.

Negocios

Los grandes éxitos y fracasos de Silicon Valley en 2017

1

Los grandes logros cosechados en áreas como la inteligencia artificial y los coches autónomos chocan con los enormes problemas de machismo, acoso sexual, manipulación y noticias falsas que plagan a las empresas del valle. Y todo esto tiene que cambiar ya

  • por Martin Giles | traducido por Maximiliano Corredor
  • 02 Enero, 2018

Cuando los futuros historiadores de Silicon Valley (EE. UU.) repasen el 2017, verán un año en el que las compañías tecnológicas más poderosas de Estados Unidos y el ecosistema de capital de riesgo que las creó fueron sometidos a un escrutinio sin precedentes por parte de los políticos y el público. El motor de innovación de la región produjo numerosos avances técnicos, pero la controversia sobre las noticias falsas y revelaciones acerca del acoso sexual a las mujeres emprendedoras han cubierto de sombra sobre el valle este año. He aquí un breve resumen de algunos de los acontecimientos más significativos.

Lo bueno

Las grandes compañías tecnológicas del área de la Bahía de San Francisco han estado más ocupadas que nunca en 2017 y la inteligencia artificial (IA) ha sido una prioridad para muchas de ellas. Entre una larga lista de iniciativas de IA, Google lanzó TensorFlow Lite, una versión más simple de su software de código abierto de aprendizaje automático que ha acelerado la adopción de la inteligencia artificial entre otras empresas. La nueva versión permite que la IA funcione en teléfonos móviles y aparatos domésticos como frigoríficos y altavoces. Facebook también contribuyó al impulso del software de inteligencia artificial ParlAI, una plataforma que facilita a los investigadores la creación de sistemas de bos de conversación y la combinación de diferentes enfoques para el diálogo artificial (ver Facebook 'regala' una plataforma a los investigadores en su último intento de crear un bot parlante).

También hubo progresos en el hardware de de inteligencia artificial. La empresa de semiconductores Nvidia vio subir su cotización a lo largo del año a medida que los laboratorios de investigación y las empresas compraban un gran número de sus unidades de procesamiento gráfico (GPU), que se han convertido en los chips preferidos para muchas aplicaciones de aprendizaje automático. Nvidia lanzó una serie de nuevos productos enfocados a la IA, además de demostrar las aplicaciones creativas de su tecnología (ver Casi humanos: así son los primeros razonamientos de la inteligencia artificial). Google también dio a conocer un nuevo chip de aprendizaje automático, la unidad de procesamiento de tensor (TPU por sus siglas en inglés) para la nube, y unió varios TPU en la nube a través de conexiones de datos de alta velocidad para formar potentes supercomputadoras de inteligencia artificial.

Los vehículos autónomos y la realidad aumentada (RA) han sido otros dos campos prioritarios más para las empresas tecnológicas del valle. Waymo de Alphabet, así como Uber, Lyft y Tesla, todas hicieron anuncios importantes relacionados con el transporte durante el año, incluyendo la decisión de Waymo de probar una flota de coches sin conductor en Phoenix (EE. UU.) y la de Uber de invertir unos 850 millones de euros en 24.000 vehículos autónomos de Volvo. (También hubo algunos baches en la carretera, incluyendo una batalla legal entre Uber y Waymo por acusaciones de robo de propiedad intelectual que probablemente se extenderá hasta 2018). En el campo de la realidad aumentada, Google y Apple lanzaron kits de desarrollo de software de RA para sus smartphones y tabletas que deberían ayudar a llevar la tecnología al mercado de masas.

El ecosistema de start-ups del valle también ha tenido un 2017 ajetreado. Las previsiones de 2016 de una desintegración inminente de los "unicornios" tecnológicos, empresas privadas valoradas en más de 1.000 millones de dólares, nunca se hicieron realidad. La inversión global de las empresas de capital riesgo también parece encaminada a volver a aumentar. Según los datos publicados en octubre por la National Venture Capital Association y PitchBook, la inversión de capital riesgo en 2017 estaba en camino a su nivel más alto en una década. Eso ha impulsado las nuevas empresas de Silicon Valley, aunque ha habido indicios de que la financiación para las empresas en sus primeras etapas está empezando a ralentizarse a medida que se invierte más dinero en acuerdos para los unicornios.

Lo malo

Eso en cuanto a las buenas noticias. Luego está lo de las malas. La controversia sobre los esfuerzos rusos por influir en el resultado de las elecciones presidenciales de 2016 fabricando anuncios en Facebook, Twitter, YouTube y otras plataformas llevó en el Congreso de EE. UU. sometiera a intenso escrutinio a las compañías de medios sociales este año. El director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, rechazó inicialmente las sugerencias de que su plataforma podría haber sido manipulada por Rusia para influir en el voto. Pero cuando después se descubrió que los mensajes rusos habían aparecido en los muros de noticias de 126 millones de personas, un número mucho más alto que la primera estimación de Facebook de 10 millones, la revelación ayudó a encender un debate sin precedentes sobre cómo controlar el poder de Facebook y otras redes populares (ver Necesitamos alternativas a Facebook, la gran 'caja tonta' de internet)

A lo largo del año surgieron nuevas y preocupantes pruebas de que las plataformas de medios sociales de Silicon Valley han fracasado a la hora de vigilar el contenido que alojan (ver Usted es la mejor (y tal vez la única) herramienta contra las noticias falsas). En respuesta a una serie de vídeos violentos y discursos de odio que aparecieron en su servicio, Facebook anunció en mayo que añadiría otros 3.000 empleados a los 4.500 que revisan el contenido que podría violar las normas de la comunidad de la empresa. A principios de diciembre, YouTube, que también fue criticado por no hacer lo suficiente para abordar el contenido inadecuado, dijo que Google, su propietario, tiene la intención de ampliar el equipo que analiza el material que podría violar sus políticas a más de 10.000 personas el próximo año.

Arrojar más personal a este problema no lo resolverá. El reto para Silicon Valley en 2018 y más allá será encontrar mejores herramientas tecnológicas que usar. La inteligencia artificial será crucial para esto (ver La inteligencia artificial le planta cara a las noticias falsas). YouTube afirma que el 98% de los vídeos que elimina por promover el extremismo violento han sido señalados por algoritmos de aprendizaje automático, y que esos algoritmos ayudan a reducir casi la mitad de este contenido en las dos horas posteriores a su carga en el sitio. Eso es alentador, pero las empresas de medios sociales necesitan encontrar soluciones aún más eficaces.

Otra cosa que Silicon Valley y la industria tecnológica en general necesitan hacer con urgencia es abordar su machismo profundamente arraigado (ver "Silicon Valley es un mecanismo de distribución de la riqueza sexista y racista"). La valiente decisión de Susan Fowler en febrero de publicar un post sobre la cultura tóxica en Uber desencadenó una revisión interna que finalmente llevó a la destitución de Travis Kalanick como CEO de la compañía. Su post también generó un debate más amplio sobre el machismo en el mundo tecnológico. Es un debate que se ha vuelto cada vez más urgente a medida que surgen informes acerca de que algunas mujeres empresarias fueron acosadas sexualmente por algunos hombres capitalistas de riesgo y otras prominentes figuras del valle.

En una entrevista con MIT Technology Review en noviembre, el fundador de LinkedIn y respetado inversor de Silicon Valley, Reid Hoffman, que ha defendido una promesa de decencia que estipula tolerancia cero al acoso sexual contra los emprendedores, pidió a los líderes tecnológicos que hagan mayores esfuerzos para combatir el machismo y el racismo. A medida que las compañías de tecnología se hacen más grandes, dijo: "Tienes la responsabilidad de hacerlo bien; el estándar es más alto para ti". A Silicon Valley se le ha dado bien imponer el cambio en otras industrias; en 2018 debe esforzarse más para cambiarse a sí mismo.

Negocios

Los avances tecnológicos están cambiando la economía y proporcionando nuevas oportunidades en muchas industrias.

  1. Ni Google ni Facebook ni la IA están ayudando a elevar la productividad

    A pesar de vivir en plena era de la transformación digital, los espectaculares avances tecnológicos que nos rodean no están contribuyendo a aumentar la riqueza de los países. La IA es un misterio para las empresas y se limita a destruir empleos, y nadie sabe cómo extraer valor de Google y Facebook

  2. ¿Logrará EOS la criptodemocracia prometida con la que ha hecho millones?

    Esta nueva 'blockchain' recaudó casi 3.500 millones de euros cuando ni siquiera estaba desarrollada, gracias a su innovador protocolo de consenso llamado prueba de participación delegada. Ahora, por por fin está lista para empezar a funcionar, pero puede que no sea tan democrática como parece

  3. "La enfermedad es un fracaso para el sistema"

    Más allá de la genética, el CEO de Ribera Salud, Alberto de Rosa, cree que la salud es una cuestión de prevención. Defensor de la innovación, critica que el sector sanitario no avanza a la velocidad suficiente y apuesta por un modelo colaborativo en el que el ciudadano asuma más responsabilidad

    El CEO del grupo empresarial público-privado Ribera Salud, Alberto de Rosa. Ribera Salud.