.

Aleksandra Domanović y Spencer Lowell

Biotecnología

La científica que quiere modificar al ganado con CRISPR para que solo se críen machos

1

Los toros generan más carne que las vacas, por lo que la industria cárnica sería mucho más eficaz si solo nacieran machos. La científica Alison Van Eenennaam está decidida a ayudar a los ganaderos, a pesar de los obstáculos que pone la regulación y los escépticos de los organismos modificados genéticamente. 

  • por Andrew Rosenblum | traducido por Naia Hernando
  • 15 Enero, 2018

Un alumno de máster estaba esperando a Alison Van Eenennaam en el pasillo de su laboratorio en la Universidad de California, Davis. Esta genetista australiana pasa sus días discutiendo con los detractores de la soja genéticamente modificada de Monsanto, aparece en documentales y explica a la gente por qué la modificación genética es segura.

Su trabajo científico, en cambio, está relacionado con el ganado. Ahora, después de que el alumno que la esperaba, Joey Owen, le susurra algo al oído, ella suelta un fuerte “sííí” con acento australiano. “Tenemos knock-in!” (knock-in hace referencia a la introducción de una hebra de ADN complementaria en un cromosoma).

Tras un año intentándolo, su laboratorio acaba de utilizar con éxito la herramienta modificadora de genes CRISPR para añadir un gen llamado SRY a unas células de piel de vacuno. SRY no es un tipo normal de ADN; por sí sola, su presencia puede hacer que una hembra se convierta en un macho, con músculos más grandes, pene y testículos (pero incapaz de crear espermatozoides).

“Este no es un día normal en el laboratorio”, señaló Van Eenennaam.

La tecnología de edición de genes tiene mucho potencial en animales de ganadería. Ha sido utilizada para crear cerdos que son inmunes a virus y ovejas a las que les crece más lana. Van Eenennaam participó en un exitoso proyecto de editar vacas lecheras para eliminar sus cuernos.

Ahora, en el proyecto que llama “solo chicos,” pretende crear un toro que solo tendrá descendencia masculina, es decir, terneros normales o terneros con dos cromosomas X, pero que también contengan el gen SRY que crea machos. Ni una sola hembra.

Van Eenennaam cree que esto sería útil para los ganaderos, ya que los machos son más grandes y crecen antes, lo que significa más carne. La carne de vacuno ya es el producto ganadero más valioso en Estados Unidos. Imagine, comenta la genetista, toros modificados con CRISPR paseando por el pasto, apuntando todas las posibilidades de reproducción hacia los machos e impulsando la eficiencia de la industria. “Por eso lucho por la innovación en la cría de animales,” continua, “es gratis una vez que has hecho la mejora genética".

Problemas normativos

Van Eenennaam es una firme defensora de los organismos genéticamente modificados (OGM) en todas sus formas. Como mujer, científica y madre, es difícil discutir con ella sobre temas como la seguridad alimentaria. En 2014, venció a los escépticos sobre la modificación genética en un debate público junto al científico jefe de Monsanto y al que asistió la figura de la ciencia Bill Nye.

El debate de los OGM, irónicamente, no ha tenido mucho efecto en la regulación. Científicos del sector animal como Van Eenennaam, que ostenta el título de "especialista en extensión cooperativa”, se encuentran con un muro cuando intentan transmitir sus conocimientos prácticos científicos a los ganaderos. Solamente una especie modificada genéticamente, un salmón que crece más rápido, ha sido aprobada para el consumo en Estados Unidos (ver ¿Se dirige el salmón genéticamente modificado al supermercado?).

Los científicos esperaban que la edición genética fuera mejor vista por los reguladores, de forma que facilitarán añadir rápidamente nuevas ideas al sector de los alimentos. Sin embargo, en enero de 2017, como una de las últimas actuaciones del gobierno de Barack Obama, la Administración de Productos Alimentarios y Farmacéuticos (FDA) estadounidense anunció que pretendía tratar a los animales editados con CRISPR como si fueran un nuevo fármaco, por lo que se requerirían estudios de seguridad elaborados y costosos.

Estas normas “suponen un bloqueo normativo enorme en el uso de esta técnica de edición genética en animales,” afirma Van Eenennaam, que envió una carta de siete páginas y media con interlineado simple a la FDA, cuestionando su decisión.

Ahora, las empresas están presionando al gobierno de Donald Trump para que acabe con estas normas y anuncie que los animales editados genéticamente no están regulados. Han advertido a la Casa Blanca de que Estados Unidos podría quedarse atrás en comparación con países como Argentina y Brasil (ver Limitar la edición genética de animales puede frenar la innovación de EEUU).

Algunos incluso esperaban que el presidente Trump anunciara el cambio esta semana durante un discurso en una visita a los agricultores de Nashville. Sin embargo, solo habló de una promesa más general acerca de "simplificar normativas que han bloqueado la biotecnología de vanguardia, dando libertad a nuestros agricultores para que innoven, prosperen y crezcan." 

Semillas exterminadoras

La llegada de CRISPR, un nuevo tipo de "tijeras" moleculares que pueden cortar con precisión el ADN, ha facilitado la modificación de genes en prácticamente cualquier organismo. Sin embargo, el miedo a la tecnología descontrolada hace más sencillo conseguir fondos para estudiar los riesgos y peligros de CRISPR que para encontrar aplicaciones más útiles.

Van Eenennaam, de hecho, consiguió financiación del Programa del Departamento de Agricultura estadounidense para estudiar los posibles riesgos de los organismos modificados genéticamente. Este organismo quiere esterilizar a los OGM, incluyendo el siluro y el álamo, para que las modificaciones de ADN no pasen a otros especímenes salvajes.

En el caso de los toros modificados con CRISPR, se espera que queden estériles con el gen SRY y, por tanto, no transmitirán el cambio genético, ni ninguna otra alteración de ADN. Esto ofrece una especie de “control genético”.

“Es básicamente tecnología exterminadora,” señala Van Eenennaam, haciendo referencia a una idea que plantearon una vez los gigantes de la agricultura de crear plantas con semillas estériles para que los agricultores no pudieran recoger y volver a plantar las semillas. Eso fue “lo que dijimos para que nos dieran la financiación”.

La propuesta exterminadora original fue muy discutida. Tanto, que en 1999 Monsanto prometió que nunca comercializaría plantas genéticamente modificadas que fueran estériles; por su parte, los agricultores firmaron contratos acordando no guardar las semillas. Aunque finalmente la idea se abandonó, alcanzó tanta fama que los críticos de OGM siguen hablando de ello.  

“Odio utilizar esa palabra porque los activistas siempre han dicho 'ay Dios, Monsanto está utilizando tecnología exterminadora’, y en realidad nunca lo hicieron”, explica Van Eenennaam. “Quiero tener un debate con más matices sobre esta tecnología, en vez de hablar siempre de lo mismo… es como, ‘oh, mátame’. Se bloquea el uso de estas tecnologías por los debates relacionados con los cultivos.”

Machos sucedáneos

Como el ganado es etiquetado, marcado, encerrado en un corral y sacrificado, además de tardar en reproducirse, se encuentra entre los organismos con menos probabilidad de causar una fuga genética. El objetivo a largo plazo de Van Eenennaam es conseguir que la producción de ternera sea más eficiente. Los machos producen más carne que las hembras y no se quedan embarazados ni están en celo. Ella considera que estos machos sucedáneos deberían ser un 15 por ciento más efectivos que las hembras a la ahora de convertir la hierba y el grano en músculo.

Para crearlos, su laboratorio está concentrándose en el gen SRY, también conocido como el factor que determina los testículos. En mamíferos, este gen por si solo puede determinar si un animal es físicamente un macho. Como es de esperar, normalmente se encuentra en el cromosoma Y.

A veces, sin embargo, el gen salta naturalmente al cromosoma X. Puede ocurrir en humanos. En 1992 el Comité Olímpico internacional empezó a realizar pruebas de SRY a mujeres atletas y encontró 13 casos entre más de 5.000 mujeres, aunque las pruebas de género se dejaron de realizar por considerarse intrusivas e injustas.

Hasta ahora, no se ha encontrado ninguno bovino hembra convertido en macho que tenga naturalmente SRY. Owen, su alumno, cree que puede haber ocurrido sin que nadie se diera cuenta: la mayoría del ganado bovino es castrado de todas formas.

El laboratorio de Van Eenennaam tiene como objetivo crear un toro con una copia adicional de SRY editado en su cromosoma X para que cualquier descendiente que tenga también lo lleve en su ADN. El día que estuve de visita, Owen me explicó el primer pasó: añadir SRY a un cromosoma X en células de la piel de un macho. Para crear un toro viviente, Van Eenennaam debe conseguir una edición similar en embriones de ganado. Si esto no funciona, puede utilizar la célula de la piel de la placa de Petri de Owen para crear un toro usando la clonación.

Los ganaderos ya tienen una manera ortodoxa de crear solamente machos. Como un espermatozoide con el cromosoma Y tiene un poco menos ADN que su equivalente X es, por tanto, más ligero. El semen de toro que contiene estas células puede ser separado por peso, e incluso se vende este tipo de semen "solo de machos" por catálogo.

Aún así, los toros "exterminadores" podrían ser mejores. La inseminación artificial solamente se utiliza en el 4 por ciento del ganado por el esfuerzo que supone recorrer la zona, juntar a las vacas y preñarlas. Van Eenennaam considera que sus toros solo machos serían una solución más barata.

“A un toro se le da mucho mejor que a nosotros hacerlo, y lo disfruta mucho más", concluye.  

Biotecnología

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Reprogramación de células madre para erradicar la calvicie

    Cada vez más empresas y laboratorios están aplicando este enfoque para intentar crear células capaces de generar pelo humano. Aunque algunos resultados en ratones parecen asombrosos y el mercado potencial sería enorme, los científicos piden cautela y advierten de que tal vez no funcione

  2. Un humano recibe un trasplante de corazón de cerdo por primera vez

    A pesar de los riesgos, era la última opción del paciente para evitar la muerte y, de momento, parece que ha sido un éxito. Aunque se trata de un procedimiento único y altamente experimental, podría ayudar a reducir las listas de espera de trasplantes de órganos en el futuro

  3. La vacuna de Pfizer aún sirve contra ómicron, pero necesita un refuerzo

    La buena noticia es que la variante todavía usa el mismo receptor para penetrar en las células, por lo que, aunque las pruebas de laboratorio indican que puede escapar de la protección de las dos dosis, la eficacia se recupera con una tercera dosis.