.

Móvil

AOL Instant Messenger se jubila pero su influencia vivirá para siempre

1

Esta plataforma de mensajería se convirtió en el primer gran gigante de la comunicación por internet y gran parte de su estructura, como las listas de contactos, sigue vigente en la mayoría de sistemas de chats actuales. Hasta Mark Zuckerberg le ha dedicado un adiós

  • por Julia Sklar | traducido por Teresa Woods
  • 15 Diciembre, 2017

Es el año 2000, tengo ocho años y es mi primer día en AOL Instant Messenger (AIM). Mis dedos se mueven torpemente por el teclado de plástico mientras intento escribir lo suficientemente rápido como para seguir el ritmo de mis primos, que ya tienen mucha experiencia con el programa, mientras me fíen a notificaciones en pequeña sala de chat en línea. Yo estoy en Boston (EEUU) y ellos en Nueva York (EEUU), pero: "¡Dios mío, podemos hablar a todas horas!".

No éramos los únicos emocionados. Lanzado en 1997, AIM se convirtió en un medio de comunicación para millones de personas entre finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, y ayudó a dar forma a la cultura y la comunicación de internet tal y como las conocemos hoy. Es el lugar donde muchos de nosotros conocimos términos como "lol" y los emoticonos, ahora tan ubicuos. Gracias a él, nos contagiamos del deseo de estar en contacto constante con los demás independientemente de dónde nos encontramos.

Pero en las dos décadas que han pasado desde su lanzamiento, la popularidad de AIM ha ido menguando a favor de plataformas de comunicación centradas en dispositivos móviles como Facebook, Instagram y Slack. En su punto álgido en 2001, AIM tenía 36 millones de usuarios activos; este verano, solo tenía 500.000 visitantes únicos al mes. Y así, a principios de octubre, Oath, propiedad de Verizon (que comprende el creador de AIM, AOL y Yahoo), anunció que hoy, 15 de diciembre de 2017, este primer gigante de la comunicación digital en internet se jubila.

La decisión tiene sentido, pero es agridulce ver cómo una parte tan fundamental de mi introducción a la vida en internet desaparece. Así que me estoy despidiendo de AIM de la mejor manera que sé: repasando su historia y analizando cómo, de muchas maneras, siempre estará con nosotros.

En febrero de 1997, el ingeniero de AOL Barry Appelman obtuvo una patente para algo ambiguamente llamado "listas de cousuarios en línea definibles por el usuario". Prometía ser "un sistema de notificación en tiempo real que rastrea, para cada usuario, el estado de conexión de los cousuarios seleccionados de un sistema en línea o de red y muestra esa información en tiempo real". Dicho de forma sencilla, eso es lo que llegamos a conocer como la lista de contactos, una característica entonces revolucionaria que mostraba a los amigos que teníamos en la plataforma e indicaba si estaban conectados y activos o no.

Inicialmente, la lista de contactos no era una característica de AIM. Al principio, los usuarios tenían que solicitar información sobre el estado en línea de sus contactos de uno en uno, e incluso tenían que saber el nombre de usuario de cada persona para hacerlo. Pero estas solicitudes se volvieron tan frecuentes que saturaban los servidores de AOL, por lo que los ingenieros de AIM simplemente decidieron mostrar a los usuarios esa información de todos los amigos por adelantado. Esa sencilla solución sentó las bases para la forma en la que interactuamos con la gente en línea hasta el día de hoy.

De hecho, al añadir algunas funciones inteligentes más, muchas de las aplicaciones de mensajería actuales son increíblemente similares al funcionamiento de AIM a finales de la década de 1990. Incluso Mark Zuckerberg creó la función de chat original de Facebook como una reacción al diseño de AIM. La versión de Zuckerberg, ahora conocida como Facebook Messenger, incorporó algunas mejoras, pero está basada en todos los conceptos básicos de AIM: una lista de amigos, la visualización de sus estados de actividad en línea y la capacidad de chatear uno a uno o en un grupo. Se ve este mismo diseño básico en el ahora muerto iChat de Apple, y en Google Hangouts y Slack (estos dos últimos incluso permiten configurar actualizaciones de estado, como mensajes de "Fuera de la Oficina" de próxima generación).

Las aplicaciones de mensajería se siguen pareciendo mucho al formato que en su día popularizó AIM porque muchas de las personas que finalmente desarrollaron las herramientas en las que confiamos hoy para mantenernos en contacto con amigos o comunicarnos con compañeros de trabajo se criaron con las características que AIM ofrecía. Zuckerberg, de 33 años, recordó recientemente el servicio en una publicación personal en Facebook.

El CEO contó: "AOL Instant Messenger fue una parte esencial de mi infancia. Me ayudó a comprender la comunicación por internet de forma intuitiva y emocional de una manera que tal vez solo hayan considerado intelectualmente personas tan solo unos pocos años más mayores".

El éxito de las aplicaciones de mensajería, que van desde Slack, orientada al trabajo, hasta el efímero Snapchat, resulta difícil de imaginar si AIM no hubiese sido tan popular. AIM no fue la primera herramienta de mensajería instantánea, pero fue la más utilizada e influyente a grandes rasgos, y consiguió que nos sintiéramos como en casa en muchos entornos distintos de internet.

En muchos sentidos, AIM fue un terreno de prueba. Fue allí donde millones de nosotros nos sentimos cómodos con las ideas de rastrear los movimientos de cada usuario en línea y, más importante, de transferir la intimidad emocional con otras personas de las interacciones cara a cara a los intercambios impulsados ​​por ordenador.

Incluso la familiaridad con los bots de conversación comenzó, para muchos de nosotros, con AIM. ¿Recuerda SmarterChild? Fue una sacudida total. A principios de la década de 2000, millones de personas usaron AIM para enviar mensajes a este bot de conversación sobre todo tipo de temas, desde si le caían bien hasta qué tiempo haría al día siguiente. Este tipo de interacciones nos preparó para que ahora nos parezca normal pedirle a Siri que nos cuente un chiste o al preguntar a Alexa sobre las noticias de hoy.

También hay un lado oscuro en lo que AIM nos aportó, y ni siquiera un adiós nostálgico debe pasarlo por alto. La libertad de comunicarse con cualquier persona, en cualquier lugar, en cualquier momento, también supuso el nacimiendo del bullying y el acoso en línea, que no han hecho más que empeorar con las redes sociales; eso sigue siendo un problema cuya solución sigue desafiando a los titanes tecnológicos de hoy.

Pero bueno o malo, AIM sentó las bases de la mayoría de nuestras interacciones virtuales, por lo que aunque hoy nos diga adiós, nunca desaparecerá del todo.

Móvil

Qué significa estar constantemente contectados unos a otros y disponer de inmensas cantidades de información al instante.

  1. Las cinco cosas más chulas para realidad virtual y aumentada que veremos en 2018

    Prepárese para la RV inalámbrica, para mezclar el universo de Harry Potter con el mundo real y para ver y una película de Spielberg basada en una exitosa novela sobre realidad virtual

  2. Un fallo de seguridad en una 'app' podría hacer explotar una fábrica entera

    Una investigación ha descubierto más de 100 fallos de seguridad en aplicaciones móviles que se utilizan a diario en las grandes instalaciones de conocidas empresas. Si un pirata informático lo deseara, podría crear el caos haciendo explotar fábricas o interrumpiendo la producción. 

  3. Las mejores fotografías que publicamos en 2017

    Vidrio ultra flexible, el robot más blando del mundo y los ordenadores cuánticos funcionales son algunos de los protagonistas de esta galería. ¡No se la pierda!