.

El experto en genética de la Universidad de Harvard George Church

Biomedicina

Gane dinero alquilando sus datos de ADN mediante esta 'blockchain'

1

La nueva empresa de secuenciación genómica para el consumidor, Nebula Genomics, empodera al usuario dándole el control de sus datos, que además se aseguran con una cadena de bloques. Los clientes deciden a quién prestan su información a cambio de criptomonedas Nebula

  • por Emily Mullin | traducido por Marta del Amo
  • 12 Febrero, 2018

¡Gane criptomonedas a cambio de sus datos genéticos! Aunque parezca un poco una estafa, esta es la premisa de una nueva compañía fundada por uno de los expertos mundiales en genética. Por menos de 800 euros, Nebula Genomics planea secuenciar un genoma, ofrecer los resultados al usuario, proteger la secuencia con una cadena de bloques y permitir que el ciente haga lo que quiera con sus datos. Nebula es una creación del estudiante de doctorado Dennis Grishin, el graduado Kamal Obbad y el experto en genética George Church, todos de la Universidad de Harvard (EE. UU). El CEO de Veritas Genetics, Mirza Cifric, cuya empresa ya ofrece un servicio de secuenciación genómica por unos 820 euros, es uno de los asesores fundadores de esta nueva compañía.

Cuando se paga por un servicio de secuenciación genómica a empresas como 23andMe, Helix y Ancestry.com, son ellas las que se quedan con los datos genéticos del usuario. Por el contrario, Nebula quiere secuenciar genomas completos de la gente y que ellos sean los dueños de su información genética, lo que les permite ganar dinero digital al compartirla.

En un informe técnico publicado esta semana, Church y sus colegas alegan que las compañías farmacéuticas y biotecnológicas necesitan grandes conjuntos de datos genómicos para desarrollar nuevos fármacos. Las empresas suelen comprar estos datos de instituciones académicas o compañías de pruebas genéticas como 23andMe, a menudo por millones de euros.

El objetivo de Nebula consiste en eliminar al intermediario para que la gente pueda vender su información genética directamente a las compañías farmacéuticas y otros compradores de datos.

Obbad detalla: "El argumento para el usuario medio es que no solo está monetizando sus información genética. También le ofrecemos el mismo tipo de resultados que 23andMe y Ancestry.com". Por ejemplo, Nebula podrá informar a sus clientes sobre los riesgos de parecer una enfermedad presentes en sus genomas.

Obbad dice que las compañías biotecnológicas y farmacéuticas no podrán descargarse los datos que los usuarios decidan compartir, sólo podrán tomarlos prestados. Además, la información genómica estará anonimizada, pero los compradores deberán ser completamente transparentes sobre su identidad. Los datos genéticos y los registros de transacciones estarán protegidos por una cadena de bloques, la misma tecnología que ha permitido el alzamiento de las criptomonedas como Bitcoin.

Otras start-ups, como EncrypGen, Luna y Zenome, afirman estar construyendo plataformas para que las personas puedan vender su información genética on line, pero ninguno de ellos ofrece servicios de secuenciación genómica. Las personas que quieran secuenciar sus genomas a través de Nebula tendrán que pagar con tokens propios de Nebula, y los investigadores y compañías que deseen adquirir esa información también tendrán que pagar en esa criptomoneda. Nebula aún no ha determinado cómo distribuirá los tokens, o si lanzará una oferta inicial de monedas .

Obbad asegura que el objetivo de Nebula es conseguir que el precio de la secuenciación de cada genoma individual esté por debajo de los 800 euros. Para ello, colaborará conn compañías biotecnológicas y farmacéuticas que asumirán una parte del coste. Y afirma que los clientes podrán empezar a contratar su servicio en los próximos meses.

Biomedicina

Nuevas tecnologías y conocimientos biológicos empiezan a ofrecer opciones sin precedentes para mejorar nuestra salud.

  1. El universo creó los aminoácidos poco después del Big Bang

    Parece que colonizaron el universo primitivo mucho antes de que surgiera la vida, unos 9.000 millones de años antes. Esto contradice la clásica idea de que estas moléculas son un indicio del potencial de crear vida y complica las investigaciones que intentan descubrir su origen

  2. Un nuevo magnetómetro podría diagnosticar fallos cardíacos en fetos

    El gran avance del dispositivo es que funciona a temperatura ambiente, lo que le permite acercarse lo suficiente al órgano como para captar sus señales magnéticas. Gracias a él, se podrían empezar a medir signos biomagnéticos de órganos como el cerebro, que hasta ahora eran imposibles de registrar

  3. Este algoritmo detecta los ataques cardíacos tan bien como un humano

    Una red neuronal entrenada con datos de pacientes ha igualado la capacidad de los cardiólogos para analizar las señales que detectan un infarto de miocardio. El aprendizaje automático progresa y su potencial para aplicaciones médicas es enorme