobierno de Brasil también está experimentando con la tecnología de uPort.

Pero, ¿lo adoptarán los consumidores? Los tecnólogos necesitarán que el diseño y la experiencia del usuario sean lo suficientemente atractivos para convencer al público de que abandone sus nombres de usuario y contraseña, afirma la directora de desarrollo de Digital Currency Group, Meltem Demirors, cuya empresa de inversión financia a las empresas de cadenas de bloques. Esa tarea requiere refuerzos, explica Demirors: "Los geeks ya están trabajando en ello, pero también necesitamos a diseñadores, sociólogos, y personas que estudian la ética de la tecnología".

Computación

Las máquinas cada vez más potentes están acelerando los avances científicos, los negocios y la vida.

  1. Accuvant, la empresa que ayudó a los Emiratos Árabes a hackear iPhones

    Aprovechaba un error en iMessage de Apple para apoderarse del teléfono de la víctima y se utilizó contra cientos de personas en Karma, una gran campaña de vigilancia y espionaje entre cuyos objetivos figuran rivales geopolíticos, disidentes y activistas. El FBI acaba de multar a los responsables

  2. Starlink: la solución a la brecha digital que casi nadie podrá pagar

    Aunque la tarifa mensual para acceder a internet con sus satélites LEO resulta asequible, requiere un alto precio de instalación inalcanzable para muchos, a pesar de que SpaceX lo vende en pérdidas. Necesitará aumentar su base de clientes para ser rentable y económico, pero eso reducirá la velocidad para todos

  3. Disfraces hacker y banderas falsas para camuflar ciberdelitos internacionales

    Muchos piratas informáticos intentan disfrazar sus ataques para que parezcan culpa de otros países, pero sus objetivos finales y técnicas siempre les acaban delatando. El último caso es el del grupo hacker chino que se hizo pasar por iraní para atacar al Gobierno de Israel y a sus empresas tecnológicas