.

El CEO de Ascendance Biomedical, Aaron Traywick, se inyectó un tratamiento de herpes no probado en BDYHAX, una conferencia de biohackeo celebrada en EE. UU. el 4 de febrero.

Biomedicina

Al último biohacker que se autotrata en directo le llueven las críticas

1

Aaron Traywick subió al escenario, se bajó los pantalones y se inyectó un tratamiento experimental contra el herpes. Él afirma que intenta democratizar las terapias génicas, pero hasta sus homólogos le critican por hacerles quedar como unos "idiotas estafadores" 

  • por Emily Mullin | traducido por Marta del Amo
  • 08 Febrero, 2018

Aaron Traywick subió al escenario de una conferencia de biohacking (o biohackeo) en Texas (EE. UU.), se bajó los pantalones y se inyectó en el muslo un tratamiento experimental contra el herpes creado por su compañía Ascendance Biomedical. Todo se transmitió a través de Facebook Live el pasado 4 de febrero. Fue más bien una actuación arte escénico que ciencia, e incluso el público, una sala llena de personas interesadas en la autoexperimentación, parecía escéptico.

El truco de Traywick es el último ejemplo de una práctica cada vez más frecuente en la comunidad de biohackers: la autoinyección. A pesar de tener una experiencia médica limitada o nula, estas personas están elaborando supuestos tratamientos a partir de cadenas de ADN que solicitan a través de internet.

Los expertos consideran improbable que este tipo de tratamientos funcione, y advierten de que podrían ser potencialmente peligrosos. Por su parte, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) lanzó una advertencia el pasado noviembre contra los tratamientos genéticos do it yourself (DYI o hágalo usted mismo) (ver Editar el ADN desde casa: la moda que podría convertirse en epidemia).

Traywick, de 28 años, es el CEO de Ascendance y está licenciado en Estudios Interdisciplinarios. En declaraciones aMIT Technology Review, explicó que sus acciones deben ser vistas como una declaración política. El CEO detalló: "Las terapias que estamos desarrollando podrían permitir que las personas sean capaces de autodiseñar y autoadministrarse tratamientos, sin tener que depender de un médico o del sistema de salud. Veo la terapia génica como algo absolutamente político".

Además, tiene herpes y le gustaría curarse.

Hasta ahora, no hay pruebas de que los tratamientos de Ascendance funcionen, y ni siquiera mucha información sobre en qué consisten. Traywick dijo en una entrevista que planeaba inyectarse con un "virus del herpes vivo atenuado y con una proteína ausente". Otros informes sugirieren que la inyección contenía copias modificadas del código de ADN del virus del herpes.

De hecho, esto ha preocupado a otros biohackers. En una publicación de Facebook del 4 de febrero, el biólogo DIY y CEO de The Odin, Josiah Zayner, dijo que Ascendance "está engañando gravemente a la gente y está haciendo que los biohackers parezca unos idiotas estafadores".

Ahora, Zayner lamenta haberse autoinyectado la herramienta de edición de genes CRISPR públicamente el agosto pasado, en una acción que también retransmitió en directo a través de internet.

La FDA no ha hecho alusiones directas al suceso de Ascendance, pero en un comunicado afirma: "En general, si un patrocinador (generalmente el fabricante, un posible comercializador o un médico individual) desea analizar un producto no aprobado en humanos, debe enviar una nueva solicitud de investigación de fármacos a la FDA y esta debe estar 'vigente' antes de que se pueda utilizar el producto en una investigación".

Pero Ascendance afirma que lo hace hace es legal. Con algo de ironía con ironía durante su transmisión en vivo, Traywick dijo: "Todos nuestros productos están etiquetados como no aptos para el consumo humano, técnicamente".

A pesar de los múltiples discursos de Traywick sobre la democratización de la investigación biomédica, Ascendance Biomedical no es exactamente una empresa muy transparente. La compañía, constituida en Singapur, no ha publicado ningún documento científico, ofrece pocos detalles públicos sobre sus ejecutivos y se niega a nombrar a sus inversores.

Ascendance actualmente está invitando al público a unirse a una lista de espera para recibir uno de los 14 tratamientos que dice tener en desarrollo. "Hay muchas compañías que constantemente afirman tener tratamientos y avances que simplemente no parecen llegar", concluyó Traywick.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. Pruebas de ADN solo aptas para blancos: cuando la ciencia discrimina

    Las puntuaciones de riesgo poligénicas podrían convertirse en un avance médico espectacular, pero de momento, solo funcionan en usuarios de ascendencia europea, lo que limita sus beneficios para otras poblaciones como los hispanos y los asiáticos

  2. Bebés de diseño para evitar enfermedades: una desigualdad desde la cuna

    Las tecnologías capaces de evitar que un hijo nazca sin las mutaciones de sus padres ya son una realidad y casi nadie discute la selección genética de embriones por cuestiones de salud. Pero el coste es tan elevado que corremos el riesgo de dividir a la sociedad entre ricos y pobres genéticos

  3. "Se ha exagerado el impacto de la medicina personalizada"

    El reputado oncólogo Vinay Prasad cree que no hay pruebas de que la medicina de precisión esté despegando y defiende que las exageraciones sobre los avances perjudican a los pacientes. También reclama que las farmacéuticas justifiquen cuánto les cuesta desarrollar un medicamento