.

Robótica

"En un buen hogar inteligente nadie tendría que programar nada"

1

El CEO de iRobot, Colin Angle, cree que su dispositivo estrella, la aspiradora robótica Roomba, podría liderar al resto de aparatos inteligentes de un hogar gracias a su capacidad de crear mapas de las casas. Todos se conectarán a ella para saber qué deben hacer en casa momento

  • por Elizabeth Woyke | traducido por Teresa Woods
  • 27 Diciembre, 2017

Los hogares inteligentes son una de esas ideas tecnológicas que nunca parecen despegar, a pesar de los esfuerzos de los pesos pesados ​​de la tecnología como Amazon y la empresa matriz de Google, Alphabet. ¿Podría el robot Roomba, el popular aspirador robótico, ser el eslabón perdido que finalmente haga que la domótica sea útil?

Eso es lo que afirma la empresa responsable de Roomba, iRobot. La tecnología clave no es la capacidad del dispositivo de aspirar suciedad, sino la de crear mapas de las casas de los usuarios a través de una cámara integrada, sensores y software. La compañía añadió esa función a sus modelos de gama alta en 2015 para facilitar que los robots limpien de manera más eficiente, y desde entonces, esta función no ha hecho más que mejorar. Dentro de poco, las Roombas podrán reconocer en qué habitaciones se encuentran e identificar los objetos grandes que hay dentro de ellas, según explica el CEO de iRobot, Colin Angle. Esa "comprensión espacial" transformará a los hogares inteligentes. Dejarán de ser "una frustrante montaña de dispositivos desperdigados" para convertirse en sistemas cohesionados que se ajustan automáticamente para adaptarse a las preferencias de sus propietarios, asegura el CEO. Angle habló con MIT Technology Review sobre su concepto de hogar inteligente, los tipos de robots que iRobot podría lanzar próximamente, y cómo la compañía manejará las preocupaciones sobre la privacidad de los usuarios.

¿Cómo cree que debería funcionar un hogar inteligente?

Lo que tenemos ahora mismo es una colección de dispositivos controlados por sus propias aplicaciones. La promesa de que sean más útiles está reduciéndose por la complejidad que estamos presentando. Un buen hogar inteligente debe construirse con la idea de que nadie  tenga que programar nada; los servicios básicos simplemente funcionarían. Así que caminarías hasta la puerta de tu casa, que se desbloquearía si estás autorizado a entrar. Entrarías y se encendería la luz, la temperatura se ajustaría, y si empezaras a ver la televisión y te fueras a otra habitación, el programa de televisión te seguiría. Cuando ya no estés utilizando un servicio, podría desactivarse automáticamente para ahorrar energía o configurarse para responder al clima o a la hora del día.

Esto puede sonar como una visión idealizada de un hogar inteligente, pero es completamente razonable si la mezcla incluye un robot que circula y descubre activamente qué habitaciones existen y cuáles son los diferentes dispositivos en ellas, y tienes una manera de averiguar en qué habitación se encuentra la gente.

El Roomba 980, que utiliza sensores para navegar, podría proporcionar una tecnología unificadora para hogares inteligentes.Foto: El Roomba 980, que utiliza sensores para navegar, podría proporcionar una tecnología unificadora para hogares inteligentes.

¿Cuánto de esta tecnología proporcionaría iRobot?

La enorme variedad de dispositivos y tareas que existen en los hogares de las personas implica que no podemos hacerlo todo; eso sería ridículo. Si quisieras, por ejemplo, un robot capaz de interactuar personalmente contigo y vaya a ver si has dejado las llaves del coche sobre una mesa, necesitaría una cámara situada a la altura de la cabeza de un humano. Tal vez ese sería un tipo de robot de mayordomo. No sería una Roomba, porque hacer un modelo más grande lo convertiría en un peor aspirador. El rol que más nos apasiona desempeñar, y que creemos que estamos en una posición única para desempeñar, es el de organizar la información espacial en el hogar.

¿Cómo se comunicarían todas estas tecnologías entre ellas?

Roomba o Braava [la fregona robótica de iRobot] serían lo exploradores del hogar, los dispositivos que ayudan a construir y mantener la comprensión espacial del hogar, además de su función principal de limpiar suelos. Los robots y otros dispositivos del hogar inteligente necesitan comprender el entorno para poder descubrir qué deben hacer. ¿De qué sirve entender la frase: "Ve a la cocina y tráeme una cerveza", si el robot no sabe dónde está la cocina? Este ecosistema también podría incluir termostatos, luces, persianas, cerraduras de puertas, sensores de humedad, televisores, radios y altavoces inteligentes. Esos serían los componentes básicos de la casa inteligente. La inteligencia unificadora que permite que el hogar sea inteligente podría provenir de iRobot o de otra empresa.

¿Qué dispositivo cree que será el centro tecnológico para hogares inteligentes?

Bien, si compraras una Roomba, posees un teléfono inteligente y tienes varios dispositivos conectados, Roomba podría construir un mapa de tu casa, colocar tus dispositivos dentro del mapa y compartir esa información con otros dispositivos. Entonces, el ecosistema podría ofrecerte unas opciones de preferencia basadas en [los dispositivos incluidos], y hacer que la habitación comience a comportarse [inteligentemente]. Y si no te gusta cómo se comporta, podrías cambiar tus preferencias y el sistema aprendería. Tus dispositivos Amazon Alexa y Google Home también podrían complementar ese comportamiento al proporcionar una interfaz de voz al sistema y extender el alcance de su hogar inteligente a las cosas con las que están conectados.

¿Cuándo podré tener un hogar tan inteligente?

Esto es más una visión a cinco años que una a 10 años. Las Roombas [de gama alta] actuales pueden mostrar un mapa de lo que han hecho cada día si el usuario permite que el robot le entregue esa información. Ese es el primer paso comercializado hacia la visión que describí. Verás el resto durante los próximos años.

¿Por qué no trabajar con compañías como Google y Amazon que ya tienen presencia en el hogar?

Esta es una idea muy activa; no es una idea de: "Dios, espero llamar la atención de alguien algún día". Hace poco he hablado en varios eventos de Google y conozco a Jeff [Bezos], [el CEO de Amazon], y Larry [Page], [el director ejecutivo de Google]. La comunidad de entusiastas de robots es un grupo amistoso de personas que comparten una pasión y están intentando descubrir cómo va a funcionar todo esto en conjunto.

iRobot invierte unos 85 millones de euros en en I+D cada año. ¿Todo esto está destinado a hacer realidad este concepto de casa inteligente?

Sí, en el sentido de que estamos invirtiendo en tecnologías de mapeo y navegación y en nuevos productos. Hemos hablado de cortar el césped, doblar la ropa, cargar y vaciar lavaplatos y la limpieza del baño como cosas que nos interesan, porque todas son tareas que tienen que hacerse todos los días o cada dos o tres días, o el entorno sufre. Los robots llegarán a gestionar todo el mantenimiento doméstico rutinario; es solo cuestión de tiempo.

También estamos muy interesados ​​en ampliar la capacidad de las personas para vivir de forma independiente en el hogar. El envejecimiento de la sociedad está generando una demanda muy necesaria para el consumidor y que ofrece una oportunidad comercial. Hicimos un proyecto hace un par de años en el que desarrollamos una tecnología robótica que permitía a los médicos diagnosticar pacientes en un hospital a distancia. Aprendimos un montón de cosas que nos ayudarán si día intentamos llevar esa capacidad al hogar.

iRobot atrajo mucha atención en julio porque la gente pensó creía que se vendían datos de mapas de Roomba. Después de la protesta, se comprometió a no vender datos de clientes y dijo que no usaría la información de mapeo para aplicaciones de hogar inteligente sin el consentimiento explícito del usuario. ¿Esa actitud de privacidad limita su capacidad de crear hogares más inteligentes?

Por supuesto, restringe las cosas [relacionadas con las colaboraciones comerciales], pero es necesario a un nivel fundamental. [Antes], podríamos haber dado permiso a otras empresas para que usaran nuestros datos para hacer cosas que la gente podría rechazar, per  para lograr que las casas inteligentes funcionen, necesitamos convertirnos en un socio de confianza de los propietarios. Eso se aplica incluso al conocimiento realmente simple de qué habitaciones son cuáles y dónde están las cosas.

Robótica

 

La inteligencia artificial y los robots están transofrmando nuestra forma de trabajar y nuestro estilo de vida.

  1. IKEA convierte el coche autónomo en tiendas, hospitales y oficinas

    Cuando los vehículos sean realmente autónomos, podremos dedicar el tiempo del trayecto a otras actividades, y los establecimientos que conocemos, como tiendas y cafeterías, podrán desplazarse hacia nosotros. Estas son las siete propuestas del laboratorio de diseño del gigante sueco

  2. El peligro de confundir los avances reales de la IA con la publicidad

    La inteligencia artificial tiene un enorme potencial para transformar nuestras vidas, pero el bombo que hay en torno a ella es muy preocupante, según el experto de la Carnegie Mellon Zachary Lipton, quien critica que los legisladores no leen revistas científicas pero sí los titulares virales

  3. La IA busca su próximo gran avance en el cerebro de los niños

    La ciencia cognitiva y la neurociencia podrían inspirar las próximas grandes innovaciones en inteligencia artificial para conseguir que sea realmente inteligente y aprenda de verdad. Ese es el objetivo de un nuevo proyecto del MIT, que une el conocimiento de informáticos y psicólogos